Fútbol-fase de ascenso a Segunda

El Cerro del Espino será verdiblanco

Una aficionada muestra las entradas que compró este jueves en taquilla.
Una aficionada muestra las entradas que compró este jueves en taquilla. / Roberto Ruiz
  • El Racing vende 876 entradas de las 2.000 disponibles en el primer día que se ponen a la venta. Todo apunta a que el domingo habrá más aficionados del Racing que del Majadahonda

La batalla sobre el campo será el domingo a las doce. El Racing intentará asaltar el estadio del Cerro del Espino con todas sus armas. El portero menos goleado de la categoría, los delanteros más en forma del campeonato y un equipo que cuando le salen las cosas asfixia al rival hasta dejarle sin vida. Pero ahí no termina el arsenal verdiblanco. Ángel Viadero siempre tiene el comodín del público y confía ciegamente, como ha hecho durante toda la temporada, en jugar con doce en la ida de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda. Sabe que la mejor y más numerosa afición de la categoría sigue al equipo hasta el fin de los días. Y el domingo no será menos. Prueba de ello fue el balance del primer día de venta de entradas. De las 2.000 localidades que el Rayo Majadahona ha facilitado al club verdiblanco, al polémico precio de 25 euros (el más caro de las ocho eliminatorias del play off), este jueves se vendieron 876. Unas 600 en tres horas por la mañana y el resto por la tarde. Cado socio tenía derecho a adquirir hasta tres entradas y vaya que si lo hicieron.

La estampa de la esquina más solicitada del estadio hablaba por sí sola. Media hora antes de subir la persiana, la cola de socios pisaba el aparcamiento de los Campos de Sport y eso que el cielo parecía ir del lado majariego. No paraba de llover pero ahí nadie se movía. "Me imagino que no tenga problemas como la última vez. En las eliminatorias de Copa del Rey sólo daban dos por socio y algún amigo se quedó con la miel en los labios". Alberto Salcines, con el chándal verdiblanco, lo tenía todo bien atado. Dos carnés de socio en el bolsillo para llevarse seis localidades. Él y sus amigos esperarán al sexto hombre de la expedición, Micael Martín, que sale de trabajar el domingo a las seis de la mañana para coger el coche y poner rumbo directo a Majadahonda. "Dormiré tres horas en el coche para estar fresco en la grada". A él el alto precio de las entradas no le amilana. Todo lo contrario, le motiva aún más. "No me parece lógico pagar 25 euros. Entiendo que quieran recolectar pero no nos van a frenar. Ahora con más motivo les vamos a llenar el estadio de color verdiblanco", asegura este aficionado de Muriedas.

Pero en la fila también los había más empáticos con el Rayo Majadahonda y su inesperada política de precios. "El precio no es excesivo y me parece lógico. Esto para ellos es como un partido de Champions y querrán aprovechar para hacer caja. No todos los días juegan con el Racing", explica Francisco Martín, que sacó tres billetes. Uno para él, uno para su pareja y otro para su hija de 13 años. También irán en coche en el día desde Solares, donde vive la familia, hasta Majadahonda. Más de cuatro horas de carretera que confía en no hacer en vano porque cree que "hay equipo para pasar las tres eliminatorias". De momento, cree que la clave para superar la primera batalla será hacer goles en Madrid. "Si marcas fuera tienes mucho ganado y más en el caso del Racing que ha demostrado una solidez defensiva como pocos".

La primera cola del día era una mezcla de historias y personajes. Dos de ellos preferían no desvelar su identidad. Llevaban puesto el mono de trabajo y se habían escapado de la empresa sin avisar. "Hemos venido a comprar tres entradas porque a partir de ahora son viajes que la afición no puede fallar. A pesar del precio creo que habrá un buen ambiente como siempre en las gradas". Ellos serán de los que no fallen en la grada, aunque eso les costara ayer la bronca del jefe.

La que tampoco quiere perderse la cita del domingo es Gema López. Vive desde hace años en Madrid con su marido pero no puede esperar al domingo (único día que el Rayo Majadahonda abre las taquillas para la no socios) para acercarse a las taquillas del Cerro del Espino. Su alternativa: recurrir a su madre. Gema Incera era ael jueves una de las primeras en la fila porque la operación se las trae. "Soy socia pero no puedo ir al partido. Estoy aquí por mi hija que para un día que su Racing juega en Madrid no quiere perdérselo. La compro yo. Se la doy a mi ahijada que viaja con una peña y el domingo se la entrega a mi hija". Difícil y complicado como la tanda de tres eliminatorias que separa al Racing de Segunda.

Historias, personajes y también preocupaciones. En la cabeza de Tino Talamillo aún merodea la paparda de Reus en la primera eliminatoria de la fase de ascenso de la temporada pasada. 3-0 en tierras catalanas y regreso a casa con la cabeza gacha. "Aquello está muy presente aún. No metimos ni un solo gol. Ahora soy optimista pero con los pies en el suelo. El rival es asequible y al Racing no le veo mal". Él se queda en casa. El sufrimiento de ver al equipo en vivo se lo dejará para su hijo, que es el que le pidió el favor de acercarse ayer por las taquillas para conseguirle una.

Él mismo optimismo moderado mostraba Ana María Camus. Este jueves compró tres entradas para "animar hasta el último minuto" con su novio y un amigo en el Cerro del Espino. Sus sensaciones, dice, son mejores que las del año pasado. "Será complicado pero el equipo llega muy fuerte y este año por lo menos tenemos entrenador". Las cicatrices de la temporada pasada aún no se han cerrado del todo en la grada. Y qué mejor medicina que una victoria a domicilio como la que vaticina Leticia Herrero. Ya tiene los billetes para para ver junto a cinco amigos cómo el Racing gana por cero goles tres a 455 kilómetros de Santander. "Estoy esperando que marque Granero y creo que va a ser este domingo. Se lo merece".

Recadero de entradas

A Miguel Campos, en cambio, no le tocará sufrir en la grada. Este jueves era un recadero foráneo en las taquillas. Alicantino y del Hércules pero con una familia fanática del Racing que vive en el exilio madrileño. "Tengo una tía que vive en Santander que me ha pedido que le compré una entrada para ella y también para los tíos y primos que tenemos en Madrid". En total, seis ‘tifosi’ capaces de engañar a un familiar para seguir al equipo. Campos no es del Racing pero advierte a la afición. "Segunda B es un pozo. Igual pasas bien la primera eliminatoria pero en la segunda te fusilan. Todo depende de la suerte que tengas y las piernas que le pongan los futbolistas a la causa". Él lo sufrió el año pasado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate