Una docena repite, dos llegan nuevos y siete a prueba

Celedonio Martínez

Seis canteranos pelean una «oportunidad» a la espera de que lleguen los fichajes. Matías Aquino, hermano de Dani, tratará de convencer a los técnicos durante la pretemporada

M. MENOCAL SANTANDER.

Fue un día de reencuentros. Nadie se sintió extraño, porque los únicos que ayer acudieron con la vitola de nuevos fueron Quique Rivero, formado en La Albericia durante una década y que regresa tras cuatro años de exilio futbolístico, y Matias Aquino, que acudió al primer entrenamiento acompañado por su hermano, Dani. El primero es el primer fichaje del proyecto que ayer arrancó con la vista puesta en el ascenso; el segundo, un futbolista -delantero para más señas- que se encuentra libre y que las dos últimas temporadas militó en el Levante B. Llega a prueba y lo significativo es que es el hermano del jugador estrella de la plantilla, Dani. El goleador murciano lo presentó ayer en sociedad y al 'prao'.

Ahora se tendrá que ganar el puesto él solo, al igual que Javi Gómez, Borja Ares, Darío, Chus Puras, Miguel Goñi y Gonzalo, los canteranos de turno que como cada verano completan una plantilla en vías de construcción. «Estos chicos que parten del filial y del juvenil; ahora es cuestión de ver cómo progresan. En las pretemporadas se ven muchas cosas y se igualan. Eso se lo tienen que ganar ellos». Todos los años alguno se gana un sitio. El año pasado Gándara, Sergio Ruiz y Javi Cobo aprovecharon su oportunidad y el anterior Óscar Fernández convenció a los técnicos. Más atrás los hermanos San Emeterio, Borja y Fede, David Concha... La lista crece, quizás no al ritmo que le vendría mejor al club -por numerosos aspectos-, pero siempre alguno de los chavales se suma a la causa. Las miradas ayer estaban puestas en Javi Gómez o Goñi, ambos centrales, ya que en su posición aún está todo por decidir. Chus Puras, Darío y Ares también son defensas, probablemente la demarcación más desguarnecida. Todos se unirán a David Córcoles, Julen Castañeda y el otro de los fichajes, Gonzalo de la Fuente, a quien no se le pudo ver ayer puesto que salió corriendo ante una de esas inminencias que no se pueden dejar pasar: Su mujer dio a luz.

Lo que ayer se pudo ver no sirvió mas que para comprobar si alguno ha llegado pasado de peso o se ha cuidado como debe. A últimos de esta semana -o a lo sumo la que viene- los futbolistas se someterán a las pruebas médicas de rigor, la primera toma de referencia antes de que comience el trabajo serio. Ninguno sorprendió. Sergio Camus volvió a saludar a muchos de los que fueron sus compañeros hasta diciembre, tras regresar de jugar cedido en el Arenas de Getxo, precisamente uno de los próximos rivales del Racing en su estrenado Grupo II.

También se le pudo ver con buen talante a Javi Cobo, con el que parece -salvo sorpresa con la que no cuenta el club- han terminado los problemas sobre la duración de su contrato, que acabaron con el chaval fuera del equipo en el último tramo de temporada. Compartió el trabajo con el resto de la plantilla a diferencia de lo que le ocurrió en el mes de junio que se lo pasó en solitario. Cobo, Sergio Ruiz, Rivero y Granero forman el centro del campo del equipo.

Sin Alberto y Beobide

Hubo dos ausencias, que pese a no ser oficiales se contaba con ellas. Por un lado, Jagoba Beobide del que no se tienen noticias. Al vasco no le convenció la oferta de renovación racinguista. Por otro, Alberto. El canterano tampoco aceptó la propuesta del club para quedarse y ayer entrenó en Mieres a las órdenes de Paco Fernández en el Caudal. El joven futbolista se marcha en busca de los minutos que en Santander iba a tener muy complicado sumar. El exentrenador racinguista se lo lleva para su equipo. Y finalmente, además de Óscar y Héber Pena, que acudieron a trabajar como es de ley, también se les vio entre risas a Iván Crespo, Raúl Domínguez y Dani Aquino, todos ellos, renovados para este nuevo proyecto. Al primero de ellos, el club le ha mejorado las condiciones y le ha aumentado el contrato, al último se lo tendrá que hacer. A Aquino lo querían -y mucho- varios equipos de la categoría de esos que Viadero asegura están «reventando el mercado». Apunta a días de negociaciones.

Fotos

Vídeos