«Hay que creer en los chavales»

Varios excanteranos del Racing analizan la irrupción de los jóvenes en el equipo de Viadero | Las promesas de antaño estiman que hay que tener «paciencia» y «confiar» en los productos de la casa para lograr los objetivos

Pau Miguélez conduce el balón ante la oposición de dos jugadores del Lealtad, en el partido del domingo./Daniel Pedriza
Pau Miguélez conduce el balón ante la oposición de dos jugadores del Lealtad, en el partido del domingo. / Daniel Pedriza
MARCOS MENOCAL y SERGIO HERREROSantander

Antes que Javi Cobo, Sergio Ruiz, Pau Miguélez o Miguel Gándara dieron el salto al primer equipo otros. Muchos otros. Experiencias similares en épocas distintas. La cantera es ese pilar de los clubes con el que a muchos se les llena la boca, pero las palabras no siempre se convierten en hechos sobre el césped. Los chavales han abierto la puerta del equipo de Ángel Viadero y ahora no quieren salir. Varios excanteranos analizan para El Diario la situación que viven en estos momentos los últimos productos de La Albericia.

Juan Carlos García (debutó en 1976) «A los chavales ahora les cuesta muchísimo más»

Los tiempos han cambiado. También para los canteranos. Juan Carlos García da fe de ello. A él le tocó coger la alternativa a mediados de los 70 en un partido de Copa, con Maguregui al mando del equipo, pero con Nando Yosu, su segundo, como mentor. «A diferencia con mi época, que fue la más gloriosa en ese sentido, a los chavales ahora les cuesta muchísimo más. Todo está mucho más profesionalizado que antes». El que fuera centrocampista verdiblanco durante trece temporadas, cree que, «aunque la gente piense lo contrario, la Segunda B no ayuda». «Siempre salen más jugadores en Segunda y en Primera». «Lo mejor que les puede pasar es subir», añade. En su opinión, «hay que creer en los chavales, pero la gente quiere ganar. Si se dan las dos cosas, es lo ideal, sería lo mejor para el club». Entonces eso debe conllevar «confianza» para el entrenador, pero a éste «le van a valorar exclusivamente por si sube o no». Es de los que piensa sobre los canteranos que hay apostar por ellos sin miedo. Porque, cuanto antes, mejor. «Con 22 años ya tienes que estar en la primera línea. No hay por qué esperar». Yrecuerda su etapa, en la que dieron el salto futbolistas como Quique Setién, Marcos Alonso, Manolo Preciado, Villita, Tuto Sañudo o Chiri, entre otros. «Algunos éramos titulares con 21 y 22 años. Al final te vas acostumbrando y aprendes mucho más».

Julián Luque (debutó en 2011) «La apuesta por los canteranos llega tarde»

Actualmente en el Guijuelo, a Julián Luque le pilló su irrupción en pleno principio del fin para el Racing. Tuvo que coger las maletas. Su apuesta está clara. «Hay que echarles directamente al ‘prao’». Lo dice alguien que debutó, «de repente, con 17 años», con el equipo cántabro en Primera División y en un escenario difícilmente mejorable como el Camp Nou. De la mano de Miguel Ángel Portugal. Dispuso de algunos partidos esa campaña y la siguiente, la del descenso. En Segunda apareció de vez en cuando y cuando el Racing cayó a la Segunda B, se marchó. Nunca logró tener una continuidad clara. Por eso, cree que este paso adelante de los canteranos «llega tarde» ya que, en su opinión, el equipo cántabro vive «el mejor momento y en el mejor lugar para introducirles», en Segunda División B. «Hasta ahora se les ha cortado, trayendo gente de fuera, que quizá no lo sentía igual», añade. Desde tierras salmantinas sigue a su exequipo y valora como positivo el rendimiento de los Javi Cobo, Sergio Ruiz, Pau Miguélez o Miguel Gándara: «Están tirando del carro». Su consejo, como ‘veterano’ de 25 años, es «que disfruten. Jugar en el equipo de la tierra es lo mejor. Y que lo den todo, porque la afición se lo agradecerá».

Ángel de Juana 'Geli' (debutó en 1989) «Siempre es buen momento para los jóvenes»

Ahora es entrenador del Tropezón y antes lo fue de las categorías inferiores del Celta. Ángel de Juana, ‘Geli’, como jugador tiene algún título europeo (Recopa), pero también fue canterano. «Debuté en Segunda con el Racing, aunque al año siguiente, en Segunda B, fue cuando los de casa –Ceballos, Roncal...– tuvimos más oportunidades». Para Geli «siempre es buen momento para que los canteranos jueguen», pero tiene detectado el problema. «La gente tiene mucha prisa por ascender y eso no permite tener paciencia con los chavales». Reconoce que la apuesta del Racing actual por los jóvenes «es atrevida, pero es lo que hay que hacer. El entrenador ya había probado otras cosas y llegó el momento y tiró de ellos.Me parece muy bien». Él fue uno de ellos, por eso se identifica con los actuales. «El Racing siempre ha tenido buenos chavales y cuando los resultados no se dan es buen momento para apostar por la juventud; si sale bien, que sigan». Conoce de primera mano La Albericia y señala que «hay jugadores que pueden jugar en el primer equipo, no sólo los que han salido, sino alguno más».

Javier Roncal (debutó en 1990) «Si se dan los resultados, hay que mantenerles»

El santanderino tuvo que decidir. «El entrenador –Felines– me dijo que no iba a contar conmigo y que podía buscarme equipo. Yo aposté por quedarme y trabajar y al final jugué toda la temporada». Acertó y entró en el primer equipo «en las mismas circunstancias» que las que viven los canteranos racinguistas ahora. En Segunda B. Aquella temporada, con Roncal de central, el Racing ascendió a Segunda. De todas formas, entiende que el técnico debe hacer un análisis exhaustivo antes de cargar de responsabilidad a los jóvenes. «A veces no es lo más adecuado echarles al campo de golpe. Hay que buscar el momento idóneo y que ellos tengan personalidad», comenta. Luego, la pelota marca el futuro. «Si se dan los resultados y están jugando, hay que mantenerles». Esa es su receta para el momento actual, en el que están siendo «algo más determinantes y los resultados están llegando». Si les tuviese delante les diría «que entrenen con fuerza, pongan atención a lo que les pide el entrenador y que sean exigentes consigo mismos, además de no bajar los brazos cuando haya algún momento en el que no jueguen. A otros nos fue bien».

Mario Fernández (debutó en 2010) «Si estás para jugar, da igual de dónde seas»

Mario Fernández pasó de canterano a capitán. Lo fue además en un momento clave de la historia del Racing, durante el plante de la Copa del Rey. Para el cántabro hay épocas en las que salen más canteranos y otras en las que menos, pero si estás para jugar, da igual de dónde seas». Reconoce que al ser portero, «quizás fue más difícil dar el salto; si hubiese sido de campo tal vez habría debutado antes». Sobre la apuesta de Viadero por poner a los de casa en un momento tan delicado como el que vivió el Racing hace un par de semanas, el ahora portero del Rayo Vallecano es muy explícito: «Ningún entrenador es tonto y pone a los mejores. Da igual de dónde seas. Me alegro por los que están jugando». Mario señala que «en Segunda B siempre hay más posibilidades para los jóvenes, pero repito que nadie tira piedras contra su tejado. Si jugaron los chavales es porque estaban para ello y me alegro».

José Manuel Gómez Romaña ‘Chiri’ (debutó en 1979) «Si tiene condiciones, qué mejor que sea de casa»

En aquel Racing que descendió a Segunda hace 38 años debutó José Manuel Gómez Romaña ‘Chiri’ y desde entonces hay cosas que no han cambiado. «Cuanto más abajo esté el equipo, más fácil es que salgan los chavales». El que fuera capitán verdiblanco no duda en que «si tiene condiciones, qué mejor que sea de casa el que salga al ‘prao’». Chiri ve con buenos ojos que «los canteranos tiren ahora del carro. El entrenador es el que más claro lo tiene», pero señala algo como fundamental:«Tiene que responder a la política del club. Si está encaminada a ello, que así debe ser, pues adelante con los chavales y sin dudarlo ni un poco».

Borja Lavín (debutó en 2001) «Con lo que tiene el Racing, deben estar ahí»

El caso de un portero siempre es diferente. Borja Lavín llegó al primer equipo de Marcos Alonso y Nando Yosu, «con ayuda de Manolo Preciado». No le sobraron oportunidades, pero sabe lo que es dar el salto. «Tal y como está el Racing, el momento de los chavales es ya. Hay gente buenísima. En mi época mirabas hacia arriba y en el equipo de Primera no entraba nadie». Y vivió la Segunda B desde el filial verdiblanco. «Con lo que tiene el Racing ahora, pueden y deben estar». Destaca a Pau Miguélez, quien «se merecía entrar ya el año pasado». «Mejor momento que ahora...», insiste. Ve a los jóvenes «desanimados» y no descarta que algunos salgan al final de la temporada. «El club tiene que darles algo más». Por otro lado, pide paciencia a la grada. El «runrún» no es bueno: «La gente tiene que entender que necesitan jugar». Por último, su consejo es que «salgan, disfruten y demuestren lo que son. Yo lo aprendí muy tarde y cuando debuté me puse muy nervioso».

Óscar Tejerina (debutó en 1987) «Hay que ponerles. El que vale, vale»

El caso de Óscar Tejerina es similar al de Sergio Ruiz. En el Rayo Cantabria –entonces filial– no tenía hueco como centrocampista y el entrenador le puso de lateral izquierdo. El técnico del primer equipo, Delfín Álvarez, le vio, y ante la baja de Juan, le dio la alternativa. Yallí se quedó, en Segunda División. «Tuve muchísima suerte. Jugué mi primer partido ante el Athletic y salió todo perfecto». «La cosa es morder y hacerse fuerte». Su opinión es que a los chavales hay que darles la oportunidad sin miramientos: «El que vale, vale. Esa es la diferencia entre un gran jugador y un buen jugador. Si el chaval tiene personalidad y sabe leer el partido, tiene mucho ganado». «En el fútbol, como en la vida: trabajar. No hay otro secreto. Dejarse la piel. No sólo el domingo, también el martes, el miércoles y el jueves. Y, si no te ponen, seguir. Llegar a entrenar el primero e irse el último, para que el entrenador te vea», concluye.

Fotos

Vídeos