Fútbol | Amistoso

El test de Viadero da positivo

Javier Cotera

El Racing cuaja un buen partido ante el Sporting, el rival más fuerte de la pretemporada

J. LLATA | S. HERREROLuanco

Dice Ángel Viadero que la pretemporada es «un espacio común». Un momento donde el entrenador intenta empapar a sus futbolistas de argumentos y conceptos. Un lugar en el que los jugadores tratan de pulir la maquinaria para dar el máximo rendimiento posible durante los próximos once meses y, de paso, convencer al míster de sus posibilidades. Y un periodo en el que los aficionados esperan aunar esperanzas para lo que viene. No hay tiempo que perder. Porque, para un equipo como el Racing, la Segunda División B es el infierno y el calor de las llamas apremia a salir cuanto antes del pozo. El equipo cántabro tuvo este miércoles su prueba más seria del verano. Ante un rival de Segunda División como es el Sporting de Gijón. Lo que debería ser un derbi mucho más habitual si el club verdiblanco no estuviese hecho unos zorros por los desmanes del pasado. El test dio positivo para un Racing que aún tiene piezas por encajar y mucho por pulir. Al menos, las sensaciones fueron buenas ante un contrincante de mayor potencial.

1 Sporting

Mariño, Álex B., Barba, Sergio Álvarez, Castro, Carmona, Lora, Rubén García, Canell, Scepovic y Quintero. También jugaron: Whalley, Babín, Lillo, I. López, Viguera, Moi Gómez, Pedro Díaz, Juan Rodríguez, Nacho y Salvador.

1 Racing

Raúl Domínguez, Gándara, Gonzalo, Regalón, Julen Castañeda, Óscar Fernández, Héber, Borja Granero, Quique Rivero, Dani Aquino y Matías Aquino. También jugaron: Sergio Ruiz, Javi Cobo, Saúl, Pau Miguélez y Puras.

Goles
0-1, min. 57: Héber. 1-1, min. 75:Viguera.
Árbitro
Areces Franco (Comité Asturiano).
Incidencias
Campo de Miramar. Antes del partido se rindió homenaje y se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera entrenador de ambos equipos, el cántabro Manolo Preciado. 3.054 espectadores en las gradas.

El técnico santanderino, para aprovechar la entidad del rival y testar las hechuras de su equipo, alineó un hipotético once titular. El mismo que el pasado sábado frente al combinado de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), con la única variante de Óscar Fernández en lugar de César Díaz, que no entró en la citación por problemas físicos. Tampoco estuvieron los dos últimos fichajes, Juanjo y Antonio Tomás, que tendrán que esperar aún para estar al mismo ritmo que sus compañeros.

Como suele suceder en estos partidos con dos contendientes habitantes de distinto escalón, el Racing jugó de tú a tú al Sporting mientras éste le dejó. El Racing dispuso de la primera ocasión clara del encuentro. Un balón atrás de Héber le llegó a Óscar Fernández en el punto de penalti. El remate del de Piélagos, muy centrado, se fue directamente a las manos de Mariño. De todas formas, la jugada quedó invalidada por una falta en ataque de Borja Granero previa al remate. Héber empezó a cobrar protagonismo casi desde el inicio. El gallego completó una espectacular jugada por la izquierda en la que fue desbordando rivales, pero su centro final lo despejó la defensa rojiblanca. A la salida del córner, Gonzalo se encontró la pelota tras una serie de rechaces y no pudo conectar un remate con visos de gol.

A partir de ahí, gracias a su superior calidad, fue el conjunto dirigido por Paco Herrera el que marcó los tiempos. Se hizo con el dominio del balón y empezó a rondar el área ocupada ayer por Raúl Domínguez. Con algunos apuros y a base de solidaridad –que acabó penalizando a los cántabros en el aspecto físico–, la zaga racinguista permitió a su portero marcharse al descanso con los guantes prácticamente limpios. El Racing dejó buenas sensaciones en defensa. Gándara le quiere poner las cosas difíciles a Córcoles en el lateral derecho. Regalón se postula como líder de la zaga y Gonzalo mostró anticipación e ímpetu. Por su parte, Julen Castañeda estuvo sobrio y participativo en ataque. El principal pero, quizá, fue la falta de velocidad ante un rival con dinamita en ataque. Y al cruzar la línea del medio campo, tras el arreón inicial, a cuentagotas, el Racing dejó buenas acciones, especialmente a la contra y sobre todo por la banda izquierda, con un Héber que se acerca al inicio liguero en buena forma. Todo a falta de que se acoplen los engranajes de Juanjo y Antonio Tomás.

Diez cambios en el descanso

El Sporting realizó diez cambios en el intermedio, mientras que Viadero optó por cargar de más minutos a sus futbolistas. El equipo cántabro pudo adelantarse en el marcador en la primera jugada tras salir de los vestuarios. Dani Aquino recogió una pelota a unos treinta metros y, como el toro que ve capote, miró a la portería y se cegó. Desde tan lejos, el disparo parecía un caramelo para el arquero, pero la pelota golpeó en un central y estuvo a punto de colarse en la meta de Whalley.

El físico empezaba a pasar factura al Racing y Viadero decidió dar entrada a Sergio Ruiz y Javi Cobo para equilibrar el centro del campo. Retiró a Matías Aquino y Gonzalo y ubicó a Borja Granero como central. El equipo cántabro recuperó fuelle y, en una buena jugada combinativa, Héber se plantó en el área y fue derribado por Lillo. Penalti. El gallego, el mejor de los verdiblancos en la tarde de este miércoles, le pidió tirar la pena máxima a Dani Aquino y logró poner por delante a los santanderinos.

El Racing no sólo no se vino abajo físicamente ante un rival más freco, si no que volvió a igualar la posesión y mantener a raya al cuadro sportinguista durante un buen puñado de minutos. A los asturianos les empezó a escocer una posible derrota frente a un rival de Segunda División B y se tomaron más en serio sus avanzadillas sobre campo contrario. Los de Paco Herrera pudieron empatar. A la salida de un córner, un gran remate de cabeza de Nacho lo desvió de su arco Raúl Domínguez con una parada felina. Poco después, un disparo desde la frontal de Pedro Díaz no encontró portería.

Problemas físicos

El Sporting iba a lograr el empate, quizá, en la acción en la que la que menos lo mereció. Borja Granero ejecutó mal la salida de balón. El Sporting recuperó y el tiro de Pedro Díaz lo taponó el propio jugador valenciano, con las manos abrazadas a su cuerpo. El colegiado señaló penalti. Cuanto menos, riguroso. Viguera transformó desde los once metroa (1-1).

A esas alturas el Racing ya estaba muy tocado –Viadero dejó a varios de los canteranos en el banquillo y algunos de los futbolistas disputaron por primera vez en la pretemporada noventa minutos–. La carga de minutos pesaba ya demasiado y los calambres hicieron acto de presencia en algunas piernas. En los últimos compases, el equipo cántabro aguantó como buenamente pudo ante un Sporting que tampoco le puso en demasiados aprietos. Aunque la victoria, casi anecdótica en un partido de este tipo, pudo quedarse en casa si Nacho hubiese acertado con un tiro cruzado que se marchó rozando el poste. Dani Aquino puso la réplica con un lanzamiento ajustado desde la frontal que atrapó Whalley y que dio paso al pitido final.

El sábado, el Racing disputará su último partido de pretemporada. Será en el Fernando Astobiza de Sarón, frente al Cayón. A partir de las 19.00 horas. Una cita en la que, probablemente, Ángel Viadero le dé el protagonismo, como ya hizo en Escobedo, a los futbolistas más jóvenes del equipo verdiblanco, apenas una semana del comienzo liguero.

Fotos

Vídeos