«Nunca he jugado en un campo con 22.000 espectadores y me muero de ganas»

Borja Lázaro está ansioso por jugar en los Campos de Sport y acepta el reto de que la afición lo señale como el elegido. / Javier Cotera

Borja Lázaro, el elegido para la delantera del Racing repite que «apostar por venir aquí fue una decisión sencilla», y admite que «solo faltan los goles para que todo sea perfecto»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

No es el anfitrión de la fiesta ni tan siquiera el dueño del 'prao', pero su llegada ha sido festejada como quien espera un regalo. Llega sin envoltorio y sin esconder nada, a pecho descubierto: «Sé a dónde vengo y para mi es un reto». Luis Borja Lázaro Fernández (Madrid, 1988) es el delantero por el que el Racing suspira desde hace meses. Su tren, el que perdió en Escocia por una «patada en el tobillo», se detiene en Cantabria por segunda vez. Aquí -en Noja- puso orden en su vida y se recuperó para el fútbol y aquí -a Santander- regresa para «conseguir algo grande».

Conoce los vaivenes del fútbol como nadie y lo que es «casi no jugar en Tercera y, en menos de año y medio, luchar por ascender a Primera». Es sensato, atrevido, ambicioso y goleador. De todas estas virtudes, el racinguismo se queda con lo último: «Ojalá pueda superar la maldita cifra de siete». Ese registro que le persigue las últimas cinco temporadas. No le importa que le comparen con Abdón Prats; no dudó «ni un segundo» en incorporarse al Racing en cuanto surgió la ocasión y anda como loco por jugar. Por hacerlo en los Campos de Sport: «Me alucina la afición. Nunca he jugado con un estadio con 22.000 espectadores como me cuentan que hubo en los últimos play off». Lázaro tiene claro: «Venir al Racing ha sido un paso adelante. Quiero jugar en Segunda con este equipo».

-Lleva dos días en Santander y uno le ha hecho sol y otro le ha jarreado. ¿Sabe que se le esperaba como agua de mayo?, por echar mano del tópico.

-El recibimiento ha sido increíble. Desde que se anunció mi fichaje los medios y todo el entorno han estado pendiente. Es de agradecer. He recibido un apoyo enorme y ahora lo que hace falta es que lleguen los goles y nada más. Lo de que llueva y haga bueno ya me lo conozco; estuve aquí un año y jugué en Asturias otros dos (Sporting B) y ya me acostumbré.

-Con novias más guapas y con más dinero, ¿por qué le dijo sí al Racing?

-Para mí fue una decisión sencilla. En cuanto recibí la llamada del Racing hablé con Granero, con Ángel -Viadero- y con mucha más gente y todo el mundo me hablaba maravillas. Las ofertas que tuve quién sabe si eran mejor o no. Sí es cierto que el Lorca (Segunda) habló conmigo y al final el Murcia sí que quiso firmarme, pero yo lo tuve claro. Quería venir al Racing.

-Viadero ha sido clave en que usted esté aquí, sin embargo casi es destituido mientras usted preparaba la maleta...

-Para mí Ángel ha sido fundamental en mi carrera. Apostó por mí en el peor momento, cuando tenía problemas deportivos y personales. Me dijo: 'Vente al Noja'. Fue el último cartucho y salió bien. Le di mi palabra y lo que hubiese pasado en caso contrario es de imaginar, ¿no? Me alegro de que no fuese así.

-Ha llegado, ha entrenado, se ha ofrecido a jugar... ¿Qué le ha parecido lo que ha visto?

-En Miranda me sorprendí. Primero por la afición: Increíble. Y luego por el equipo. Creo que si jugamos otro partido entero con ellos también lo hubiéramos ganamos. El equipo estuvo férreo y comprometido.

-¿Ve materia para asaltar el play off de ascenso de una vez?

-Los play off son una lotería. He visto caer en la primera ronda a equipazos y subir a cuartos con lo justo. Pienso que la plantilla del Racing tiene de todo; una experiencia muy grande en lo bueno y en lo malo, después de vivir lo que ha vivido y chavales que aportan mucho. Además, la afición es alucinante y eso nos tiene que dar un plus.

«Para mí Viadero ha sido clave en mi carrera. Apostó por mí en mi peor momento»

«Me han sorprendido la afición y el equipo. En Miranda vi un grupo comprometido a tope»

-Viene de jugar en Segunda División y de hacer goles. ¿En qué cambia hacerlo ahora en Segunda B?

-Par mí no es un gran cambio. El Racing sólo está en Segunda B de manera accidental, circunstancial... Esto es el fútbol. Pero no hay más que echar la vista atrás y ver quien ha pasado por aquí; Zigic, Munitis, Colsa... Es cierto que fue otra época y que ahora esto debe cambiar cuanto antes, pero está en nuestra mano. Hay quien me dice que es un paso atrás venir al Racing y yo les digo que no. Ni mucho menos. Es más, creo que es un paso adelante porque mi deseo es aprovechar esta temporada, vivir algo grande y luego jugar dos años más en Segunda o quién sabe.

-Su contrato dice que si el equipo asciende su relación se extenderá un par de años más. Se le ve con ganas de quedarse por aquí más tiempo que en ningún otro sitio antes.

-En cuanto me lo ofrecieron le dije a mi representante que sí. No lo dudé. Era una oportunidad magnífica y ahora lo más importante es poder ascender porque por lo que me dicen y lo que he podido comprobar la gente está loca por hacerlo. Es normal, por otro lado, después de quedarse tan cerca.

«El Lorca habló conmigo y el Murcia sí me quiso firmar, pero yo di mi palabra y aquí estoy»

-Dicen los que le conocen que usted es de los que sólo ven portería. Que el gol es lo primero y luego lo demás. Defínase para los que saben de usted por oídas...

-Lo he hablado mucho con mi familia y estamos tranquilos. Es normal que cuando llega un fichaje nuevo las esperanzas y las miradas estén puestas en él, para eso viene. Soy un delantero muy potente, sobre todo en el juego aéreo y siempre acostumbro a estar cerca de la portería a ver si cae algo o no cae. Es cierto que afortunadamente he hecho goles en Segunda y ojalá, por lo menos, pueda repetir la maldita cifra de siete goles -Lázaro ha marcado siete tantos en las últimas cinco temporadas-.

«¿Prats? No quiero meterme más presión que la que debo»

Se ofreció para jugar este domingo en su presentación y regaló el oído a la afición y a Ángel Viadero. De la primera afirmó estar «sorprendido» y para el entrenador no tuvo más que agradecimientos: «Ha sido una persona muy importante para mí». El racinguismo tiene grabado a fuego el rendimiento de Abdón Prats e implora que el de Lázaro sea igual o mejor. La suerte está echada y «no me asusta». Trato hecho.

-¿Conoce usted a un tal Abdón Prats?

-Sí, por supuesto. No quiero meterme más presión que la que debo. No es bueno. Saldré al campo a hacerlo lo mejor que pueda y esa es la mejor manera de hacer las cosas y los goles llegarán. Ahora mismo el equipo lleva una buena dinámica; está jugando César y las cosas le están marchando fenomenalmente. Dos goles suyos han supuesto seis puntos para el Racing. Si el entrenador quiere o cree necesario que juegue saldré al campo a hacerlo lo mejor que pueda. Pero si al final no salto al campo, no pasa nada porque ayudaré desde la barrera. Estoy tranquilo, pero eso sí, con muchas ganas de aportar y que empiece todo. Queda mucha Liga y la parte más importante.

-Dice que el Racing es «muy grande» y sin embargo le ha tocado venir al club en un momento difícil, uno de los más complicados de su historia. Precisamente jugó en el Noja en la campaña 2011-2012, coincidiendo con el comienzo de los años más tristes del racinguismo, al menos en la época moderna...

-Sí. Llegué al Noja y nunca olvidaré aquel año porque me fue muy bien. Ascendimos a Segunda B y disfruté del fútbol. Aquí el Racing se vivía con mucha expectación y todo el mundo sabía lo que era. Lo que pasó después todo el mundo lo sabe; te llegan rumores, lo lees en los periódicos, hablas con unos y con otros... Es algo en lo que no puedo meterme del todo porque no sé lo que pasó en profundidad. Los culpables no se saben dónde están o sí, pero lo cierto es que pasó y ahora no queda otra que pensar en que el futuro sea mejor. La masa social que tiene el club, el seguimiento que tiene... Es algo que he visto en pocos sitios. Eso es salud de la buena.

-Hablaba usted de lo que son los play off de ascenso: una lotería. A estas alturas y después de lo mal que lo ha pasado el racinguismo en el último lustro, ¿qué le parece jugar esa fase final con los Campos de Sport a reventar?

-Nunca he jugado con 22.000 espectadores en el campo y me muero de ganas. He jugado partidos importantes, pero no con tanta gente. Recuerdo con el Leganés algún partido por el ascenso contra el Alavés, cuando éramos primeros y segundos, que lo llenamos, pero claro eran 8.000 espectadores y no es igual. Sí he jugado en estadios con capacidad para mucha gente como en Pamplona o en Gijón, pero no me imagino como tiene que ser hacerelo aquí con nuestra gente animando. Ojalá todo salga bien.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos