La marea verde espera emular otros grandes desplazamientos

Mañana se esperan más aficionados verdiblancos que del Majadahonda en el Cerro del Espino. :: dm
Mañana se esperan más aficionados verdiblancos que del Majadahonda en el Cerro del Espino. :: dm
  • Las peñas, que aún no han reunido a tantos aficionados como en otras citas importantes, creen que al rival le afectará «jugar con tanto público en contra»

SANTANDER. Objetivo. Teñir de verdiblanco las gradas del Cerro del Espino. Ha llegado la hora de la verdad y el Racing no quiere estar solo. Nunca lo ha estado durante la temporada y ahora no va a ser menos. Se espera una afluencia masiva de aficionados verdiblancos para ver al equipo el domingo en Madrid. No serán los 5.000 que viajaron a León porque en el estadio del Rayo Majadahonda no entran más de 3.000, pero serán más que majariegos en las gradas. El jueves se pusieron a la venta en El Sardinero las 2.000 localidades facilitadas por el club madrileño y se retiraron 876 entre los socios. Ayer, el primer día en que se ofrecían al público en general, el ritmo de venta no fue tan alto. Aún no se ha llegado al millar de localidades vendidas, pero habrá marea verde en Madrid. Aunque apenas han tenido tiempo para organizar el viaje (el rival del Racing se conoció el lunes y el horario, doce de la mañana del domingo, no es el más adecuado para organizar un viaje masivo), las peñas estarán con el equipo.

Aúpa Racing, Ojáncanos, Concános y Racinguistas Online han organizado el viaje conjuntamente. Una costumbre que mantienen desde hace tres años fletando autobuses. En esta ocasión, han llenado un autobús de 82 plazas. Saldrán a las cuatro de la mañana de los Campos de Sport de El Sardinero, cogerán a aficionados en Maliaño y Reinosa, verán el partido y volverán a Santander. Viaje organizado deprisa y corriendo que podría haber sido más masivo si hubieran cambiado las condiciones. «Lo ideal hubiera sido jugar el sábado por la tarde. La gente se hubiera animado más. De esta manera, hay que madrugar mucho y son muchas horas en la carretera», lamenta Pedro Cava, de Aúpa Racing. El lugar tan poco anima al desplazamiento masivo que se había imaginado Cava. «Jugamos en una ciudad deportiva que está alejada del centro de Madrid y eso no invita a la gente a viajar en masa como en León o en otras ciudades», señala. A pesar de todo, este aficionado se muestra confiado en que se roze la cifra de 2.000 aficionados en las gradas, aunque aún el Racing no ha llegado al millar de entradas vendidas. «Cuantos más seamos, más intimidaremos al rival. Piensa que ellos no están acostumbrados a jugar con tanto público y sobre todo con tanto aficionado animando en contra».

La peña San José de Astillero no ha tenido tanta suerte para llevar tantos aficionados en autobús. La mayoría de sus socios han preferido la comodidad del viaje en coche porque, según explica su presidente, «el horario no acompaña mucho». Juanjo Ortiz sólo ha podido convencer a 55 compañeros para contratar un autobús. Madrugarán para encontrarse en Majadahonda con la marea verde que, según calcula Ortiz, «rondará las 1.500 personas». En las cuentas de este aficionado se incluyen los cántabros que viven en Madrid. Nadie quiere perdérselo. Muchos de ellos han pedido a los familiares que viven en Cantabria que les compren alguna de las 2.000 que se han puesto a la venta en Santander. Otros tendrán que esperar al día del partido porque el Rayo Majadahonda ha establecido un orden de prioridades en las taquillas del Cerro del Espino. Primero los socios y después los racinguistas. Todo apunta a que el domingo, antes de mediodía, habrá colas en las inmediaciones. Y allí estarán los socios de la peña de la Casa de Cantabria en Madrid. «Ver al Racing en la capital de España es una oportunidad que no podemos dejar escapar», explican desde el exilio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate