El antídoto perfecto contra el toque

El antídoto perfecto contra el toque
/ Andrés Fernández
  • Un Racing muy pragmático siempre juega cómodo conlos equipos que buscan tener el balón y dominar la posesión

Si hay un equipo cuyo signo de identidad es el de tener el balón el mayor tiempo posible y llegar a la meta contraria sin apenas una transición directa es el Barcelona. Es su ADN. Y si hay otro al que no le importe jugar sin la pelota, mantener el orden hasta la última esencia y aprovecharse de los errores del rival, ese el Racing. Mañana se enfrentarán dos conceptos de fútbol un tanto antagónicos. Si bien "el Barça B tiene unos matices con respecto al primer equipo", el filial culé es obvio que no sabe ni quiere competir sin disputar la posesión al rival. A los verdiblancos les va bien ese tipo de contrarios.

Los de Viadero no perdieron un solo partido con equipos empeñados en tocar y tocar. El ejemplo más reciente es el Rayo Majadahonda, un conjunto que en su casa quiso llevar la iniciativa y en El Sardinero –en menor medida– superó en los primeros minutos en posesión al Racing. Resultado:seis goles a favor y tan solo uno en contra. Con la Cultural Leonesa pasó algo similar, aunque lo que faltaron fueron los goles.El Racing superó ampliamente a los leoneses en El Sardinero, sin embargo no pudo concretarlo en un resultado mejor y se tuvo que contentar con el empate. Algo similar le ocurrió a domicilio, cuando a pesar de que la Cultu jugaba en su estadio y con la obligación de ganar no pudo con un Racing ordenado. Ni el Valladolid B ni el Osasuna Promesas –al que endosó siete goles en dos partidos– pudieron dañar la pragmática puesta en escena de los verdiblancos.

Paciencia

"Tenemos una propuesta diferente de fútbol, pero totalmente válida", señaló Viadero este viernes, quien evidentemente adelantó que no cambiará ni una sola pizca el estilo que ha llevado al Racing hasta la última eliminatoria. En la más que probable puesta en escena de los verdiblancos juegan un papel fundamental Granero y Beobide.La clave para desarbolar el juego culé, como ocurrió con el Rayo Majadahonda y la Cultural en su momento es tapar los espacios por dentro. "Tienen un centro del campo capaz de dar pases dañinos y una segunda línea muy activa que se une al ataque", explicó el técnico.Nunca ha cambiado el Racing de estilo a pesar de la importancia del partido, la duda está en si con 22.000 espectadores podrá mantener su paciencia y orden hasta el final del partido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate