Las máquinas entran a El Sardinero

Los operarios levantarán todo el césped del estadio para volver a sembrar. / SANE

Los operarios de Agrocampo comenzaron a trabajar a contrarreloj para restaurar el maltrecho césped del estadio

MARCOS MENOCAL SANTANDER.

Las máquinas tomaron El Sardinero. El pasado viernes, los operarios comenzaron a preparar lo que será el panorama habitual hasta prácticamente los días previos al primer partido de Liga, el próximo 20 de agosto. Serán algo más de tres semanas de trabajo contrarreloj para restablecer el césped del estadio que quedó muy deteriorado tras acoger el pasado 15 de julio el concierto de Enrique Iglesias.

En el club contaban con que el terreno de juego sufriría un importante daño al instalar la enorme estructura que sostenía el escenario del artista. No obstante, la sorpresa -relativa porque era algo que entraba en los cálculos- llegó al comprobar que la zona que estuvo cubierta, al levantar y retirar el escenario, presentaba un estado tan comprometido que requerirá un levantamiento total y absoluto.

Lo que realmente acabó por deteriorar en exceso el verde fue el tiempo que permaneció tapado; más de una semana. En la jornada de ayer comenzaron, precisamente, los trabajos que comprenderán varias fases. La primera será la de escarificar, una práctica que consiste en remover la tierra antes de sembrarla para que se airee.

Además de los preparativos que conlleva, se necesitará también un tiempo determinado para que la superficie quede preparada para el siguiente proceso. A continuación se le realizará un pinchado, procedimiento a través del cual el césped potencia los beneficios de la aireación, que mejoran la entrada de agua y nutrientes en el perfil del suelo. Después se le echará arena. No se ha precisado cuánto tiempo llevarán estas primeras tareas previas a las propias de abono y sembrado. A pesar de que no todo el rectángulo de juego presenta las mismas condiciones es evidente que los operarios se verán obligados a levantar la superficie total para buscar la homogeneidad.

El contratiempo supone que el Racing no podrá pisar su estadio -salvo sorpresa- hasta la última semana antes de que dé comienzo la competición. De hecho, el partido de presentación que estaba ya programado ante el Sporting de Gijón para el 9 de agosto fue trasladado a Marino de Luanco para no arriesgar y dar un paso atrás en la recuperación de la hierba. Viadero no podrá entrenar en el escenario de los partidos del equipo durante la pretemporada. Hasta la semana que viene no se conocerá si el Racing jugará la primera jornada como local o por lo contrario le tocará viajar. No tiene fecha programada -tras el desconcierto en el que actualmente está sumida la Federación Española con la prisión del aún presidente, Ángel María Villar- pero todo indica que el próximo 25 o 26 de julio podría realizarse el sorteo del calendario liguero.

El Racing no pisará su estadio hasta la semana previa al comienzo de la Liga

Ahorro en los costes

En cuanto al coste de los trabajos, el Racing ha tratado de rebajar todo lo que ha podido el presupuesto de su adecentado. Dicha circunstancia ha sido posible, fundamentalmente, por la predisposición de Raúl Fernández, propietario de Agrocampo, y consejero del club en una etapa anterior. En un principio, la entidad cobró de la productora del concierto 80.000 euros en concepto de alquiler por las instalaciones y como indemnización de los posibles desperfectos posteriores. Ahora bien, desde la directiva siempre se ha pretendido no emplear todo el montante y así poder destinar una partida a otros posibles gastos del club.

Por otro lado, la plantilla gozará del primer día de descanso desde que la pretemporada comenzase el pasado lunes. Mañana regresarán a los entrenamientos, en doble sesión -ambas en La Albericia- y el próximo martes llegará el primer partido amistoso, en Amorebieta.

Fotos

Vídeos