Un entrenador con cintura

Pouso es un líder silencioso.Humilde en declaraciones,claro, sincero y directo antela prensa, pero muy cercanoy hasta bromista con los suyos

Lorenzo A.Manchado
LORENZO A.MANCHADO

El modelo de juego al que nos tiene acostumbrados Carlos Pouso es sobre todo uno en el que lo primordial son los jugadores y no es un tópico sencillo.Por supuesto que es un entrenador bastante intervencionista tanto en el desarrollo del modelo de juego como durante los partidos, pero siempre anteponiendo la realidad de su plantilla a sus ideas. No buscará que ningún jugador haga nada con lo que no se sienta cómodo o todavía no tenga bien automatizado, sino que siempre va buscando que todas las tareas que encomienda a cada jugador estén acordes a lo que este puede realizar en el campo. Ideas claras y ambición de que se lleven a cabo, pero con los auténticos protagonistas como foco de ellas.

El técnico de Lejona busca a menudo un estilo de juego rápido y moderno para sus equipos. Rápido en cuanto a la velocidad a la que pide que se ejecuten tanto los ataques como las presiones y moderno porque es muy moldeable tanto al rival como al momento exacto de sus equipos. No nos encontramos con un técnico con un esquema inamovible si no que a menudo variará matices y conductas de sus jugadores para intentar sacar el máximo provecho de los suyos y hacer lo más incómodo posible el partido a los contrarios. Juego de toque, de líneas juntas tanto en ataque como en defensa y valiente en los planteamientos, siempre que puede intenta que sus conjuntos sean los protagonistas en los partidos.

Inicio de juego por abajo cuando sea posible y realmente dañe al rival e ir ganando metros poco a poco asegurando la posesión, pero sin caer en un manejo inútil de la pelota, si lo que demanda la situación es un balón directo, sus jugadores lo buscarán y estará claro cómo y dónde hacerlo.

Prefiere una presión alta a un repliegue bajo y sobre todo que los rivales tengan la pelota menos que los suyos. Esfuerzo físico, ayudas y solidaridad a la hora de recuperar el balón son las señas de identidad de sus equipos.

Pouso es un líder silencioso. Humilde en declaraciones, claro, sincero y directo ante la prensa, pero muy cercano y hasta bromista con los suyos.Necesita para que sus equipos den el máximo rendimiento que el ambiente sea bueno en el vestuario y esto lo consigue siendo alguien que sin figurar como el primero sí que es metódico en lo que quiere y en cómo conseguirlo. Una de sus virtudes ha sido siempre el acertar con la gente que formaba parte de sus plantillas para tener esos perfiles que se ajustan mejor a la manera que tiene de entender al jugador y su profesión. Es una incógnita saber qué tal le puede ir entrando en un vestuario a mitad de temporada con unos objetivos tan ambiciosos y con una plantilla que en gran medida desconoce. Sobre todo en el plano personal que es donde él marca las diferencias y donde consigue que cada miembro del equipo saque su verdadero potencial y lo ponga al servicio del conjunto y del grupo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos