«El nuevo Racing está en fase embrionaria»

Carlos Pouso dirige a su equipo durante el partido del Racing ante la Peña Sport. :: Javier Cotera/
Carlos Pouso dirige a su equipo durante el partido del Racing ante la Peña Sport. :: Javier Cotera

Higuera apela a su nuevo entrenador para revitalizar a un equipo «muy por debajo de su nivel»

ASER FALAGÁN SANTANDER.

Manolo Higuera no esconde una percepción unánime: «El partido fue malo». El presidente del Racing es consciente del escaso rendimiento de su equipo frente a la Peña Sport, como lo dejó ver también el propio Carlos Pouso al terminar el partido. Pero del mismo modo reclama tiempo para un nuevo técnico que «solo ha dirigido tres entrenamientos» y tiene en su currículum el ascenso con el Mirandés y las dos clasificaciones para la fase de ascenso con un equipo «inferior a otros rivales» como el Logroñés.

«No conseguimos controlar el juego. Defensivamente estuvimos muy débiles, pero desde luego lo que no se puede negar es una intensidad y una actitud positiva», sostiene el máximo responsable verdiblanco. A su juicio, «con tres entrenamientos no se puede adelantar nada todavía, y evidentemente si ya empezamos a poner en duda a una persona que lleva trabajando tres días por mal camino vamos». Así, y pese al mal resultado en Tafalla, mantiene intacta la confianza en el técnico que eligió para sustituir a quien era al mismo tiempo un amigo y una apuesta personal: Ángel Viadero.

Y lo hizo por una cuestión de dinámicas, de cambios necesarios y de esa dictadura del fútbol que termina con el despido del entrenador cuando se acumulan resultados negativos -o, en el caso del Racing, no lo suficientemente positivos-, y no tanto por criterios de gestión o conceptos futbolísticos: «No se trata de que -Pouso y Viadero- sean distintos ni de que no lo sean; cada entrenador tiene su forma de trabajar y su idea de juego. Unas veces las diferencias están en matices y otras en cosas trascendentes. En este caso los dos tienen en común que son dos entrenadores con una trayectoria muy dilatada en la categoría y con éxito. Carlos Pouso viene con máxima ilusión, y lo que espero es que tenga el mismo éxito en Santander que el que tuvo en Miranda o en Logroño, donde con una plantilla inferior a las demás de la zona alta consiguió meter en dos temporadas consecutivas al equipo en play off. Eso es lo que espero. Eso y que saque lo mejor de nuestros jugadores».

«Todavía no ha podido plasmar sus ideas; al equipo le faltó presencia ofensiva y solidez defensiva» Manolo Higuera Presidente

Trata, eso sí, de restar presión a su nuevo técnico, que aún debe adaptarse a la que es una plaza de máxima exigencia en la categoría de bronce. «No sé lo que va a ocurrir, ni tampoco si va a tener que soportar mucha presión. Lo que espero es que todo el Racing -nosotros mismos, la gente, el entorno y los medios de comunicación- entiendan que si no estamos todos juntos y remamos en la misma dirección las cosas son muchísimo más difíciles».

El sistema

En lo que difiere con otras perspectivas es en el planteamiento defensivo (ese 4-1-4-1 interpretable como 5-4-1) que se plasmó sobre el césped del estadio de San Francisco, más allá de que esta fuera o no la intención del técnico leiotarra: «Los sistemas valen todos. Al final un 4-1-4-1 es más defensivo u ofensivo dependiendo de quién juegue en la línea de cuatro. Imaginemos por ejemplo que en esa línea están Dani Aquino y otro delantero; al final se convierte en más ofensivo sin cambiar la disposición. Los sistemas valen todos si se aplican correctamente y se ajustan al equipo del que se dispone, y de lo que se trata es de desarrollarlo de una forma u otra y de sacarle el mejor rendimiento».

