Un asado para hermanar a Racing y Senor

fotogalería

Los jugadores de Racing y Senor degustan un asado. / Roberto Ruiz

  • Los jugadores del Senor Independiente de rugby cocinaron un asado para los del Racing tras el entrenamiento en La Albericia

Trabajo intenso y "un buen asado después". De lo primero pudieron dar cuenta todos los aficionados que asistieron a La Albericia y de lo segundo –como anunciaba Chucho Mozimán, entrenador del Senor Independiente de rugby– la plantilla del Racing que al finalizar la sesión disfrutaron de una parrillada al más puro estilo argentino, preparada sobre la marcha por los jugadores del club de rugby santanderino que han acompañado a los racinguistas.

Antes de pasarlo bien, en el césped, Viadero propuso una sesión exigente después de dos días de descanso y de otro más de respiro –apenas trabajaron cuarenta minutos el pasado miércoles–. La principal duda estaba en ver si el entrenador introducía alguna novedad en su esquema táctico.Como era de esperar, en el partidillo no desveló gran cosa;en el centro del campo, donde la ausencia de Jagoba Beobide por lesión deja la puerta abierta a la especulación, hubo oportunidades para todos. El que más opciones tiene de acompañar a Álvaro Peña es Javi Cobo; el canterano ensayó como pivote, pero también lo hizo Sergio Ruiz e, incluso, Borja Granero, quien salvo sorpresa volverá a la lista de convocados seis meses después. Precisamente Peña protagonizó el susto de la mañana; el vasco recibió un golpe y se tuvo que retirar del entrenamiento. Nada que no reparase el hielo que se aplicó de inmediato. También Julen Castañeda se fue a la ducha antes de tiempo, pero más que nada por precaución.El lateral también acabó antes de tiempo, pero no preocupa.

La otra posible duda para el domingo está en el puesto de zaguero junto a Samuel Llorca. Regresa Santamaría después de cumplir su sanción e Israel Puerto se ha ganado el beneficio de la duda tras su actuación en Aranda de Duero. Viadero probó a los dos y no dejó nada claras sus intenciones. En el resto de posiciones no parece que haya cambios.Santi Jara y Héber Pena parecen fijos en las bandas, pese a que Óscar Fernández cada vez está mejor. En la delantera no hay debate;Aquino y Prats, con sus registros goleadores, son insustituibles y eso que el balance de Carlos Álvarez es también espectacular.

El trabajo duró alrededor de noventa minutos para después dar paso a que los invitados pisasen el ‘verde’. Los jugadores del Senor Independiente de Rugby, que se ejercitaron simultáneamente en el campo número 1, compartieron los últimos minutos del entrenamiento y se intercambiaron los balones, nunca mejor dicho. Los fornidos jugadores del club santanderino trataron de enseñar a los anfitriones cómo se domina un balón tan caprichoso como es el de rugby. Desde fuera se pudo comprobar cómo aleccionaba el ramillete de argentinos sobre el pase de manos a un Aquino profundamente interesado. Ahora bien, la estampa que llamó la atención fue la de Santi Jara, un futbolista de golpeo aterciopelado y milimétrico, pateando el ovalado cuero con precisión. Al manchego lo que le pidan.

En la banda, algunos jugadores del Racing comparaban su potencia con las pesas. Los kilos que se pueden mover en un ejercicio de sentadilla fueron objeto de debate antes de meter entre pan y pan los trozos de entraña y vacío recién salidos de las brasas. Ambos clubes se juegan la vida –el Racing el título y el Senor ocupar una plaza de play off este fin de semana–, pero por momentos se olvidaron de ello en una Albericia convertida en asador.