Racing

Álex García: «Pido perdón»

LOF

El regreso del extremo, que dejó Santander hace once años con unas polémicas declaraciones, completa la banda izquierda, con muy pocos efectivos, y salvo una situación excepcional cierra la plantilla verdiblanca

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

«Hace once años salí del Racing algo enfadado. Estaba molesto o no sé cómo llamarlo, porque la situación no me gustaba y con poco más de veinte años dije unas cosas en caliente que realmente no sentía, así que quiero pedir perdón a toda la gente que se haya podido sentir molesta en su día». Las palabras son de Álex García, que llegará hoy a Santander para incorporarse al Racing tras superar las reticencias iniciales de su club e incluso de la directiva verdiblanca, que sopesaba otras alternativas.

El cántabro, aunque nacido en Bilbao, regresará a Santander para convertirse después de haber firmado telemáticamente su contrato a última hora de la tarde de ayer. Su fichaje culminará la Operación Retorno verdiblanca al final de un verano en el que también han regresado a Santander otros tres futbolistas formados en La Albericia: Sus excompañeros en el juvenil racinguistas Juanjo y AntonioTomás y un representante de otra generación como Quique Rivero.

Álex García (Bilbao, 1984) llegará esta noche a Santander en vuelo directo desde Canarias para superar el reconocimiento médico e integrase a la disciplina verdiblanca durante las dos próximas temporadas, independientemente de que el equipo ascienda o no. Lo hace después de que el entorno haya mostrado ciertas reticencias por aquellas declaraciones de hace más de una década en las que señaló a El Diario Montañés: «Prefiero jugar en el Athletic siendo el cuarto por la cola, que en el Racing ganando la Liga», dijo el 22 de marzo de 2007. Todo había sido un calentón porque los verdiblancos no le habían ofrecido un contrato con el primer equipo, sino solo la renovación con el filial.El Athletic le proponía tres temporadas y la opción (que después no se cumplió) de estar en el primer equipo.

Además de pedir disculpas, explica sus palabras en un contexto muy concreto: «También vienen sujetas a lo que me decía el periodista, que me preguntó por la paradoja de irme alAthletic justo en un momento en que el Racing andaba mejor clasificado. Pero simplemente quiero añadir que pido perdón a toda la gente que se sintiera molesta en su día, sobre todo porque desde el día que me fui del Gama el Racing ha sido mi equipo».

El regreso del extremo, que dejó Santander hace once años con unas polémicas declaraciones, completa la banda izquierda, con muy pocos efectivos, y salvo una situación excepcional cierra la plantilla verdiblanca

Diez años después, un curtido Álex García está entusiasmado por volver al Racing y redimirse de aquellas palabras en el que reivindica como su equipo:«Siempre he sido racinguista; cómo no voy a ser de un equipo que desde que me fui del Gama me lo ha dado todo, con Santi Gutiérrez Calle y Ángel Viadero a la cabeza. Si no fuera por el Gama y el Racing no sería lo que soy; sin esos dos equipos nunca hubiera jugado en elAthletic, en el Villarreal ni prácticamente en ningún lado».

De hecho, explica que cuando hace una semana y media recibió la propuesta formal del Racing –ya sabía antes de su interés, pero no se había concretado en una oferta firme– descartó otras alternativas. He sido siempre racinguista, me he sentido así siempre y vuelvo a Santander por sentimiento, porque de pesar más los motivos económicos me hubiera ido a otro equipo».

Una vez el Racing le trasladó su propuesta se abrió una nueva etapa en su fichaje: su rescisión con el Tenerife, que se firmó ayer para preparar inmediatamente su regreso a Santander, como explicaba a El Diario Montañés: «Cuando me llegó la oportunidad de juntarme con Ángel –Viadero– y volver a Santander al mismo tiempo ya no había más opciones que mirar, aunque me llegaron ofertas mejores. Siempre iría a un equipo entrenado por Ángel, y si es el Racing no te quiero ni contar». Y para aquel a quien sus palabras de hace una década le sigan haciendo dudar insiste: «Me equivoqué y pido perdón a todo el que se pudo haber sentido ofendido, pero que tengan claro que me voy a reventar por elRacing».

Aquel fichaje por elAthletic estaba justificado, desde el punto de vista de Ibaigane, por su partida de nacimiento y cierta carta de naturalización. «Nací en Bilbao por circunstancias, porque mi familia vivía en Reinosa, la clínica estaba cerrada y se tuvo que ir allí. Hasta los dos años viví en Reinosa, de los dos a los nueve en Bilbao y desde entonces en Beranga», explica el nuevo centrocampista del Racing, que se siente completamente cántabro, pero hace un pequeño matiz: «Desde luego soy más cántabro que vasco, pero no reniego de ninguna de las dos condiciones. Nací en Bilbao por circunstancias y vivo en Cantabria».

Reencuentro

En Santander se reencontrará con Antonio Tomás y Juanjo, dos compañeros de promoción en las Instalaciones Nando Yosu, que articuladas entonces en torno a un vetusto edificio no tenían aún ese nombre: «Aunque soy un año mayor coincidí con ellos en el juvenil, y también con Raúl Domínguez en el Sestao. Conozco a la mayoría de jugadores de la plantilla, aunque por contacto y por haber jugado con ellos los más cercanos son Raúl, Juanjo yAntonio».

Álex García llega además de la mano de quien fue su entrenador en las categorías inferiores del Racing, con lo que todo le resultará familiar tanto en el club como, por supuesto, en la ciudad en la que vivirá al menos durante dos años, puesto que su contrato se prolonga hasta el 30 de junio de 2019 independientemente de que elRacing ascienda o no a Segunda División. Aclara, eso sí, que ni siquiera se plantea otra temporada en la categoría de bronce: «Ni me planteo pasar el segundo año enSegunda B; no quiero ni pensarlo», explica el cántabro, que no oculta sus intenciones.«El objetivo es subir a Segunda División. No he hablado de ello con el club y cómo lo tendrá planteado, pero yo desde luego no tengo otro».

Es el cuarto cántabro que regresa, tras Antonio Tomás,Juanjo y Quque Rivero

Unas palabras con las que intenta transmitir la misma «ilusión» con la que regresa a Santander pese a ser consciente de las dificultades encontradas en las dos últimas temporadas: «No doy por hecho que se vaya a subir; ni mucho menos. Pero ese es el objetivo y más me vale cumplirlo, porque de ilusiones llego lleno, por mucho que ya sepamos lo difícil que es».

Ya siguió con atención al equipo a finales del curso pasado, cuando aún no tenía una oferta cántabra, pero se barruntaba y siguió con atención el último partido de la fase de ascenso; el que marcó el desastre cántabro: «El año pasado no se encajó apenas un solo gol de estrategia en toda la Liga y lo hizo precisamente un filial –el Barcelona B–, tampoco se fallaban penaltis y se falló ese día y se encajaron cuatro goles después de ser el equipo menos goleado.Todo lo que podría darse mal se dio en ese partido», rememora.

A la espera

Aunque el cántabro era ayer cauto, el Racing oficializó a última hora de la tarde su contratación cuando el futbolista estaba aún enTenerife. Faltaba una firma que no llegó hasta el final del día, y aún así el centrocampista era cauto: «Hasta que pase el reconocimiento médico no puedo decir que ya sea futbolista del Racing, pero yo creo que al 99,9% sí», explicaba el ya exfutbolista del Tenerife. Y lo decía «contentísimo. Al final en Tenerife se me cerraron las puertas; me dijeron que no iban a contar demasiado conmigo y que dejaban la decisión de seguir en mis manos. Desde entonces he tenido ofertas importantes para rescindir, pero solo cuando salió lo del Racing me decidí a dar el paso y negociar».

Fotos

Vídeos