Un delantero, «objetivo prioritario»

El Racing ya trabaja en la búsqueda de un goleador en el próximo mercado de invierno

Un delantero, «objetivo prioritario»
Javier Cotera
Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Había un tipo que, en su época del instituto, cuando la profesora de Matemáticas le preguntaba el resultado de un problema, tomaba la calculadora, aporreaba los botones y terminaba respondiendo: «Entre 1 y tres millones». Algo así le pasa al Racing últimamente.

Tiene partidos como el de Amorebieta o el primer tiempo del pasado domingo en Logroño en que apenas tira a portería. Y otros como el del Tudelano o la segunda parte de Las Gaunas, donde lo intenta, pero para marcar un gol necesita que al guardameta rival le pegue un vahído o se vaya a dar un paseo por los aledaños del estadio. En estas circunstancias, los racinguistas que ya empiezan a preparar las cartas a los Reyes Magos encabezan sus peticiones verdiblancas con lo mismo:un delantero.

No sólo los aficionados. También el propio club. Tal y como reconoce el vicepresidente, portavoz y miembro de la comisión deportiva de la entidad verdiblanca, Víctor Diego. «Aunque aún no hay nada concreto, la secretaría técnica ya está trabajando en ello». Porque en el palco también son conscientes de que el equipo está cojeando especialmente en esa parcela. Indispensable para el ascenso. A la caza de un delantero bueno, bonito y barato. «No hay otra. Ese es el objetivo prioritario» en el futuro mercado invernal, que se abrirá el próximo 1 de enero, aunque antes se pueda ir adelantando trabajo.

El Racing tiene una ficha libre. Una bala que espera gastar en la contratación de un goleador que comparta responsabilidad con un Dani Aquino que es el único que está respondiendo a las exigencias en ataque. En este aspecto, el club verdiblanco se encuentra en la misma situación que hace exactamente 365 días. Por eso, porque el curso anterior le fue bastante bien, busca el mismo perfil de futbolista. Un jugador de Segunda División que pueda estar teniendo poco protagonismo en su equipo. «Son jugadores que, por su coste, es difícil traerlos en septiembre», afirma Diego, quien no obvia que «será difícil igualar los resultados» que dio Abdón Prats la pasada campaña. Aunque el del mallorquín –pese al fatal error del play off que le costó caro al Racing por su expulsión–, que anotó 14 tantos en 19 partidos, es el ejemplo a seguir.

Es tan prioritaria la contratación de un delantero que, tal y como asegura el propio vicepresidente, por el momento no se plantean nada más en el mercado. Lo primero, porque el tiro se centra en el ‘9’. Después se comenzaría a hablar de otras posibilidades. Y lo segundo, porque para eso es necesario enseñar la puerta a algún futbolista. Y esa situación se antoja complicada.

Actualmente, el Racing, con veinte goles marcados, es el séptimo equipo –empatado con Arenas, Tudelano y UD Logroñés– del grupo II de Segunda División B en el capítulo anotador. Un pobre bagaje para un aspirante al ascenso. Como ejemplo, el Amorebieta, colocado en la posición número 12, lleva 23 goles. El entrenador, Ángel Viadero, es consciente del problema. El pasado domingo, tras la derrota en Las Gaunas, habló de un equipo «inofensivo» en la primera parte. Consideró que «hay que exigir mucho más a las defensas rivales» y reconoció que «realmente necesitamos hacer mucho para conseguir marcar goles y eso es preocupante». Recado o autocrítica. Habrá que analizar quién es el destinatario. Un discurso que se lleva repitiendo ya un tiempo. Lo recordó el pasado viernes: «Para estar arriba no vale sólo con defender, hay que hacer más». Criticó la circunstancia tras el empate con el Tudelano. «Un equipo que quiere ascender debe tener más acierto de cara a gol», dijo. Y se explicó en unos términos similares después de empatar en Vitoria. «Defendemos bien, pero en ataque debemos hacer más cosas».

Trabajo para Pachín

Así pues, el secretario técnico, Pachín, tiene ahora la pelota en su tejado. Una oportunidad para resarcirse después de que los fichajes realizados el pasado verano apenas estén dando una mínima parte del rendimiento que se esperaba de ellos. Las contrataciones lideradas por el propio Ángel Viadero el curso anterior le han puesto el listón muy alto al asturiano.

Entre tanto y hasta que llegue el futuro goleador, los atacantes racinguistas tendrán al menos dos jornadas más para mejorar su rendimiento anterior. Porque, de los cuatro delanteros habituales, sólo uno está funcionando como se espera. Dani Aquino sigue fiel a sus rutinarias citas con el gol. El murciano suma ocho dianas y es el segundo máximo anotador del campeonato, cinco tantos por detrás de Cervero, del Mirandés. Y aunque no esté brillando especialmente por su juego, ahí está, impenitente.

Pero el resto de sus acompañantes están teniendo peores números, incluso, que los que cosecharon Caye Quintana y Coulibaly el curso anterior. Onubense y senegalés hicieron la maleta en enero. El andaluz se fue con dos goles –más uno en Copa– y el africano anotó uno antes de marcharse. Poca caza. Pero entre Juanjo, César Díaz y Pau Miguélez, después de 17 partidos, acumulan solamente dos tantos.

El caso del de Ontaneda es el más complicado. Su único tanto fue de rebote, tras un remate de cabeza de Álex García. Regresó a Santander con ganas de recuperar la confianza de la grada y, de momento, no lo ha conseguido. Su currículum está ahí y contrasta mucho con su rendimiento hasta ahora. Quizá sea falta de confianza –los silbidos antes de que toque el balón tampoco ayudan–, aunque para un jugador de su experiencia eso debería ser algo secundario. Aquí se plantea otra circunstancia. Así como a Caye Quintana y Coulibaly se les abrió la puerta, forzar la salida de un jugador al que se ha convencido para que regrese a casa después de tres años de intentonas sería reconocer un fracaso en su elección. Un detalle: ante la Unión Deportiva Logroñés, Viadero se decantó por darle media hora de juego a Musy –de 18 años– en lugar de a Juanjo, que tuvo que esperar hasta el minuto 76 y de nuevo en desventaja para entrar en escena.

La posible lesión de Regalón se suma a la sanción de Gonzalo

Las desgracias al Racing nunca le vienen solas. A Ángel Viadero se le vuelven a acumular los problemas en la línea defensiva, como ya le pasó hace algunas semanas. Si el domingo en Las Gaunas Gonzalo vio la quinta tarjeta amarilla, que le dejará en la grada ante la Real Sociedad B por sanción, ayer, en la sesión matinal, se retiró por lesión Paco Regalón.

El cordobés, que se ejercitaba con el resto de suplentes y los no convocados para el último compromiso, sufrió un fuerte golpe en su rodilla izquierda al chocar con el portero canterano Rumenov. Tuvo que ser atendido por los servicios médicos y, posteriormente, abandonó el entrenamiento camino del vestuario. Con cara contrariada. Y no es para menos porque precisamente acaba de salir de otra lesión.

El futbolista será sometido a pruebas más exhaustivas para conocer el alcance exacto de la lesión en cuanto remita el derrame sufrido en la zona. Los presagios no son buenos. Es probable que se trate de un esguince en el ligamento lateral interno, pero no está descartado que pueda haber una rotura. El primer caso le podría tener fuera unas dos semanas. El segundo, le dejaría en el dique seco hasta tres meses.

Así pues, salvo que todo se quede en un susto y las pruebas digan lo contrario, lo que parece fijo es que Paco Regalón no estará disponible para el partido del domingo ante la Real Sociedad B, cuarto clasificado del campeonato. A Viadero le quedan sanas las opciones de Miguel Gándara –que ya ha actuado esta temporada como central–, Javi Gómez –aún no ha debutado esta temporada– u otras más remotas como las de los canteranos Juan Gutiérrez o Miguel Goñi para acompañar a Borja Granero.

Por su parte, César Díaz intenta volver a ser el que era antes de la lesión grave que sufrió la pasada temporada. «Yo no hablaría de falta de confianza. Creo que necesito la continuidad en cuanto entrenamientos y minutos que estoy teniendo ahora. Esto es una carrera de fondo y cada etapa que pasa me voy encontrando mejor», afirma el albaceteño, que marcó en Tajonar. Ha tenido ocasiones claras, como ante el Vitoria o frente al Tudelano y envió un balón al palo el domingo contra la UD Logroñés. «A veces no entran por cuestión de centímetros. Intentaremos mejorar en esta faceta para solucionar los problemas de gol», desea.

En el caso de Pau Miguélez, el chaval ha aprovechado el bajo rendimiento de sus compañeros para hacerse con el puesto de titular. Su rendimiento está siendo aceptable, aunque tampoco ha visto puerta. Lo cierto es que, por sus características, no es un delantero al uso. Más bien un futbolista de segunda línea.

Dentro de la búsqueda de soluciones, Ángel Viadero probó otras alternativas. Primero fue Matías Aquino, máximo goleador de la pretemporada, que no marcó en los tres choques ligueros que disputó. Y también ha probado a los canteranos Badiola –su presencia es casi testimonial– y Musy. Ambos han dispuesto de pocos minutos, por los que no se les puede meter en el mismo saco.

Los ocho goles de Dani Aquino se apoyan en los cuatro de Óscar Fernández y los tres de Borja Granero. Regalón, Quique Rivero, Antonio Tomás y los citados Juanjo y César Díaz han sido los otros goleadores. Hasta que llegue el deseado delantero, aún les queda algo de tiempo para intentar cambiar la dinámica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos