«Era el momento de echar una mano»

Juanjo y Antonio Tomás se reencuentran en el Racing después de una década / Celedonio

Juanjo y Antonio Tomás, canteranos de la misma quinta, vuelven a coincidir en el Racing | Los dos cántabros, a los que une una gran amistad, regresan tras varios años en otros equipos a un Racing del que han estado siempre muy pendientes, sobre todo en los años duros

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Los protagonistas de esta historia son dos niños de diez años. El paso del tiempo hace que Juanjo Expósito (Ontaneda, 1985) y Antonio Tomás González (Cartes, 1985) cumplan los 32 años en este 2017. Pero en sus ojos hay la misma ilusión que la que tenían esos críos de una década de vida. Fue entonces cuando Juanjo y Antonio Tomás -así se les conoce en el mundo del fútbol- se pusieron por primera vez una camiseta del Racing.

El club en el que se hicieron amigos, se formaron como jugadores, debutaron en Primera... Y del que se fueron para probar suerte en otros lugares. Ahora, cuando encaran el tramo final de sus vidas como futbolistas, los dos amigos se reencuentran en un Racing que lucha por volver al fútbol profesional. Un paso por la Segunda B que para ninguno es un desmerecimiento tras jugar en categorías superiores. Regresar al club de sus vidas no es más que un honor para aquellos niños de diez años a los que el tiempo no ha mermado ni un ápice su amor por el Racing. Los dos coinciden que en este punto de sus carreras «era el momento de echar una mano» a su equipo.

«La cosa cambia mucho. Ahora la responsabilidad es mucho mayor» Juanjo, Delantero del Racing

«¿Cuánto hemos jugado juntos?». A Juanjo le cuesta recordar las temporadas que ha estado en el campo con su amigo de Cartes. «Yo diría que seis». «Y en el Numancia, otra», apunta rápido Antonio Tomás. En el conjunto soriano compartieron vestuario en la temporada 2012-2013, la primera de las cuatro que pasó el centrocampista en Los Pajaritos y que era la segunda de Juanjo con el Numancia. La carrera de Antonio Tomás ha estado más concentrada que la de su amigo. Del Racing al Deportivo de La Coruña, donde estuvo cuatro temporadas. A un paso fugaz por el Zaragoza -una campaña- le siguieron cuatro cursos en el Numancia. En la última temporada ha militado en el Veria de la Liga griega. Mientras, la carrera de Juanjo es de esas que hacen que a uno le llamen 'trotamundos'. Del Racing al Sevilla -filial y primer equipo-; vuelta a casa, marcha al Alavés y retorno al Racing. Córdoba, Salamanca, Numancia, Ponferradina, Tenerife, Llagostera, Almería... Las maletas de Juanjo casi no han descansado en una década antes de volver a casa.

«En aquellos años difíciles, desde fuera se vio una situación muy complicada» Antonio Tomás, Centrocampista del Racing

Pero la distancia no ha hecho merma en la amistad que ambos cántabros labraron en el inicio de su infancia racinguista. «A Antonio le considero de la familia. Y creo que es recíproco. El vino a mi boda y yo fui a la suya, nuestros padres y mujeres se conocen...», señala Juanjo. «Desde los 10 años que entré con él en el Racing hasta ahora... Obviamente, cuando hemos estado lejos, habrá habido algún mes que no hayamos hablado, pero siempre hemos mantenido el contacto». Juanjo, que fue el primero de los dos en firmar por el Racing, no dudó ni un segundo en llamar a su amigo Antonio Tomás. «Le dije que tenía que estar aquí, que iba a ser un año muy bonito».

Los años duros

A la vez que han mantenido esa amistad, Juanjo y Antonio Tomás han estado muy pendientes de su Racing. De los éxitos, pero sobre todo de los años más oscuros. De esa 'Era Okupa' que casi lo desmantela todo. «Desde fuera se ha visto una situación muy complicada. He visto desde un hombre indio en la grada, a gente intentando asaltar el palco, personas que han robado...». Antonio Tomás tuerce el gesto al hablar del Racing de no hace mucho tiempo. «Es que fue muy duro, de verdad. Yo lo he vivido todo al minuto. He seguido al equipo en Primera, cuando me fui, en Segunda... Y en Segunda B, a través de reportajes. Cuando yo estaba aquí el Racing era un club estable económicamente, en Primera División, jugando la UEFA. Y a pasar que compañeros que tenía aquí que decían que les habían cortado el agua caliente.... En estos años he mantenido la relación con el cuerpo médico, con Adolfo (Mayordomo), con Ángel (Viadero)...», relata Juanjo. «Y da mucha rabia, porque yo he jugado en el Racing desde que tenía diez años. Y para mí es el equipo de mi vida. Quieras que no, lo sigues y te da mucha rabia lo que le han hecho».

«Le dije a Antonio Tomás que tenía que estar aquí, que iba a ser un año bonito» Juanjo, Delantero del Racing

Pero por suerte, el panorama actual es bien distinto. «Es una situación totalmente contraria. Con gente de casa, que intenta sumar, la afición que también quiere sumar... Al final creo que en el fútbol es lo más bonito y lo que más une», afirma el centrocampista de Cartes. Su amigo de Ontaneda coincide en el diagnóstico. «Ahora, poco a poco está volviendo a salir adelante y creo que con un poquillo de tiempo, poco a poco el barco se volverá a enderezar».

Aquellos años de penurias alimentaron en ambos canteranos el deseo de regresar algún día. «Si me lo planteé. Y creo que era el momento», apunta el ariete de Ontaneda. «Creo que el retorno se trata un poco de eso», añade Antonio Tomás. «No sé dónde nos pondrá el fútbol a final de temporada, pero si estamos aquí es para intentar echar una mano desde donde sea: en el campo, fuera, en el vestuario... En lo que haga falta. Toda la gente que trabaja en en este club mira al 100% por él y nosotros que hemos estado aquí desde niños, pues igual». Juanjo no duda en señalar que «al Racing le debo todo. Toda mi carrera futbolística es gracias a este escudo». Por eso no ha habido dudas al regresar a casa.

Responsabilidad

Aquellos niños de diez años que se fueron del Racing en la temporada en la que cumplían 22 regresan ya con los 32 (Antonio Tomás) o cerca de cumplirlos (Juanjo, el 20 de octubre). Hombres cargados de experiencia futbolística. «La cosa cambia mucho», señala Juanjo con media sonrisa. «Ahora, la responsabilidad es mucho mayor. Con 18 años empiezas a jugar con los que son tus ídolos. Entonces había jugadores de mucho más peso que venían de fuera. Aunque sí que es verdad que el año de Antonio y mío tuvimos mucho peso en el equipo, jugamos muchos partidos de titular el año de Manolo Preciado (temporada 2005-2006), que nos salvamos en la penúltima jornada contra Osasuna. Pero ahora se ve de otra manera. Tienes diez años más, mucha más experiencia y muchos partidos a la espalda. Sabes de qué van los partidos, los vestuarios. Quieras que no, la madurez te hace ser un jugador bastante más completo».

«Hay jugadores jóvenes y gente con calidad y que tiene aún mucha progresión» Antonio Tomás, Centrocampista del Racing

Ellos son distintos y el Racing, también. «El Racing del que yo me voy es un equipo hecho a base de buenos jugadores, de mucho dinero, de gente profesional que llevaba muchos años jugando al fútbol», comenta Antonio Tomás.» Y el Racing al que llego es un equipo con chicos jóvenes, gente de Segunda que ha venido a jugar aquí, a apoyar al equipo. Futbolistas con mucha hambre, jugadores con calidad pero que todavía tienen mucha progresión».

Los dos chavales que en 1995 se pusieron por primera vez una camiseta del Racing en uno de sus equipos de base son hoy dos de los pilares en los que sustentar otro asalto al fútbol profesional. Dos hombres que intentarán aplicar todo «lo aprendido en este tiempo» de ausencia, dice Juanjo. Lo harán en un club «de Primera División que ahora mismo está en una mala circunstancia», concluye Antonio Tomás. El que les dio la primera oportunidad de llamarse futbolistas. El que llevan muy dentro y por el que echarán esa mano más que necesaria para que el Racing vuelva a ser grande.

Fotos

Vídeos