Fútbol | Racing

Pouso no encuentra su equipo

Pouso charla con sus jugadores en una sesión de entrenamiento en La Albericia. /Javier Cotera
Pouso charla con sus jugadores en una sesión de entrenamiento en La Albericia. / Javier Cotera

El técnico del Racing, que afronta el domingo un partido decisivo para su futuro y el de su equipo frente a la Real Sociedad B, guarda aún muchas dudas respecto a su once titular para Zubieta

ASER FALAGÁN SANTANDER.

'Los experimentos en casa y con gaseosa', popularizó en los noventa un ministro socialista. José Luis Corcuera, para más señas. El de la patada en la puerta. Era la evolución de la frase feliz original de Eugenio D'Ors, que la acuñó cuando un camarero algo torpe le derramó encima el champán cuando trataba de abrir una botella. Carlos Pouso nació en Leioa, pero con apenas un año se trasladó a Sestao y destila margen izquierda, tanto en lo geográfico como en la político. Quizá por eso siguiera las instrucciones del ministro de la patada en la puerta, pero se quedó en la primera parte. Así fue como presentó contra el Logroñés equipo y sistema experimental que hizo aguas desde el primer minuto y le obligó a cambiar el planteamiento para remontar en el segundo tiempo un partido decisivo. Tanto que sin esos tres puntos el Racing tendría muy pocas opciones de clasificarse para el play off de ascenso y lo del domingo ante la Real Sociedad B (Zubieta, 18.00 horas) no sería como una eliminatoria de play off anticipada a un solo partido -que es lo que es- sino la única esperanza de un Racing sin demasiadas opciones.

Carlos Pouso no ha repetido equipo ni en una sola ocasión en las doce jornadas transcurridas desde que llegó a Santander. De hecho, el Racing ya ha utilizado 28 jugadores esta temporada, con dos entrenadores en el banquillo y sigue sin dar con una alineación ni un sistema habitual. Solo con Pouso, ha pasado por el 4-4-2, 4-1-4-1 y 4-3-3.

Frente a los riojanos, como ya ocurrió contra el Tudelano, algunos cambios eran obligados como el de Paco Regalón, cuya lesión obligó a recomponer la defensa y dar una nueva oportunidad al comillano Juan Rodríguez. También apostó por alinear a tres mediocentros, uno de ellos descolgado a la banda, y dejar de nuevo en el banquillo a Óscar en un sistema que cabalgaba entre el 4-3-3 y el 4-4-2 que en la práctica no funcionó. En el segundo tiempo, con un equipo más estructurado y referencias más claras en ataque, los verdiblancos reaccionaron y se llevaron el partido sin un juego brillante, pero lo suficiente como para asegurar tes puntos vitales frente al Logroñés que permiten al Racing depender de sí mismo.

Las claves

Equipos distintos
Pouso no ha repetido una alineación en los doce encuentros que lleva dirigidos al Racing
Cinco fijos
Crespo, Julen, Sergio Ruiz, Aquino y Lázaro son los insustituibles para el entrenador vizcaíno
El partido del domingo
Ante el Logroñés, el técnico tuvo que cambiar de planteamiento en la segunda parte
Más opciones para Zubieta
Regalón, Granero y Pau Miguélez ya están recuperados y podrían entrar en la convocatoria

Un Carlos Pouso que acusa la presión, como ha dejado ver en varias ocasiones y evidenció el domingo en la sala de prensa de los Campos de Sport, tiene ahora a partir de hoy, una vez agotada la jornada de descanso y la «tregua» que pidió hasta el miércoles, un difícil reto por delante: acertar con la alineación. Ya en Tudela reconoció que fue en plena madrugada cuando decidió hacer cambios de última hora y ahora debe resolver muchas dudas en prácticamente todas las demarcaciones.

Para el partido de este domingo, una auténtica final por mucho que la expresión suene tópica, barajaba disponer un equipo defensivo, preocupado como está por asegurar la portería dadas la dificultades anotadoras a domicilio, donde el Racing solo ha ganado un partido, frente al ya descendido Lealtad, que ha jugado desde que Pouso llegó a Santander.

El vizcaíno tiene como insustituible un puñado de futbolistas: Crespo, Julen, Sergio Ruiz, Aquino y Lázaro. Y en los últimos partidos, un Jerín que ya debutó con Viadero y que ha dado la razón a su entrenador en el filial, José Moratón. También es titular habitual Héber Pena, pero el gallego fue el domingo uno de los más criticados y, de paso, uno de los sacrificados para reconfigurar el equipo.

Esta semana el técnico no tendrá nuevas bajas respecto a la pasada. Al contrario, recupera a Paco Regalón y probablemente a Pau Miguélez, lo que unido al alta que ya ha recibido Borja Granero le da nuevas alternativas. Así pues, tiene la oportunidad de repetir alineación por primera vez, aunque no parece probable dado el naufragio del primer tiempo frente al Logroñés.

Las alternativas -y las dudas- afectan a todas las líneas, incluso a una delantera en la que están claros los dos nombres de referencia, pero que bascula partido tras partido entre los dos y los tres efectivos. Entre hoy y mañana Pouso deberá ensayar con la presión de saber que no se permite ni un solo error más. Que el domingo es el gran estreno y cualquier nota discordante provocará la cancelación de la función hasta la próxima temporada, en la que de ocurrir eso tal vez no sea el director. Ya no tiene gaseosa para experimentar ni el entorno ganas de más experimentos. Solo sirve una victoria para la que necesita componer el mejor equipo posible. Y, para ello, descubrir cuál es. Una incógnita que las circunstancias y las decisiones del propio cuerpo técnico no han permitido conseguir hasta ahora. Y ya no hay tiempo para más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos