Fútbol-Racing

«Lo de Gijón servirá como toque de atención para que los jugadores pinen las orejas»

Ángel Zorrilla, en las instalaciones de El Diario Montañés. /Javier Cotera
Ángel Zorrilla, en las instalaciones de El Diario Montañés. / Javier Cotera

Ángel Zorrilla, presidente de la Asociación de Peñas del Racing, cree que «es una responsabilidad continuar el trabajo de mis compañeros»

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Ángel Zorrilla Santamaría (Santander, 1978) lleva un mes como presidente de la Asociación de Peñas Racinguistas. La cabeza visible de una afición que es un pilar principal del Racing: «Es un orgullo y a la vez una responsabilidad». Miembro del colectivo Ojáncanos y abonado número 3.883 del club, a pesar del cargo sigue siendo un seguidor más. Vio a su equipo en los partidos de casa; ante el Leioa, en Copa; así como frente al Gernika y el Sporting B -estos tres últimos a domicilio-. «No ha sido un mes fácil, sobre todo en lo deportivo». El mal rato por el que pasa el equipo terminó en bronca de la grada a sus futbolistas el pasado domingo: «Creo que lo de Gijón servirá de toque de atención para que los jugadores pinen las orejas».

-¿Cómo surgió la posibilidad de acceder a la presidencia de la APR?

-Fue una petición de unas cuantas peñas. Después de que Sonia Díaz -anterior presidenta- cesara en su cargo, varias peñas se pusieron en contacto conmigo, para valorar la posibilidad de que me presentase. Me lo pensé y, adelante. En un principio no era mi intención. Surgió.

«Si el Racing juega como Viadero quiere, hay plantilla para salir adelante»

«No estamos dispuestos a pagar precios de Champions o de Primera en otros campos»

-¿Cuáles fueron los argumentos que le dieron para elegirle a usted?

-Ante todo, veían en mí una persona racinguista, de consenso y capacitado para el puesto.

-Lleva un mes en el cargo, ¿qué balance hace de este periodo?

-No ha sido un mes fácil, sobre todo en lo deportivo. Pero poco a poco vamos a intentar hacer cosas. Ya no tengo tiempo libre (risas). Además de mi trabajo y de la presidencia de la APR colaboro con el Balonmano Pereda. Entre viajes con uno y viajes con otro, tengo el tiempo totalmente absorbido. La familia y demás... Ahora es más difícil compaginar todo.

-La primera acción de su directiva fue el comunicado advirtiendo a los clubes rivales de que, ante precios altos en las entradas, las peñas racinguistas no organizarían viajes.

-Fue una iniciativa de unas cuantas peñas. Tenemos un grupo en el que hablamos todos los días, preparamos los viajes... Se comentó la posibilidad de emitir un comunicado. El Racing, en este grupo II, es el gallo, el que más gente mueve. Entonces, ante la posibilidad de que hubiese precios altos, emitimos el comunicado. Siempre, desde el respeto a los clubes, que tienen la potestad de poner los precios que quieran. Cada uno en su casa hace lo que quiere. Entonces nosotros valoramos la posibilidad de que, ante precios altos, no organizaríamos viajes como peñas. Luego, cada uno es libre de viajar, pagar 20 o 25 euros. Estábamos respaldados por el Racing y veíamos el báremo que utiliza el Racing en El Sardinero. Son unos precios asequibles para la categoría. No estamos dispuestos a pagar precios de Champions o de Primera División.

JUNTA DIRECTIVA DE LA APR

Ángel Zorrilla
Presidente (Peña Ojáncanos).
Desiré Salas
Vicepresidenta (Peña Racinguistas OnLine).
Josechu Collantes
Secretario (Peña Gastronómica Racinguista El Cachopo).
Tati Ruiz
Tesorera (Peña Aúpa Racing).
Sara Tezanos
Vocal (Peña Racinguistas OnLine).
Andrés Mediavilla
Vocal (Peña Gastronómica Racinguista El Cachopo).

-Parece que ese mensaje ha llegado a los rivales.

-Sí. El precio de Gernika estaba bien. En Gijón, en un estadio de Primera División, eran quince euros. Y para Leioa, el domingo, doce.

-Dentro de lo malo que es estar en Segunda B, la afición ha sido beneficiada por el cambio de grupo.

-Por lo menos las distancias son menores. Yo a Gernika fui después de comer. Hay gente a la que le gusta pasar el día. Los desplazamientos más largos son los de Tudela o Tafalla, que son unas tres horas. O el de Irún, unas dos horas y media. Pero el resto, tenemos un abanico de hora y media. Para ir y venir, tranquilamente.

-Uno de los pilares de la supervivencia del club ha sido la afición. Eso, ¿añade responsabilidad al cargo?

-Sí, porque gracias a esta afición, hoy hay club. Es una responsabilidad continuar el trabajo que han realizado mis anteriores compañeros y que no se pierda eso. Somos de un equipo que en los últimos años ha movido muchísima gente y eso es para sentirse orgulloso, pero a la vez también es una responsabilidad. Muchos clubes nos envidian. Somos un club grande en la categoría. Para mover unas 800 personas el otro día en Gijón, en Primera División, muchos clubes no lo hacen. O los 5.000 de la temporada pasada en León. Sales en la prensa nacional. 5.000 personas en Segunda B... Casi no lo mueven ni los grandes de Primera, salvo en finales. Yo creo que este año Logroño puede ser el punto álgido.

-¿Está preparado para las críticas?

-Ya las ha habido, desde el primer día. Por amistades políticas que tienes, te tachan de un lado o del otro. Es algo que llevaré con normalidad. Ahora en redes sociales entro menos. Además, hay que medir más lo que haces y lo que dices.

-¿Tiene en mente alguna medida o iniciativa para poner en práctica durante su mandato?

-Es algo que estamos estudiando. En breve tendremos la primera reunión de peñas de la temporada. Estamos hablando en la junta directiva las diferentes medidas e iniciativas a tomar e informaremos en su debido momento. Antes preferimos comunicárselo a las peñas.

-¿Cómo está siendo la comunicación entre la nueva directiva de la APR y el club?

-Es una comunicación fluida. Hablamos casi todos los días. Para preparar los viajes y los temas de las entradas. Y cuando ha habido que hacerles una pequeña crítica o decirles que algo no nos parecía bien, se lo hemos expresado. No hay ningún problema por hacerlo.

-¿Qué supone para las peñas racinguistas tener un espacio como La Gradona?

-Es un espacio, una grada de animación, envidia en muchos campos y para muchos clubes.

-A estas alturas, el club tiene más abonados que la pasada campaña por estas fechas.

-Es una buena noticia. Llevamos en Segunda B tres años seguidos. Aumentar el número de abonados en esta situación es para estar contentos, entre comillas. Si el equipo arranca, en la segunda vuelta quizá se pueda llegar a los 10.000. Sería una cifra para estar más que orgullosos.

-Y el número de asociados de la APR, ¿también crece?

-Ahora mismo tenemos 23 peñas. Lógicamente, en Primera División había más. Pero en Segunda B también se han creado tres o cuatro y eso es un dato a tener en cuenta. El objetivo es intentar aglutinar al mayor número de peñas posible y otras que se han ido, que vuelvan.

-Sin embargo, parece que en el tercer año en Segunda B, la paciencia se va a agotando y la grada ya mostró su enfado el domingo tras la derrota de Gijón.

-La situación no es para tirar cohetes. Llevamos cuatro partidos y antes no se había visto la situación de que la grada pitase al equipo. Yo creo que les va a servir como un toque de atención para que los jugadores pinen las orejas y sepan que no todo van a ser aplausos. Estamos en la jornada cuarta y hay margen suficiente. La gente lo ha tomado como un toque de atención para los jugadores. La comunión entre la grada y césped tiene margen para que el equipo maniobre y torne esos pitos en aplausos otra vez. Pero está en manos de los futbolistas, claro.

-Pasando al Ángel Zorrilla aficionado, ¿qué cree que le pasa al equipo?

-Me da la impresión de que el equipo no está cómodo. En comparación con el año pasado, había resultados y el equipo sabía a lo que jugaba. No se quedó campeón por la diferencia de goles con la Cultural. Pero este año veo que no está cómodo, el balón le quema, no está acostumbrado a jugar a lo que pide el entrenador. O cambia el entrenador o los jugadores se adaptan rápido al sistema.

-Los fichajes, ¿le convencen?

-Llevamos cuatro jornadas. A Antonio Tomás le hemos visto media hora y vamos a tardar en verle otros tres partidos. La defensa, quitando el fallo puntual del otro día de Gonzalo, a mí me gusta. Juanjo en la delantera vino bajo de forma, vamos a darle un margen de confianza. Y Quique Rivero, yo creo que está cumpliendo.

-¿La afición ha perdido la confianza en Ángel Viadero?

-Después del último partido, hay gente que ha perdido la confianza en él. Pero llevamos cuatro jornadas y hay margen para enmendar el error. Hay gente que todavía confía en él. Yo sigo confiando en él. Siempre y cuando me demuestre, como lo hizo el año pasado... Entonces no jugábamos bonito, pero había resultados. Yo creo que si él juega como él quiere, el equipo saldrá adelante. Que él sea capaz de decir: 'Vamos a jugar como yo quiero jugar'. Este grupo no es para jugar como le quieren hacer ver. Si el Racing juega como él quiere, hay equipo para salir adelante.

-¿Es optimista de cara a la consecución del ascenso?

-Hay que ser optimista sí o sí. Para el club es imprescindible, porque además este año empieza el tramo más fuerte del convenio de acreedores. Es vital y creo que en el club son conscientes de ello.

-¿Cómo valora la entrada del grupo Pitma en el Racing?

-Es un inversor de aquí, de Cantabria. Es positivo, porque el club ahora mismo tiene una viabilidad y un respaldo que antes no tenía. Es un alivio. Sobre todo siendo de Cantabria, porque si viene uno de fuera, mañana huye y ahí te quedas. El club era de los aficionados, pero no había más. Los aficionados al final hemos puesto el dinero que hemos llegado a poner. Entonces, ha llegado Pitma y se ha convertido en dueño del club. Nos guste o no, si no hemos sido capaces de poner más recursos, es lo que nos queda.

Fotos

Vídeos