Fútbol / Racing

El mundo al revés, once días después

El mundo al revés, once días después
Roberto Ruiz

iadero jugará ante el Lealtad con los mismos futbolistas que sacaron al equipo del abismo y salvaron su puesto. Álex García será la única novedad por obligación

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Dos semanas es el tiempo que necesita el españolito de turno para comerse el mundo; le mete tropecientos kilómetros al coche en un baile frenético de ciudades, o bien se pone como un tizón esparramado en la tumbona o como Don Pin-Pón a base del todo inducido en un hotel sin complejos. Quince días son unas vacaciones bien apañadas. Pues ni eso ha hecho falta en el Racing para mandar de asueto el mal presentimiento que azotaba al equipo. El próximo miércoles se cumplirán dos semanas desde que el entrenador pendiese de un hilo y el equipo no sabía a qué jugaba. Sí es que no hay nada como unas vacaciones; de cuerpo y alma. Le cambian a uno . «¡Sí es que tienes hasta otra cara!». ¿Quién no ha escuchado algo así a la vuelta de un periodo vacacional? Mano de Santo, oigan. Cuando esta tarde (17.00 horas) el Racing salte a El Sardinero para enfrentarse al Lealtad los jugadores parecerán más altos, más fuertes y alguno hasta más guapo. Y en la grada, nadie se mirará de reojo y suspirará para dentro. Los resultados –dos victorias consecutivas, ante el Burgos y el Caudal– son el bálsamo perfecto contra la rutina. Ya pueden inventar los nuevos teóricos del fútbol lo que quieran que lo único que sienta como unas vacaciones es ganar. Lo cura todo.

El Racing lo sabe y su entrenador más que nadie. Por eso, no hay mejor manera de disfrutar de ellas que dejando que la familia se lo pase bien; que los niños quieren piscina, pues piscina. Que los canteranos tiraron del carro en el momento más difícil, pues que los canteranos sigan. Viadero pondrá hoy en el campo la misma alineación que en estos quince días ha dado muestras de disfrutar y hacer que disfrute el resto. Álex García será la única novedad –por obligación–; el cántabro ocupará el puesto de Julen Castañeda, sancionado. El de Beranga se reconvertirá en lateral al igual que Sergio Ruiz –uno por la izquierda y el otro por la derecha–, del mismo modo que Granero y Gándara se visten de centrales sin reparos. Hace unos días tocó reseterarse y a nadie le duele. «Todo lo contrario», admitía el cántabro que reaparece. Otro de la tierruca más y con él hoy serán ocho titulares. Ahí es nada. Las prisas y los miedos descubrieron que la mejor receta para comer en vacaciones estaba en casa ¿Para qué salir fuera? Lo que cuesta es atreverse a dar salida al producto regional, pero como salga bueno... Con Crespo bajo palos, Sergio Ruiz, Gándara, Granero y Álex García formarán la retaguardia.Sea como sea, lo del capitán de central será una casualidad o no, pero después de siete partidos como zaguero su equipo aún no ha encajado un gol.

El Racing busca su quinta victoria consecutiva en casa

El Racing puede sumar hoy su quinta victoria consecutiva en El Sardinero. Si se tiene en cuenta que el equipo verdiblanco no transmitió ninguna buena sensación durante el inicio de la Liga y que atravesó una severa crisis de juego no deja de ser llamativo. Cuando se cumple la jornada 14 del campeonato, el único equipo capaz de presumir de haber sumado todos los puntos que ha disputado en su estadio como local es el líder, el Mirandés. Precisamente el equipo que le impidió al Racing en la tercera fecha del calendario llevar un pleno actualmente. El triunfo por la mínima que sumaron los de Pablo Alfaro en el duelo de los ‘gallos’ ha sido la única contienda que dejaron de ganar los de Viadero ante su afición. Ni tan siquiera el Sporting de Gijón B, el equipo más en forma del Grupo II, lo ha logrado;se dejó dos puntos en un inesperado empate con el Amorebieta en Mareo. El otro de los rivales que actualmente ocupan puestos de play off, el Burgos, tampoco lo ha conseguido.El equipo de Patxi Salinas, el menos goleado del campeonato con tan solo tres tantos en contra, firmó dos empates en El Plantío ante el Real Unión de Irún y el Gernika, ambos sin goles.

Por otro lado, no parece que hoy El Sardinero reúna a un gran número de aficionados foráneos. Cerca de cien aficionados del Lealtad han sacado su entrada para seguir el partido de su equipo por tercera temporada consecutiva en El Sardinero.

El partido de esta tarde será televisado en directo por la productora Holastream, a través de la página web oficial de la entidad verdiblanca, www.realracingclub.es, y la APP RacingMovil.

La retransmisión, que se realizará a tres cámaras, se efectuará bajo el sistema de pago por visión y estará disponible para todos los aficionados por sólo 3,95 euros. Comenzará quince minutos antes del inicio del encuentro, pero ya es posible realizar la compra de la misma en la marquesina superior de la web.

Con esta iniciativa el Racing pretende acercar el primer equipo a todos los seguidores verdiblancos que residen fuera de Cantabria o a los que, por diferentes motivos, no pueden acudir al estadio de El Sardinero en directo.

En el centro del campo, Antonio Tomás es el faro y Javi Cobo, la luz.El primero es lo poco que perdura de la época gris, mientras que el segundo fue juez y parte de mandar de vacaciones al abismo. Cobo cambió la cara del Racing ante el Burgos hace once días y el chaval repitió compromiso cuatro jornadas después en Mieres. Su presencia es de lo poco que aunó al racinguismo cuando los nubarrones anunciaban dejar sin playa a todo el mundo. Viadero se la jugó aquel día, acertó y ahora no piensa cambiar de lugar de descanso. Lo de Héber Pena y Óscar Fernández en las bandas no tiene debate, como tampoco merece dudas la pareja surgida de la escasez formada por Dani Aquino y Pau Miguélez. Hasta que no llegó el día de la penitencia, el canterano poco más o menos era el becario de la plantilla. Sin embargo ahora, Miguélez es el futbolista diferente, descarado y atrevido que necesita el nuevo Racing, ese que en menos del tiempo medio de recreo anual que un españolito se toma parece haberse vuelto efectivo y fiable.

Hoy El Sardinero también parecerá otro. Los aficionados serán los mismos que hace dos semanas, pero lo de no fruncir el ceño les hará más joviales. Frente al Burgos parecían arrugados, nada que ver con lo que se espera esta tarde. Si hasta el rival es de ‘casa’. Si hace falta, la cena de esta noche la pagan a escote; unos ponen las quesadas y otros la sidra. Para el Lealtad visitar El Sardinero sigue siendo un premio, pero puestos a pedir lo mismo se llevan el gordo. «Es un equipo que sabe cómo cazar», recordaba el pasado viernes Ángel Viadero. El técnico quiso decir que los asturianos conocen sus virtudes y las utilizan a la perfección. Vamos, como los radares de las autopistas.Esos que están camuflados entre la espesura y que como te cacen, te empapelan las vacaciones. Pues eso es lo que le puede pasar al Racing de hoy, recuperado y con «buenas sensaciones» si pierde ante un rival que ocupa puestos de descenso. El Lealtad no es un equipo al que le guste tocar, pero tampoco se lleva mal con el balón. Viene de discutirle la victoria al Sporting de Gijón B (2-3), uno de los equipos más en forma del Grupo II, y pese a que tan solo ha ganado un partido fuera de ‘Les Caleyes’ –1-2, al Amorebieta– su propuesta conservadora y sin riesgos puede traerle problemas a los locales. Le cuesta mucho hacer golesy tan solo los dos últimos, el Caudal y la Peña Sport, anotan menos que los de Villaviciosa.Sin embargo, Mendi en ataque y las bandas con Montero y Rodri pueden acarrear sustos de última hora.

En cualquier caso, el enemigo más complicado al que se enfrenta el Racing es su otra versión. Esa inoperante e inocente impropia de un aspirante a todo.Ahora bien, con el ejército de chavales que puebla la lista de convocados es imposible aburrirse;AdriánPeón se pondrá los guantes para sustituir al lesionado Raúl Domínguez y junto a él Badiola y Jerín; a Miguélez no se le cuenta entre los imberbes porque hoy llevará número de titular. Con tanta chavalería la tarde estará animada. No se enfaden.

Se desconoce si también en el palco el ambiente será más distendido, pero es probable que sí. Las conversaciones protocolarias de la semana pasada se acabaron. Es más, si a la alcaldesa de Santander, Gema Igual, le da por venir lo mismo se lleva otro beso tranquilizador como el que recibió del presidente, Manolo Higuera, cuando llegó la victoria milagrosa ante el Burgos. Aquel día los besos eran carísimos, hoy se regalan.

Fotos

Vídeos