«Hay que corregir muchas cosas y con tan poco tiempo era imposible cambiar una dinámica» Víctor Diego | Vicepresidente

En definitiva, insiste en que «el Racing de Pouso se verá a medida que pasen los partidos», como en un ejercicio de obviedad coincide con todo el racinguismo, y se afana en no transmitir ansiedad ni nerviosismo; en su esfuerzo por dejar trabajar al técnico: «Han pasado, insisto, tres entrenamientos. Todavía no ha podido plasmar sus ideas y al equipo en Tafalla, y ya lo dijo él mismo, le faltó presencia ofensiva y solidez defensiva». Recuerda que «el nuevo Racing todavía está en una fase embrionaria, y lo que hemos visto no tiene nada que ver con lo que quiere hacer el entrenador», insistía ayer cerrando filas con el que es el tercer técnico de su era. El cuarto, si se tienen en cuenta las semanas en que presidió el Racing aún con Paco Fernández -entrenador a quien él no contrató- en el banquillo antes de su destitución.

«Vamos a ver cómo terminan las cosas, pero a medida que pasen los días lo lógico es pensar que las nuevas ideas y los matices tácticos irán calando. Conforme pasan las semanas es más fácil plasmar lo que quieren los entrenadores», reflexiona un Higuera en plena fase de recuento tras una semana y media muy convulsa en las oficinas de los Campos de Sport.

De todas formas, y a pesar de un empate que ha vuelto a mellar el orgullo y la confianza, a su juicio lo peor del empate a uno ante la Peña Sport fue la lesión de su jugador franquicia: «Para mí la noticia negativa es la lesión de Dani Aquino. Parece que no es grave, así que vamos a ver si evoluciona bien y no le da muchos problemas. Cabe la posibilidad de que juegue el domingo y si no puede ser, parece que no tendrá problemas para la semana siguiente, pero esa es para mí la noticia realmente mala de la jornada», reflexionaba el máximo responsable racinguista.

«Habla con los jugadores y está pendiente de todo. Está muy comprometido con la causa» Tuto Sañudo | Presidente honorario

Todo eso pese a ser consciente de que «estamos a un nivel que no nos permite competir con los equipos más potentes, y precisamente por eso hemos traído a Pouso; para tratar de corregirlo. Eso es evidente, pero si lo que se me pregunta es por el potencial del club, por el máximo nivel deportivo que es capaz de alcanzar, tengo claro que puede competir con todos los grandes equipos de la categoría; de eso no tengo ninguna duda». Y lanza desde esa evidencia un mensaje de optimismo: «Si en la situación actual estamos ahí, en la tercera plaza, a poco que mejoremos tenemos que estar en condiciones de competir y ganar a cualquiera».

Para ello, y máxime en un Racing que está «muy por debajo del nivel que necesitamos», considera que a partir de ahora el trabajo de su nuevo entrenador «debe ir en una doble dirección: recuperar a los futbolistas que están rindiendo por debajo de su nivel, que tenemos varios, para dar después pasos hacia adelante para competir con rivales más fuertes». Todo porque coincide en un análisis unánime: el Racing actual sufre demasiado ante adversarios muy inferiores y ofrece a día de hoy escasa confianza ante los llamados a luchar por el ascenso; con una constante sensación -a la que no escapa Higuera- de que en estos momentos tendría enormes dificultades para superar.

Más

Optimismo pese a todo

De todos modos, a pesar de las dificultades y el dubitativo comienzo, Higuera no ha perdido el optimismo. O al menos se esfuerza en escenificarlo en la que se ha convertido en otra de sus funciones: «Siempre soy optimista, y ahora también, pese a las dificultades». Y lo es basándose en una idea que repite como un mantra: «Lo que sí tengo es la sensación de que estamos a un nivel todavía muy bajo. Eso quiere decir que si somos capaces de que el Racing juegue a su nivel, mostrando su verdadero potencial estaremos arriba con completa seguridad».

También le invita a ese optimismo el análisis de sus individualidades. Más allá de la preocupación por la previsiblemente leve lesión de Aquino, destaca lo positivo de un tanto que puede contribuir a recuperar anímicamente a Juanjo -«evidentemente hizo un partido muy bueno y estuvo muy bien»- y la inminente incorporación de Borja Lázaro: «Sinceramente, y aunque se me acuse de pensar de una forma casi endogámica, creo que Dani Aquino y Borja Lázaro son los dos delanteros más influyentes de esta categoría, y espero con muchísimas ansias su recuperación, porque van a formar una pareja tremenda y muy importante para el entrenador , que el sábado no pudo contar con uno ni apenas con el otro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos