fútbol | segunda b

El Racing, el mejor visitante, pone a prueba su solvencia ante un anfitrión aún invicto

Caye Quintana controla el balón rodeado por jugadores de la Cultural, en el partido de ida.
Caye Quintana controla el balón rodeado por jugadores de la Cultural, en el partido de ida. / Andrés Fernández
  • Los cántabros sólo han perdido un encuentro lejos de los Campos de Sport, mientras que la Cultural no conoce la derrota en el Reino de León

León espera el domingo (17.00 horas) un auténtico choque de trenes. Titanes balompédicos. Un duelo clave a falta de casi dos meses para el término de la competición regular. Cultural Leonesa versus Racing. El juego de tronos del fútbol modesto. Una lucha por colocarse la corona, abandonar el pozo y recuperar el sitio entre los grandes. Los entremeses del play off de ascenso a Segunda División. Dicen que en este tipo de partidos el pasado y el futuro importan más bien poco. Un clásico. Sin embargo, los números que acreditan los contendientes sirven de aperitivo de lo que van a presenciar quienes abarroten el estadio Reino de León. Allí se verán las caras el mejor visitante, con sólo una derrota a domicilio, y un anfitrión invicto en su casa.

El Racing inició el campeonato de una forma espectacular. Nueve encuentros sin conocer la derrota. Sin embargo, las lesiones graves de hombres importantes fueron duros golpes en la línea de flotación del equipo cántabro. La derrota frente a la Ponferradina en la jornada 10 destapó las dudas. Aún así, el conjunto de Ángel Viadero siguió compitiendo. Sobre el alambre, pero con el equilibrio como principal arma. Una vuelta después, el Racing parece haberse reinventado. Con muchas caras nuevas pero una misma forma de entender el objetivo y la responsabilidad. Y llega al encuentro clave, frente al líder, la Cultural Leonesa, a sólo dos puntos de la cabeza y en un momento inmejorable de ánimo.

El equipo al que le costaba un mundo hacer un gol, ahora se ha desatado. Nueve tantos en tres partidos. Las victorias con más de un gol de renta estaban en peligro de extinción y ahora los verdiblancos encadenan tres consecutivas: Osasuna B (4-1), Tudelano (0-2) y Ponferradina (3-0). Unos datos que han mejorado, en gran parte, por el cambio de cara de la parcela ofensiva durante el mercado invernal. Entre Coulibaly y Caye Quintana sumaban tres goles. Se marcharon y sus sustitutos, Abdón Prats y Carlos Álvarez, ya tienen siete tantos entre los dos. El balear está cumpliendo con las expectativas y mostrando una gran efectividad, con cinco dianas en siete encuentros disputados. Ya se ha ganado el cariño de la grada. Y el asturiano, en los pocos ratos que ha jugado –194 minutos– ha visto puerta en dos ocasiones. Oportunismo en estado puro. Todo ello ha ayudado, además, para liberar de la responsabilidad goleadora a un Dani Aquino que llegó a sufrir una sequía de hasta nueve encuentros. El murciano, en estos tres últimos choques, ha vuelto a ser el que era.

La derrota contra el Celta B en los Campos de Sport en la jornada 21 fue un toque de atención. Al Racing se le vieron las costuras y, desde entonces, los engranajes de la maquinaria verdiblanca se han ido soldando con el paso de los últimos partidos. La "reinvención" a la que siempre ha apelado Ángel Viadero. El caso es que, desde que cayó con el filial celeste, el Racing ha ido de menos a más y encadena ocho encuentros consecutivos sin conocer la derrota –seis victorias y dos empates–. Si gana en el Reino de León, igualará la mejor racha de la temporada.

El conjunto santanderino alcanzó su culmen el pasado domingo, frente a la Ponferradina. Uno de los mejores encuentros de la presente temporada, si no el mejor, y ante un rival "muy similar a lo que nos vamos a encontrar en el play off", tal y como dijo Viadero tras el choque. Gran parte de ese buen rendimiento llegó dado por la fantástica actuación de Jagoba Beobide en la sala de máquinas. El Racing por fin ha encontrado un sustituto para Borja Granero. Tras unos partidos en los que la falta de ritmo le jugó malas pasadas al ‘gudari’, ante el equipo berciano fue una pieza clave que, además de aliviar el trabajo de la zaga, liberó casi por completo a un Álvaro Peña que recuperó su rol como director de orquesta. Así, todo el Racing se vio beneficiado.

Mención aparte merece la zaga y, en especial, la portería. El Racing ya es, con una diferencia importante, el equipo menos goleado de todo el fútbol nacional. El equipo de Ángel Viadero ha encajado solamente 15 goles en los 29 encuentros disputados hasta el momento. En los dos últimos, la portería se ha mantenido a cero. Y ya son 16 –más de la mitad– con el arco impoluto. La línea de zagueros ha ofrecido dudas en algunos momentos de la campaña, pero últimamente parece haber recuperado la confianza. Los laterales –Julen Castañeda, Córcoles y Gándara– cumplen;Samuel Llorca está otra vez cerca de su mejor nivel y Mikel Santamaría, que se ha instalado como acompañante del alicantino, ha ganado en seguridad. El navarro ha relegado a Israel Puerto al banquillo. Cuando los cuatro de la retaguardia dejan de ser infalibles, ahí está Iván Crespo, que se encamina a ser, por segunda temporada consecutiva, el mejor portero de la categoría. Tanto en Tudela como frente a la Ponferradina, la actuación del guardameta de Viveda fue clave para los intereses del conjunto cántabro.

De vuelta entre los mortales

Las cifras del equipo de Viadero son espectaculares. Sólo el ritmo de la Cultural Leonesa minimiza los logros racinguistas. Un dato: el Racing suma ya 64 puntos. Si los verdiblancos logran la victoria en León, superarán la cifra con la que se proclamó campeón en la 2013-2014 el Racing de Paco Fernández –66, aunque con sólo 36 encuentros disputados–. Va camino de superar el récord de la Segunda División B, que está en 82 puntos.

Para alcanzar el liderato el próximo domingo, el Racing tendrá que tumbar en el Reino de León a una Cultural que, pese a que ha ido de más a menos y está de vuelta entre los mortales tras una primera vuelta prácticamente impecable, sigue manejando unos guarismos de escándalo.

Si el Racing tiene 64, el cuadro leonés cuenta con 66 puntos en su haber. A falta de nueve jornadas para el término del campeonato. Un ritmo endiablado que sólo Racing y Celta B han sido capaces de mantener. Ambos perseguidores han agradecido la bajada de rendimiento que el equipo de Rubén de la Barrera sufrió a partir de la jornada 19, cuando hincó la rodilla por primera vez en toda la campaña –ante Osasuna B, por dos goles a uno–. Antes de viajar a Tajonar, los leoneses habían alcanzado su mayor diferencia, con ocho puntos de ventaja sobre el conjunto cántabro.

A partir de ahí los empates y alguna derrota entraron en la rutina de un líder que ocupa la primera plaza de la clasificación desde la jornada 10 del campeonato, precisamente, cuando el Racing sufrió su primera derrota. Pero los cántabros sí que han conseguido recortarle seis puntos al intratable conjunto leonés. Hasta los dos con que afrontarán el partido del domingo.

La Cultural ha perdido parte de esa magia que tuvo en el primer segmento de la Liga, pero sigue teniendo esa seña de identidad que es absolutamente innegociable para Rubén de la Barrera. Por algo, al joven técnico gallego le conocen como el Guardiola del fútbol modesto. Toque, toque y toque. Lo hizo en el Valladolid B, también en el Guijuelo y ahora, con unos mimbres mucho mejores, también en el Reino de León. Es una filosofía tan obligatoria para sus futbolistas que la llevan a cabo cueste lo que cueste. Aunque el Real Madrid le endosase trece goles en la eliminatoria de Copa del Rey. El técnico no quiso que su equipo perdiese la identidad.

Contra el potencial del equipo de Zidane no pudo hacer nada, pero en Segunda División B le ha llevado a lo más alto de la clasificación. Y, sobre todo, con una eficacia goleadora brutal: con 65 tantos, sólo Real Madrid y Fútbol Club Barcelona, en Primera División, superan los números de la Cultural en ataque. Benja, con 18 dianas, y Gallar, con 12, son los principales futbolistas a seguir en la parcela ofensiva del próximo rival del Racing, aunque sus alternativas son muy variadas. Demasiados jugadores a vigilar.

Eso añadido a una notable fortaleza defensiva, basada especialmente en la posesión del balón. Si el rival no tiene la pelota, tiene muy complicado hacer daño. Así, el cuadro leonés es el tercero menos goleado del fútbol nacional, con 21 tantos recibidos, los mismos que el Celta B y el Albacete –del grupo II–.

Los credenciales de Racing y Cultural son palpables también al analizar el número de encuentros perdidos. Tres para cada uno. Los mismos que el Fútbol Club Barcelona y sólo uno más que el Real Madrid. En Segunda y Segunda B, no encuentran rival en este aspecto.

El choque del domingo tiene todos los ingredientes para hacer un plato futbolístico de auténtica delicia. Una contienda que puede resultar decisiva en la carrera por el título pese a que resten aún ocho encuentros para la línea de meta. Cultural versus Racing. En el Día del Padre, el padre de todos los partidos.