Fútbol | Racing

La devolución de la marca Racing se vuelve a demorar

El Racing recuperará (a través de su fundación) la titularidad de sus marcas y escudos. /Alberto Aja
El Racing recuperará (a través de su fundación) la titularidad de sus marcas y escudos. / Alberto Aja

Un informe la tasa en 9,3 millones, pero solo si está ligada al club, y ahora se ha encargado una nueva valoración

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Una semana después de la fecha prevista para la firma, aún no se ha rubricado el contrato por el que el Gobierno de Cantabriadebía devolver al Racing la titularidad de sus marcas. Los motivos, la consulta que el propio club efectuó al Servicio de Asociaciones del Gobierno de Cantabria, el necesario visto bueno de la Secretaría o Jefatura de Servicio de la Consejería de Presidencia y un nuevo trámite que se ha unido a un proceso ya más largo que el de Kafka: una nueva tasación de la marca para actualizar la que se hizo en junio de 2016, que estimó su valor en 9,3 millones, pero siempre ligada al propio club, sin que tuviera virtualmente ningún valor por sí sola.

Eso es lo que señala el informe que el Gobierno de Cantabria solicitó sobre el valor de mercado de la marca Racing (con todas sus variantes, puesto que el Ejecutivo se hizo en diciembre de 2005 con la titularidad de catorce marcas, a la que se sumaría después la de la Fundación Real Racing Club) asciende a 9.297.082 euros.

PATENTES DE REGRESO

Marcas. Denominación
RealRacing Club; RealRacing Club SD; Real Racing ClubSantander*; Racing Sport*; El Periódico del Racing; Fundación RealRacing Club. (*En diferentes combinaciones entre sí).
Diseños industriales. Descripción.
Camisa blanca con detalles verdes y pantalón negro; y equipación verdinegra

Una cantidad que no se corresponde con el valor en Segunda División B, como señala el propio documento, pero que tiene en cuenta el «recuerdo de marca» y las expectativas de un ascenso dada la tradición del club en Primera y Segunda División.

El valor se calculó en junio de 2016 «con arreglo a los datos proporcionados por la sociedad peticionaria de esta valoración». Es decir, de CEP Cantabria, coordinadora autonómica de empresas públicas. El informe explica además que «no se asume ninguna responsabilidad sobre el estado de dominio y cargas que pudieran afectar a los derechos de propiedad industrial objeto de estudio» y especifica que «la posible existencia de otros datos podría haber determinado un resultado distinto al expuesto en el informe». Ahora el nuevo estudio en fase de redacción puede puntualizar este cálculo.

En su momento el Gobierno de Cantabria adquirió esta marca por una cantidad mucho mayor: 17,5 millones de euros. Una cantidad que nunca revertió en el equipo, sino que sirvió para que el anterior propietario levantara sus avales y vendiera por un precio simbólico el club al Ejecutivo. Fue una operación puente para buscar un nuevo propietario privado en la que el Racing, como sociedad, no fue más que un espectador que tuvo que comprometer créditos participativos con los que compensar esa inversión pública. Unos créditos que la posterior entrada en concurso de su nuevo accionista de referencia, el grupo Silver Eagle, dejo impagada.

Así, el Racing perdió sus marcas y el Gobierno su inversión mientras se continuaba con la segunda parte de la operación: ese movimiento de ida y vuelta que había permitido acudir con garantías al mercado financiero.

La sociedad anónima deportiva recibía durante once años una subvención anual de dos millones de euros que a su vez debía abonar a la administración autonómica en concepto de alquiler de la marca.

Se había acordado además la futura devolución de todos estos nombres comerciales, logoimágenes y diseños industriales a la conclusión del contrato, como así debe ocurrir cuando definitivamente se firme el documento, ya redactado, de devolución de la marca.

De hecho, el Tribunal de Cuentas señaló el 10 de marzo de 2016 el incumplimiento de la Ley de Finanzas de Cantabria por el desembolso de 17,5 millones de euros en concepto de «compra de marcas y derechos federativos» hasta 2013.

El ICAF, que heredó de CEP Cantabria la titularidad, reconoció en 2013 el deterioro total del derecho de crédito (11,8 millones de euros, incluyendo intereses), debido a su «dudosa recuperabilidad», según decía el tribunal, al haber acordado en enero de 2014 el Consejo de Gobierno autorizar la incoación de expediente de resolución del convenio con el Racing mediante el cual se articulaban las subvenciones que servían de garantía a dichos créditos.

Distintas variantes

Tras la operación rescate impulsada en 2005 para facilitar la salida del Grupo Sadisa del club sin que supusiera la pérdida de los más de 17 millones de euros que tenía avalados, el Gobierno de Cantabria pasó a ser propietario a través de una de sus sociedades pública, después reorganizadas en CEP, de la marca Racing en todas sus extensiones. Tanto del nombre oficial de la sociedad, Real Racing Club, como otras múltiples variantes, entre ellas Real Racing Club de Santander, además de la marca a través de la que entonces articulaba su tienda y merchandising (Racing Sport), del periódico que había comenzado a editar pocos años antes (El Periódico del Racing) y de dos equipaciones. Posteriormente se añadió a esta lista en cumplimiento del contrato la Fundación Real Racing Club, creada posteriormente; en todos los casos con sus correspondientes escudos (logos).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos