Agotadas todas entradas para el Racing-Barcelona B de esta tarde

/ Antonio 'Sane'
  • Colas en los Campos de Sport desde las cinco de la mañana para hacerse con las últimas 1.000 puestas a la venta esta mañana | El estadio albergará esta tarde a 22.000 espectadores para presenciar el encuentro contra el Barcelona B

"Entradas Agotadas". Este frase preside las ventanillas de las taquillas de Los Campos de Sport desde las 14.07, hora en la que se vendió la última localidad disponible -era de Tribuna Este- para el partido de ida de la tercera y definitiva eliminatoria del play off de ascenso a Segunda División, que el Racing jugará ante el Fútbol Club Barcelona B a las 18:00 horas.

El Sardinero presentará su primer lleno de esta temporada, así que el encuentro entre cántabros y catalanes registrará la mejor entrada que, hasta la fecha, estaba fijada en los 18.323 espectadores que presenciaron la remontada frente al Club de Fútbol Villanovense del pasado fin de semana.

Los aficionados racinguistas más madrugadores aguardaron cola frente a las taquillas desde las cinco de la madrugada dispuestos a adquirir alguna de las de 1.000 entradas que salían a la venta a partir de las 10.00 horas. Mil entradas más para una cita histórica. Las últimas.

En vista de la enorme demanda que el club recibió nada más agotarse todo el papel el pasado martes, los responsables decidieron con urgencia buscar la manera más rápida de ‘ampliar’ el aforo del estadio. Así las cosas, la primera iniciativa buscó sitio ‘debajo’ de los asientos, literalmente. Los operarios subsanaron las butacas deterioradas y apartadas durante la Liga y se afanaron en remodelarlas a marchas forzadas.

El siguiente método conllevó la retirada de una de las jaulas destinadas a los hinchas más violentos del equipo rival que como es de suponer esta tarde no asistirán al partido. Como tercer y último intento de sumar más adeptos para la causa, la directiva apremió a los socios más perezosos a que se retirasen su abono correspondiente para el play off. Unos acudieron a la llamada y los otros cedieron gentilmente su puesto a algún aficionado con ganas de no perderse la fiesta.

De esta manera, todos los asientos habilitados, alrededor de 700, y los lugares sin ocupar por los socios, más de 300, suponen más de mil entradas y con ellas se calmarán parte de los deseos de una afición a la que todo le parece poco para con su Racing. Lo de esta tarde se presume como algo inolvidable. El club racinguista se ha empeñado en los últimos años en superar todos los récords y hoy acabará con uno que parecía inalcanzable: el lleno más lleno de todos.

24 años del lleno de los llenos

Corría un 29 de junio de 1993. El Sardinero apenas tenía cinco años, pero ya tenía voz de mayor. Quizás, porque 22.000 espectadores gritando a la vez emiten un vozarrón capaz de intimidar a cualquiera. Aquella tarde, el Racing tocó el cielo. Ascendió por la puerta grande a la élite en medio de un ambiente que más que un estadio parecía una manifestación. Las crónicas de la época coincidieron en la misma cifra: 22.222 espectadores.

No obstante, ni quien escribió aquel dato ni los que, obligados por los reglamentos, lo suministraron se lo creyeron. Aquella tarde los aficionados se apretaron como nunca; en la parte superior del estadio, donde en la actualidad se sitúan las pancartas, colgaban las piernas de los aficionados trapecistas que se encaramaron donde pudieron para poder buscar acomodo.

En las zonas de Preferencia, de pie, las bufandas verdiblancas no se distinguían. El Racing hizo bueno el gol de Pineda en Sarriá y superó al Espanyol en su viaje a Primera. No se recuerda nada igual; después de aquella tan veraniega –pese a las fechas primaverales aún– como la que hoy se avecina hubo once llenos más, pero ninguno como aquel. Desde entonces nadie volvió a ver una manifestación de racinguismo mastodóntica. Si las previsiones no engañan, hoy se puede volver a repetir algo similar.

Buena parte de los que acudirán esta tarde a ElSardinero a buen seguro estuvieron hace 24 años en el mismo lugar. Es probable que la gran mayoría, por no decir todos, de los jugadores del Barcelona B que hoy jueguen en contra del Racing no hubiese nacido cuando el estadio se quedó más pequeño que nunca. Todos ellos se darán cuenta de dónde han venido a jugar al filo de las 16.00 horas, cuando su autocar llegue a los aledaños del estadio. Primero lo hará el Racing y allí tienen previsto las Peñas organizar una quedada masiva para recibir a ambos equipos. De la misma manera que ocurrió ante el Rayo Majadahonda y, posteriormente, con el Villanovense, allí comenzará una doble ceremonia; por un lado, de apoyo total a los suyos y, por otro, de intimidación con sus rivales. En las dos ocasiones anteriores el resultado no pudo ser mejor: 3-0 y 4-0. Que pase el siguiente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate