Un chico nuevo en la oficina

Antonio Tomás fue sustituido por Sergio Ruiz en el minuto sesenta de partido. / Javier Cotera

Antonio Tomás jugó sesenta minutos en su 'tercer' debut con el Racing y le dio orden al equipo | El de Cartes ha sido el último en llegar por una sanción despropoimarcionada, pero su entrada en el equipo no parece temporal

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Pocas sensaciones pueden superar las de un debut. Esos nervios, ese hormigueo... ¿Quién no ha tenido ese cosquilleo al llegar por primera vez a una oficina? ¿Y en aquella cita? Lo de estrenarse es algo que nadie cambiaría por nada. Pues, ¿qué pensará Antonio Tomás que con la de ayer ya son tres las ocasiones que salta a El Sardinero como el 'chico nuevo'?. La primera fue en 2005, la segunda hace cinco semanas y la última ayer; ya puestos para celebrarlo se fotografió con sus dos hijos. Ya tienen dos de esas los pequeños.

Al nuevo pronto se le vieron maneras; era el que más animaba y no paraba de colocar y señalar la posición que debían ocupar algunos de sus compañeros. Al menos a los más cercanos a la posición de pivote. La suya. Dos pases a la primera sin apenas mirar, una falta a tiempo. Cobertura a Quique Rivero, su pareja en el centro del campo, y devolución rápida al de Cabezón de la Sal: Gol. Al chico nuevo no le temblaron los pies, no se escondió. En lo bueno y en lo malo; poco después Regalón se hizo un nudo en los pies y sólo Iván Crespo salvó del gol a los verdiblancos. Sonó una pitada desde la grada monumental que el propio Antonio Tomás se encargó de silenciar con dos gestos de veterano. Tenía ganas de jugar y lo demostró.

Su presencia relegó a Sergio Ruiz al banquillo, pese al buen rendimiento del chaval

El Racing de ayer agradeció más que nadie el 'fichaje' de un futbolista que sin ser diferente aportó algo distinto al equipo. A Antonio Tomás le tocó madurar de golpe; cuando empezaba a asomar la cabeza le metieron en un 'embolao' y le mandaron rumbo a La Coruña. Después de cumplir su contrato de becario en el Racing le cambiaron de oficina. Otra vez de nuevo. Llegó a un 'Eurodépor' con 21 años y desde entonces se empachó de fútbol: Grecia, Bulgaria, Zaragoza, Numancia... A estas alturas debe tener superada la sensación de parecer que es el último que llega en casi todas las ocasiones.

La crónica del Racing-Bilbao Athletic

El de Cartes estuvo correcto. Esa corrección es precisamente su virtud; se desplazó en horizontal como siempre hizo y abarcó el espacio con bastante facilidad. Es un jugador de la escuela de Busquets, de esos que parece que no corren y sin embargo ahora que se mide todo sorprende con los datos. Dosifica los esfuerzos y reparte el apoyó en defensa con la llegada al área contraria casi a partes iguales. Le respetan hasta las canas, por eso cuesta pensar que hayan pasado doce años desde que vistiese por primera vez la camiseta verdiblanca. Durante esa década -aunque parezca mentira- el canterano buscó la fórmula para regresar a la que para él fue su oficina de siempre. Hasta con el contrato firmado se tuvo que volver -en época de Pernía- y dejarlo para otra ocasión. Por eso y por muchas otras cosas, a Antonio Tomás se le vio ayer más motivado que nunca. Quizás el 'debut' de hace poco más de un mes le puso los dientes largos. Y al Racing también.

A nadie le sorprendió

El de Cartes ha sido el último en llegar y tiene pinta de que va a ser también el último en salir; su puesto, el de pivote, es el que mejor cubierto está en la plantilla, pero el 'nuevo' parte con ventaja. Es una versión mejorada de Jagoba Beobide y su compromiso está fuera de debate.

A Viadero no parece que las dudas le asalten. Ni mucho menos. Pero ni a él ni a nadie; su titularidad no sorprendió pese a que el damnificado fuera otro chaval de la casa, Sergio Ruiz, que sin querer no termina de quitarse la vitola de becario. Siempre cumple, nunca falla pero es el primero al que le ponen a llevar los cafés. Por eso ayer cuando Viadero sustituyó a uno por otro se repartieron los aplausos. Al de Cartes le agradecieron su presencia y al chaval su persistencia. Buena pareja, lástima que parece que sólo hay sitio para uno, ¿quién sabe? O no. Cosas del fútbol.

César Díaz y Gonzalo regresan después de un mes

El Racing sumó dos jugadores más a la causa después de más de un mes: César Díaz y Gonzalo: el primer de ellos, incluso, saltó al terreno de juego y jugó veinte minutos después de tres jornadas.El manchego cayó lesionado en el partido ante el Leioa y desde entonces ni tan siquiera entró en una convocatoria. Su versatilidad le vendrá muy bien al equipos. Por otro lado, Gonzalo volvió a sentarse en un banquillo desde hace cuatro jornadas.E. central sufrió un pisotón en El Molinón que terminó por dejarle fuera de combate cuatro jornadas. Ayer volvió a ser uno de los 18 elegidos de la lista, pese a que sigue arrastrando molestias. Su puesto ha tenido que ocuparlo Granero. El burgalés estuvo esperando su oportunidad, pero afortunadamente no ocurrió nada grave en la línea defensiva y no hizo falta su entrada.

Fotos

Vídeos