Fútbol | Racing

Las alineaciones a la carta de Pouso

Este miércoles, en La Albericia, se vio a los jugadores intercambiar sus posiciones y ocupar distintas zonas en los ensayos. /Alberto Aja
Este miércoles, en La Albericia, se vio a los jugadores intercambiar sus posiciones y ocupar distintas zonas en los ensayos. / Alberto Aja

El vasco por fin tiene definido el dibujo y solo cambia a sus jugadores en función del campo y del rival

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

A Pouso le ha costado dos meses elegir sistema; el mismo tiempo que ha tardado en ganar un partido a domicilio y ahora que lo ha conseguido no hay indicios que apunten a un cambio de planteamiento. Sin embargo, sobre los jugadores no hay nada escrito. El técnico vasco demostró con hechos en Villaviciosa que sus peones se intercambian en función del tablero. Gándara fue lateral; Regalón apareció después de dos partidos en el centro de la zaga; Jerín sorprendió mandando a Quique Rivero al banquillo y Pau Miguélez regresó a una banda. Cuatro cambios de futbolistas motivados única y exclusivamente por el campo y el rival. En resumidas cuentas, la libreta de Pouso está llena de tachones de última hora; si los jugadores del rival varían, su equipo también. Sus alineaciones son a la carta.

La sesión de este miércoles en La Albericia, la más larga de la semana con seguridad -aunque falten tres más aún por desarrollarse- sirvió para hacer pruebas a hurtadillas. Mezcló a los jugadores en partidos en espacios reducidos y los ensayos a campo completo los dejó para este jueves. Aún así, en su hoja de ruta ya hay varias cosas claras, es mucho más de lo que se podía decir en sus dos primeras semanas como entrenador en Santander; su sistema es el 4-4-2, tiene una pareja de delanteros bien definida y sus defensas y mediocentros se alternan en función de si se busca dominar el juego aéreo y la posesión, respectivamente.

Así las cosas, el próximo domingo el Racing juega en los Campos de Sport ante un rival de la parte baja. Todo invita a pensar que será el equipo cántabro el que domine el juego, lleve la iniciativa y proponga el ritmo del partido. Para ese viaje, Pouso tiene bien definidas sus alforjas. Volverá Adán Gurdiel, al lateral, y Quique Rivero, al centro del campo, puesto que con ellos se gana en ofensividad. De la misma manera -aunque falta un mundo para entonces- que ninguno de los dos encaja, sobre le papel, en el perfil de jugador que utilizará una semana más tarde en el campo del Tudelano, con una superficie irregular, con barro si sigue lloviendo y de dimensiones reducidas. Este ejemplo sirve para resumir a groso modo la filosofía del entrenador del Racing. Más datos: Regalón le gusta para el juego aéreo; Gándara para el marcaje de delanteros rápidos; Héber Pena para jugar bien abierto; Pau Miguélez para propiciar el uno contra uno en banda... Salvo Aquino, Borja Lázaro y Sergio Ruiz, que son fijos independientemente de quién tenga el Racing delante, el resto depende de cuál sea el plan del rival de turno. Con permiso de Iván Crespo que va camino de ser tan indiscutible como el escudo de la camiseta.

Crespo, Aquino, Lázaro y Sergio son los únicos indiscutibles para Pouso pase lo que pase

En defensa parece que las directrices a seguir están claras, lo mismo que en la delantera, lo que se escapa un poco de la norma es el centro del campo, entre otras cosas porque es la demarcación mejor y más cubierta: «Por número es donde más gente somos. Además, no hay un futbolista que se parezca a otro. No hay dos iguales», declaraba este miércoles mismo Quique Rivero. Esta semana en concreto se suma el regreso de Antonio Tomás, que en Villaviciosa estuvo sancionado. El veterano futbolista ha venido siendo también uno de los fijos en el esquema del leiotarra por lo que todos parten con posibilidades. Los últimos dos meses han servido para comprobar que si Pouso tiene a todos disponibles modifica un poco su planteamiento, alternativa que cobra peso para el domingo; Antonio Tomás y Quique Rivero, con un Sergio Ruiz 'itinerante' -como le gusta decir al entrenador-, escorado a la derecha. Este puede ser el dibujo del equipo que juegue el domingo. Y todo ello con Jerín, la sorpresa grata del domingo, en la recámara, y Borja Granero, lesionado. El capitán se calzó las botas este miércoles y trabajó con el recuperador a buen ritmo, pero aún no se ha incorporado al grupo por lo que se intuye que no estará listo para esta jornada. Cuando lo esté habrá 'tortas' por un puesto.

El que sí que estará -«conmigo jugará siempre», aseguró el propio Pouso- es Sergio Ruiz que este miércoles entrenó con total normalidad, pese a sufrir un esguince en el hombro. El cántabro aprovechó el día de descanso -el martes- para recuperarse de los dolores y no tendrá ningún problema para ser convocado.

Así las cosas, después de dos meses de pruebas, a falta de cinco partidos para que finalice la fase regular del campeonato, empieza a definirse la hoja de ruta del Racing. Puede resultar evidente que un entrenador modifique sus peones en virtud de lo que el rival ofrece, pero en el caso de Pouso es mucho más significativo. Finalmente, en la delantera Aquino y Borja Lázaro parten como fijos en todas las propuestas, quedando irremediablemente como segundas espadas Juanjo, a quien utiliza cuando busca tener una referencia muy clara en ataque, y César Díaz, que ha quedado relegado a un suplente versátil listo para cualquier eventualidad ofensiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos