Héber Pena, víctima de la sospecha

Héber Pena, por su juego vertical y atrevido, siempre ha sido objeto de numerosas faltas. Ahora se debate si son punibles o simuladas. :: andrés fernández

El Racing deja entrever una supuesta conducta premeditada de los árbitros al juzgar como simuladas muchas de las acciones del gallego dentro del área rival. «Igual piensan que les engaño», se lamenta el futbolista

MARCOS MENOCAL

santander. «Igual piensan que les engaño» decía extrañado Héber Pena en La Albericia cuando se le preguntaba por las últimas decisiones arbitrales que le afectan directamente. «Es cierto que a algunos los conozco y sé que ven los partidos anteriores en los que me han pitado varios penaltis. No sé qué pensar...», añadía. Sus palabras son la continuación de las que su entrenador, Ángel Viadero, pronunció el pasado domingo al finalizar el partido ante el Athletic B. Con ellas denunció una presunta conducta premeditada de los árbitros con el gallego, a quien no le han señalado algunas faltas o penaltis que veía evidentes: «Es un jugador muy vertical y ve mermado su potencial. Lo que está claro es que lo que es, es. Las acciones que son hay que señalarlas», indicó entonces el técnico. El jugador gallego fue víctima de sendos penaltis, uno en Guernica y cuatro días después otro en Lejona (Copa), y desde entonces la sombra de la sospecha se cierne sobre él. Su estilo tan directo, su regate y su habilidad en el uno contra aumentan la posibilidad de ser objeto de falta y con ello su condición de sospechoso. «Le están dificultando el poder encarar, le están limitando su capacidad y el Racing sale perjudicado», dejó entrever Viadero. Al entrenador le costó denunciarlo, de hecho adelantó que lo hizo «con mucho respeto y después de haber ganado». Y es que en los últimos minutos del partido ante los bilbaínos, Pena fue derribado por un defensor del Athletic B sin que el colegiado señalase nada cuando la grada pedía penalti. «Para mí fue falta clara. En el partido pensé que había mas disputa por la pelota, pero vi la jugada repetida y se abalanza detrás de mi sin tocar la pelota. El arbitro pensó que no era suficiente para derribarme», explicó el futbolista.

La acción del domingo en El Sardinero fue fuera del área a pesar de que Pena cayese dentro, pero en cualquier caso fue el detonante de un posible comportamiento que -según el Racing a través de su entrenador- «está ocurriendo y esta imposibilitando aportar al equipo más».

JUGADAS POLÉMICAS

uGernika-Racing
Héber se marcha por la banda izquierda y al regatear en el área rival es derribado. Señalaron penalti.
uLeioa-Racing (Copa)
Partido de Copa. Héber recibe una falta al regatear en el área vizcaíno. Penalti anotado por el gallego.
uRacing-Mirandés
Con 0-1 en el marcador, Pena es derribado en el área burgalés. No se señala pena máxima.
uSporting B-Racing
Un central asturiano empuja a Héber en el área al principio del partido con empate a cero. No se señaló nada.
uRacing-Athletic B
El gallego cae derribado fuera del área, pero cae dentro. Posible falta. El árbitro no señaló nada.

Los defensas conocen las cualidades del extremo zurdo verdiblanco y saben que cuando encara es difícil detenerlo. Sin embargo, esa virtud se convierte en penitencia. «En Guernica me señalan un penalti claro. Lo mismo que en Lejona, pero es que antes en Gijón me hacen falta en el área y no lo pitan y ante el Mirandés, cuando ya acababa el partido, tampoco. No hay que darle muchas vueltas, pero es así», enumeró la víctima o el sospechoso, según se mire.

Catorce penaltis en juveniles

Su fútbol atrevido y ultraofensivo no es tampoco nuevo y los futbolistas que son así reciben muchas faltas. «Siempre he jugado así. Siempre me vi envuelto en este tipo de situaciones y ya en mi etapa de juvenil, como bien dijo 'Stili', me pitaron 14 penaltis», recordó. Las palabras del futbolista llegaron al hilo de las que lanzó Antonio López 'Stili', el que fuese entrenador del Héber Pena en el Somozas cuando el futbolista fue cedido por el Racing de Ferrol, con motivo del duelo entre gallegos y cántabros de la pasada temporada. Su exentrenador reconoció las habilidades del racinguista. «El penalti que nos pitan ya sabemos cómo es Héber y el peligro que tiene cuando pisa el área». En juveniles «no nos seguían tanto, eran categorías más pequeñas y no se fijaban tanto en cómo jugaba cada jugador. Son anécdotas», concluyó Pena al respecto.

Nadie duda de que cuando alguien encara y conduce el balón tan cerca del pie es susceptible de ser derribado. Es el fútbol al límite. «Son mis características y no voy a renunciar porque no me piten las faltas. Es algo natural; los árbitros quieren acertar».

Parece obvio que cuando un jugador llega una vez a la zona de peligro «no tiene tantas posibilidades de que le hagan penalti como el que llega muchas más», añadió el protagonista de esta supuesta práctica. Las miradas en esta insólita situación se centran, además de en el Racing y en el propio Héber Pena -posibles damnificados si fuera cierta esa presunta conducta arbitral condicionada- en los propios colegiados. Ninguna de las partes que intervienen en un partido de fútbol es un compartimento estanco aislado de la realidad. Sin embargo, el estamento arbitral debe estar por encima de cualquier duda.

Héber dio su particular versión sobre cómo reaccionan los de negro cuando cae repetidamente en el área sin que señalen nada. «Me dicen que no es suficiente cuando me dan. Otras veces me dan y te dejas caer para que vean que es suficiente y te dicen que te dejas caer. A veces no sabes qué es mejor y cómo actuar». El gallego quiso dejar claro que él intenta «ser lo mas legal posible. En la jugada de ayer (del domingo) si hubiera podido continuar lo hubiera hecho, pero no pude. En otras pasa igual...».

Con el protagonista en el punto de mira, con los árbitros bajo sospecha... ¿Qué pasa con los defensas rivales? El zurdo explicó lo que le ocurre. «Empiezan a protestar al árbitro que me tiro constantemente, pero y pienso que no se dejen influenciar», admitió. Las cartas están sobre la mesa.

Fotos

Vídeos