"Lo hemos echado a perder"

video

Ángel Viadero se desesperó en el banquillo ante la impotencia de su equipo. / Javier Cotera

  • Viadero, que reconoció que "los errores a balón parado y la expulsión condicionaron", anunció que a Barcelona "habrá que ir a descubrirse y a correr más que nunca"

"Lo hemos echado a perder en dos jugadas a balón parado". El murmullo en la rueda de prensa de ayer fue como un aguijón para Ángel Viadero. El entrenador cántabro reconoció que «después de marcar y de incluso tener alguna ocasión para haber hecho algún gol más» su equipo tiró por la borda todo en el último tramo de la primera parte. Todo.

Lo del domingo fue tan inexplicable que el responsable de dar explicaciones se quedó sin ellas. "En la segunda parte, la expulsión de Prats en una eliminatoria tan igualada y comprometida es posible que fuera excesiva. Pasamos de ganar 1 a 0 a perder 1 a 2 y todo muy condicionado", señaló. Eso fue lo que pasó, pero la razón por la que se llegó a ello no quedó muy clara. El árbitro no estuvo muy afortunado y a él se refirió el técnico. "La sensación es de que no ha sido muy bueno. La expulsión, lo mismo me tengo que tragar las palabras, pero es muy rigurosa. En un día como hoy hay que estar a la altura...". Poco más o menos, Viadero admitió que «muchas de las cosas, sobre todo los dos primeros goles, fueron evitables. Nos llegaron goles de un modo para el que este equipo había demostrado ser fiable. Muchos detalles». El entrenador recalcó que "en defensa no se hizo el ridículo -según apuntaron en la comparecencia-, pero sí faltó atención".

El cántabro no echó la culpa de la goleada a un excesivo atrevimiento en los últimos minutos. "No tengo esa sensación. Nos han cogido en dos acciones que también nos habrían cogido con once jugadores. Hemos dado un paso adelante, pero no a lo loco", indicó. El otro apartado del que recibió críticas fue la supuesta demora al efectuar los cambios. "Pensábamos que todo estaba bien; había jugadores con fatiga, con golpes... Entendíamos que había que hacerlos en ese momento", justificó el entrenador racinguista.

¿Y ahora qué?

La derrota fue tan abultada e inesperada que en la rueda de prensa costó que alguien se atreviera a preguntar por el partido de vuelta. "Los deportistas están para levantarse de momentos difíciles. Somos un equipo bueno y que no se rinde. Hoy (por ayer) hemos tenido errores y el resultado ha sido traumático. Ahora no nos queda más que preparar al equipo para el partido que queda. El capítulo final aún está sin redactar".

Viadero, amigo de apelar a los sentimientos y a la motivación, tiene una difícil tarea por delante, pero «en el deporte como en la vida, el instinto de superación siempre ha de estar presente». Sobre planteamientos tácticos, la cita en el Miniestadi se presenta como un día en que todo está permitido. "Ahora mismo no sé qué decir, pero cuando vas a jugar a domicilio con 0 a 4 en contra... Habrá que descubrirse, correr más que nunca y hacer lo que podamos para darle la vuelta a una eliminatoria que está evidentemente muy complicada. Habrá que buscar algo para tratar de dar la sorpresa", concluyó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate