«Lo de partido a partido es más viejo que el catarro, pero es un error pensar distinto»

«Lo de partido a partido es más viejo que el catarro, pero es un error pensar distinto»
Alberto Aja

Pouso manda un mensaje de cautela: «El Logroñés puede amargarle la tarde a cualquiera»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«Sí que me siento partícipe, digamos que más que aquí en la formación de la plantilla». Carlos Posuo reconoció ayer en El Sardinero que conoce perfectamente al Logroñés, el rival del Racing que mañana visita Santander. Bien es cierto que matizó sus palabras al asegurar que «conoce al equipo, igual que Sergio (el entrenador del conjunto riojano); lo que realmente puedo saber son los contratos de los jugadores, lo que cobran más que aquí que no es mi función, pero, ¿del equipo en lo deportivo? Hoy en día todos nos conocemos igual». El entrenador vasco se enfrenta mañana al club del que salió para fichar por el Racing y donde fue el encargado de la dirección deportiva y de configurar la plantilla. No entró en valoraciones sentimentales ni personales. A su equipo, al de ahora, le va mucho en el envite.

En el manido apartado de los supuestos cambios de estilo en función del rival, Pouso fue tajante: «Por un jugador concreto no se puede cambiar; sí por un estilo, por una idea, pero sólo por un futbolista... No vamos a hacer un marcaje individual». La pregunta continuó con la alusión a las cinco bajas que el Logroñés tiene para el partido de mañana. «Nos gusta tener a todos, pero lo anormal es no tenerlas. A ellos les han coincidido lesiones de larga duración y sanciones, pero ¿qué puedo decir yo? Granero, Antonio Tomás, Regalón, Pau... Ellos y nosotros tenemos plantilla para no tener que llorar por las bajas». No quiso desvelar –fiel a su modo de proceder– el equipo por el que se decantará mañana, pero en cambio no le importó hablar de nombres concretos. «A Granero le veo bien. Lleva semana y media participando, con molestias pero sin los dolores que tenía». Sobre si el capitán tiene o no posibilidades de entrar en la lista de hoy, Pouso señaló al último entrenamiento. «En principio, mi idea, por salud, es dejarle una semana más, pero también es bueno que vaya entrando para que nos eche una mano. Granero es un latiguillo y le va a costar mucho menos volver que a otros». «Si le pincho un poco, por él volvería», concluyó el míster.

Sobre Regalón fue aún más claro: «Regalón sí que será baja». El central andaluz no acaba de ver la luz a su último contratiempo. Lo que parecía un simple golpe en la rodilla, por el momento, le ha dejado fuera dos partidos. También tuvo palabras para Antonio Tomás, con quien precisamente se dio un paseo por la mañana alrededor del campo de golf de Mataleñas para aliviar tensiones. «No me gusta ir de víctima ni de prepotente por las bajas. Tenemos que tener variantes para sustituirle independientemente de que sea el pivote defensivo más específico de toda la plantilla».

Al vasco parece que no le temblará el pulso para solventar los problemas en defensa con los chavales. Los nombres de Jerín o Juan Gutiérrez están al cabo de la calle y suenan para asumir cargos de responsabilidad. «Ellos demuestran que se puede mirar abajo y no sólo a ellos, también a Mirapeix o a Saúl. Y si miro más en conjunto también auguro buen futuro a muchos otros».

«El entorno es sagrado»

Llegó el turno de profundizar en el rival. El Logroñés llega con las aspiraciones de play off descartadas y con menos presión de la que esperaban en La Rioja. Pouso señaló el partido que espera para mañana. «Es un equipo con tendencia a tener el balón y con una propuesta de llevar la iniciativa y dominar, pero maneja otros registros. En el partido de la primera vuelta le ganó al Racing a la contra. Tiene potencial para amargar la tarde a cualquiera».

No es exagerado afirmar que el racinguismo tiembla. Nunca antes –durante su estancia en la Segunda B– había vivido con tanta agonía el final de Liga. Si acaso sus miedos se iban y venían entre ocupar la primera plaza o no, pero no con el peligro de quedarse fuera del play off. Quizás por esa razón se palpa una especie de derrotismo del que Pouso quiso salir al paso. «Lo que existe fuera no lo puedo manejar. Me gustaría que todo fuera a favor de obra. No puedo pedir nada al entorno si en cuanto le damos algo ya nos da ¿Qué le vas a pedir a la gente?». El entrenador expresó su obligación dado el cargo que ostenta para con el Racing. No escurrió el bulto. «No puedo decir otra cosa. Con el Racing y en esta categoría todos queremos más. Aquí se han visto más de 45 años de Primera y es normal. Lo que diga el entorno es sagrado y me lo tengo que comer con patatas».

A lo único que se negó el míster fue a cambiar el discurso y repitió una y mil veces la conocida frase de «el siguiente partido» para recordar cuál es el más importante. De hecho se explicó sin tapujos: «Parece que le estoy copiando a Diego Simeone, pero es que tiene más razón que un santo. No lo ha inventado él, esto es más viejo que el catarro. Pensar en lo que ya se ha ganado seguido se da por olvidado». En definitiva, Pouso no añadió más de lo que durante la semana sus jugadores se limitaron a expresar. «Tenemos que ganar y ya veremos luego qué hacen los demás. No más. Esto tampoco lo he inventado yo. Es así y más ahora», concluyó el vizcaíno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos