Un despido esperado pero no unánime

Óscar Fernández, Franco Acosta, Juanjo y Adán Gurdiel en El Sardinero durante el partido ante el Leioa. /Celedonio Martínez
Óscar Fernández, Franco Acosta, Juanjo y Adán Gurdiel en El Sardinero durante el partido ante el Leioa. / Celedonio Martínez

El cambio de entrenador no sorprende al entorno, que tiene disparidad de opiniones sobre la efectividad de la medida

Leila Bensghaiyar
LEILA BENSGHAIYAR

Ángel Viadero sabía desde hace meses que estaba cuestionado y el domingo perdió su puesto. El santanderino ya forma parte de la historia del Racing y la decisión deja disparidad de opiniones sobre si las cosas se podían haber hecho de otra forma. Se trata, en cualquier caso de la crónica de un despido anunciado dada la situación del equipo.

Gerardo Sisniega

- No había vuelta atrás

- Tres años en Segunda B se llevan por delante a cualquiera. Primero han sido un par de jugadores, ahora el entrenador y ya se pide la cabeza de los directivos y del director deportivo. Muchos están sedientos de sangre pero ni el club ni su afición deben entrar en una dinámica de autodestrucción y empezar a dudar de todo. Sería un error gravísimo. Es en estos momentos malos cuando hay que tener la cabeza fría y mantener una idea porque a pesar de la frustración ha habido muchísimos más aciertos que errores en este tiempo.

Dicho todo esto el cese del técnico no tiene debate. Viadero es un entrenador honesto y trabajador pero llevaba tiempo lejos de su mejor forma. El equipo no mejoraba su juego y los resultados han terminado por echarle. En un club con esta exigencia ser tercero es un fracaso y desde hace tiempo sólo la gente del Consejo le defendía esperando un cambio de rumbo que nunca llegó. Sin embargo no todo ha sido tan malo en esta etapa. En año y medio el técnico sólo ha perdido 10 de los 62 partidos que ha dirigido y el Racing siempre peleó por ascender. Veremos a ver si alguien es capaz de mejorarlo.

-Javier Barbero

Una consecuencia muy lógica

- La destitución de Ángel Viadero resulta igual de razonable que su llegada hace una temporada y media. Obedece a la lógica de los resultados y a una expectativa de juego que se ha quedado muy lejos de lo esperado. El principal error fue, probablemente, darle continuidad como entrenador este año, después de caer estrepitosamente ante el Barcelona B en el partido clave del pasado curso. Atender únicamente a que se habían sumado 86 puntos vino a ser como hacerse trampas al solitario, ya que la Segunda B ha demostrado que el nivel competitivo entre la fase regular y el play off de ascenso es muy diferente. Sumar muchos puntos ante equipos que en bastantes casos son incluso amateur no es sinónimo de éxito cuando te enfrentas a plantillas de tu mismo o superior nivel. El papel de Viadero ya dejó muchas dudas el año pasado. Empezar con esas malas sensaciones una nueva temporada era un claro sinónimo de fracaso. Bastaba con que el paso de los partidos terminaran por abocarle a un desenlace cantado.

También me parece clave la mala confección de la actual plantilla. Creo que en este punto el entrenador ha sido víctima del desconocimiento de la categoría de la dirección deportiva. El año pasado, cuando el propio Viadero era el máximo responsable de las contrataciones, se fichó bien -incluso, muy bien- y se jugó mal. Esta temporada se ha fichado rematadamente mal y se ha jugado al mismo nivel. El fracaso era la única consecuencia lógica de tantos errores acumulados.

- Lorenzo Andrés Manchado

Los pesos pesados le han traicionado

- Viadero ha dado confianza ilimitada a los pesos pesados y estos le han acabado traicionando, deportivamente hablando, porque sin duda sus actuaciones y bajo rendimiento han sido lo que ha propiciado el precipitado adiós del técnico.

Es curioso que cuando más tensa estaba la cuerda, decida 'jugarse' el puesto sin Borja Granero, sin duda uno de los más discutidos durante la temporada por su rendimiento y por su 'intocabilidad' en las alineaciones titulares.

Estaría bien que alguna vez supiéramos la factura que le ha podido pasar el 'tema Córcoles' al míster. Segundo capitán, en las últimas semanas ya lo era Iván Crespo, con un bajo rendimiento y sin embargo jugando, creo que hay bastantes cosas que explicar.

Con tres fichajes en el mercado invernal me asalta una duda: ¿se han hecho pensando en que encajan en el modelo de juego de Viadero? Si es así, ¿se traerá un entrenador de corte similar? Si no es así, ¿ya se tenía tomada la decisión y era cuestión de tiempo? O peor aún, ¿no se tiene en cuenta la idea del entrenador a la hora de fichar jugadores?

Tuto Sañudo: «No era partidario de echar al entrenador, pero puede que hubiera tomado la misma decisión»

«Los resultados no han acompañado y el juego del equipo no es muy brillante, eso es lo que ha llevado a tomar esta decisión de echar a Ángel». El presidente de honor del Racing, Tuto Sañudo, lo tiene muy claro. Aunque reconoce que «puede que hubiese tomado la misma decisión» él no era «partidario de echar al entrenador». Para Sañudo mucha de la responsabilidad en estos casos debe recaer también sobre los jugadores. «Son los que ganan o pierden partidos, por mucho que se quieran esconder o no dar la cara», explica. El exjugador del Racing así lo sentía cuando era él mismo quien estaba sobre el césped, y no ha cambiado de opinión con el paso de los años. «Cuando era jugador sabía cuando me esforzaba, cuando jugaba bien y cuando jugaba mal, siempre lo he dicho. Pero claro, que vas a hacer, es más fácil echar a uno que a once», reflexiona.

Sañudo está convencido de que esta ha sido «una decisión difícil de tomar, nada sencilla», pero también sabe que «el fútbol se rige por unos protocolos y no hay que darle más vueltas». Aunque la poca regularidad de las últimas jornadas ha sido el desencadenante para prescindir del entrenador. «El juego no ha acompañado y Ángel no ha terminado de dar con la tecla de cómo se podía conseguir un estilo más dinámico», analiza Tuto, a lo que añade «también han hecho buenos partidos, pero sin un juego brillante. Y cuando no juegas bien es lo que pasa, que no ganas partidos o no ganas un partido que es determinante y te pones en entredicho, la gente empieza a tener ansiedad».

- Luis Fernández

Es una lotería; puede resultar o no

- Al final los resultados son los que mandan, el fútbol y en todos los deportes. Los malos resultados han sido el desencadenante de esta decisión de echar al entrenador. Es complicado, porque al principio te salen las cosas bien, pero luego se ha entrado en una dinámica en que pierdes con equipos con los que tienes que pelear por estar arriba y te penaliza. Hay partidos más señalados que son los que te marcan más.

La decisión de echar o no a un entrenador siempre es difícil porque no sabes si aciertas o no. Hay veces que los entrenadores con resultados no muy buenos aguantan pero había que buscar un cambio para revolucionar al equipo, para ver si se consigue un revulsivo que cambie los resultados y la mentalidad. Hay que estar dentro para saber, pero es jugártela. Porque hay que empezar desde cero, tienes que buscar una nueva metodología, empezar de cero con los jugadores, conocerlos... Al final igual es perder un tiempo que no tienes. Es un poco lotería, te puede resultar o no. Siempre que se hace un cambio es para intentar mejorar, para ver las cosas desde otro punto de vista, que igual viene bien, pero nunca sabes si será así. Sobre todo porque es un equipo que se juega más que lo deportivo.

Javi Roncal

No hubiera tomado esta opción

- El público es el que ha hablado y la directiva ha tomado una decisión, que no es la acertada para mí. Creo que Ángel podía haber revertido la situación, todavía había tiempo. Yo confiaba en él y creo que podía llevarlo a buen puerto. Yo no hubiera tomado esta decisión, le hubiera dado más tiempo y también más confianza, porque si confías en alguien, si le haces depositario de tu confianza, también tienes que demostrarlo. Eso no quiere decir que el siguiente que venga no lo vaya a hacer bien y consiga firmar un buen papel y buenos resultados, pero Ángel tenía capacidad para darle la vuelta a esto. Yo creo en él. Ayer lo que pasó es que la afición estaba caliente y la directiva ante los resultados tomó una decisión. Al final los resultados son los que avalan a un entrenador y han sido algo irregulares, pero nada que no se pudiese arreglar.

No creo que a la directiva le haya costado tomar esta decisión. Era algo meditado. Perder ante el Sporting B y empatar el domingo ante el Leioa les ha decidido. No es que les haya costado, era algo que se tenía en mente y los resultados lo han propiciado así. Al final estas cosas pasan en el fútbol.

- Ángel de Juana 'Geli'

Una decisión fruto de las prisas

- El motivo principal de tomar esta decisión han sido las prisas. Prisas por obtener buenos resultados y prisas por ascender. La gente tiene ganas de ver al Racing arriba, de verlo líder, de verlo ascender... Y entran las ansiedades. Ven que vienen equipos de la parte baja o media de la tabla y no se les gana con facilidad, y entran los agobios.

Es muy difícil saber qué ha pasado u opinar sin estar ahí dentro. Desde fuera todo el mundo dice muchas cosas, pero no se puede hablar de lo que uno no sabe.

En los vestuarios se habla mucho. Igual los jugadores ven que los resultados no son los que querían, pero ni idea. Hay que estar ahí. Igual incluso esta decisión ha sido de mutuo acuerdo entre directiva y entrenador porque los resultados no acompañaban, pero todo esto es especular. Me quedo con que esto lo han motivado sobre todo las prisas y la ansiedad.

- Jesús Merino

- Algo que ya estaba pensado

- Los resultados son los que mandan y no le han acompañado. Esto es lo que suele pasar y al final la cuerda siempre se rompe por el mismo lado. Ángel es una bellísima persona, pero se ve que no lo ha pillado de sorpresa, ni a él ni a la directiva. Yo creo que en el Racing se están haciendo las cosas en lo deportivo muy mal desde hace mucho tiempo. Las decisiones como esta no las debe tomar el presidente sino gente capacitada deportivamente. Además la manera en que se ha hecho, después de un partido y con una reunión tan rápida no deja lugar a dudas. Era algo que ya estaba pensado. Yo también hubiera tomado esta decisión, seguramente, pero lo hubiera hecho antes del mercado de invierno. Y si no, al menos hubiera esperado a ver los resultados del mercado invernal. Creo que es injusto apoyarse en el entrenador para traer a un fichaje estrella y después no dar tiempo ni a ver cómo va.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos