Fútbol | Racing

Pouso vuelve a la casilla de salida

Pouso cambiará de sistema para jugar a domicilio. El vasco, rodeado de sus jugadores esta semana en La Albericia. /Javier Cotera
Pouso cambiará de sistema para jugar a domicilio. El vasco, rodeado de sus jugadores esta semana en La Albericia. / Javier Cotera

Recupera a Antonio Tomás, al que colocará por delante de la defensa, y apostará por Borja Lázaro como único delantero centro

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Carlos Pouso vuelve a la casilla de salida. El vasco planea utilizar el mismo sistema que hace dos semanas cuando debutó en el banquillo del Racing en Tafalla. Sin Óscar Fernández, con Dani Aquino en el alero y tras el ensayo con fuego real del pasado domingo en los Campos de Sport, el entrenador ha decidido cambiar el paso y recuperar su 4-1-4-1. A pesar de que se ha mantenido fiel a su teoría de no desvelar sus cartas, la última prueba invita a pensar que a Posuo le encaja mejor este dibujo fuera de casa, que el clásico 4-4-2 con el que sufrió para ganar el pasado domingo al Izarra.

«Es probable que juguemos con dos puntas. Con ese 4-4-2 en casa. Es que esta plantilla está configurada para jugar así». Estás fueron sus palabras tras vencer por la mínima la última jornada a los navarros. La razón es de peso, pero resulta un tanto inquietante que a domicilio opte por el otro escenario. A estas alturas -tres semanas después de llegar a Santander- Pouso ha debido percibir que el Racing de esta temporada es como una montaña rusa. Así las cosas, entre los que le faltan y los que recupera, apostará mañana por colocar a un hombre por delante de la defensa para que haga de faro y un delantero referencia; el resto del equipo arropará a estos dos jugadores.

Ver más

El primero será Antonio Tomás, que vuelve después de un partido de sanción, y el segundo, Borja Lázaro. A partir de ahí, dos líneas de cuatro hombres; una en defensa en la que jugarán Adán Gurdiel, Gándara, Regalón y Julen. Y otra en el centro del campo en la que podrían formar Javi Cobo, Granero, Sergio Ruiz y Pau Miguélez. Este es el equipo tipo que se pudo entrever el pasado miércoles en el entrenamiento de los Campos de Sport, porque ayer el cuerpo técnico se limitó a probar otras cosas. Lo del sistema parece claro, no así los hombres que lo formen. Para eso aún hay tiempo para darle una vuelta. Pouso se ve más cómodo con este estilo. Prefiere acumular hombres en el centro del campo y hacerse fuerte en esa zona. A Antonio Tomás le concede la función de eje; le pide que se meta entre los centrales para defender si es necesario como uno más y que se encargue de sacar la pelota jugada cuando sea menester. Para el cántabro ya no es nuevo este rol y de los mediocentros que dispone es el que más características reúne para ello.

Pau Miguélez y Javi Cobo ocuparán las bandas pendientes de la recuperación de Aquino

En cuanto a la defensa, no hay mucho donde elegir; con Gonzalo lesionado, el entrenador tiene un jugador específico para cada posición. Bien es cierto que para el lateral izquierdo a Pouso le sirve Álex García -como en la última etapa a Viadero- por lo que el monopolio de Julen Castañeda está un poco en entredicho. Sin embargo, para el viaje de mañana tiene pinta de que el vasco le gana la partida al cántabro.

En el centro del campo se busca tener la pelota por eso Sergio Ruiz y Granero cogerán el interior y Javi Cobo y Miguélez, las bandas. De los cuatro sorprende la confianza en este último, que lleva ocho jornadas sin ser titular. «Es un futbolista con desparpajo. Es necesario gente así», destacó el entrenador racinguista hace unos días. De alguna manera le señaló y mañana puede volver a tener la oportunidad que busca.

Más presencia

Con respecto a los otros tres pivotes, la intención es clara: cubrir campo y tener llegada. Sergio Ruiz pasa por un momento dulce de forma y le da estabilidad y sacrificio a la medular. Para completar su trabajo, Pouso apuesta por Granero y Javi Cobo, dos futbolistas con bastante llegada y recorrido. De los cuatro que forman esta línea es evidente que el que se escapa del guión es Miguélez, que jugará con más libertad pegado a una banda. En ataque no hay dudas, Borja Lázaro será el delantero. El madrileño repetirá como referencia como ya hizo el pasado domingo y suplirá a Juanjo que fue el que ocupó esta posición en Tafalla ante la Peña Sport.

Estos son los que aparentemente se enfrentarán al Athletic B a la espera del estado de Dani Aquino. El murciano es una pieza fundamental, pero después de resentirse de su lesión muscular el pasado miércoles su concurso es una incógnita. Por otro lado, recuperar el sistema produce damnificados. El primero, Juanjo, que se queda literalmente sin sitio. Con este estilo lo de jugar con dos delanteros es imposible. Los otros tres a los que les pasa factura son Álex García, Héber Pena y César Díaz, aunque sus casos son diferentes. A los dos primeros les ha desbancado -al menos para mañana- la apuesta personal por Pau Miguélez. Ni más ni menos. A Pouso le gusta y poco más se puede decir. Álex García opta a dos posiciones, lateral y extremo, pero en esta ocasión parece destinado al banquillo. Lo de Héber Pena responde a un estado de forma, ya que cuando el gallego está al 100% su titularidad es incuestionable. Lo fue al principio de Liga mientras deslumbró, pero al igual que la pasada campaña su verticalidad fue perdiendo ritmo y terminó en el banquillo de donde le está costando salir más que nunca.

Con este planteamiento es muy probable que se vea al Racing -salvo desastre- jugar de una manera en El Sardinero y hacerlo de otra a domicilio hasta que el vasco dé con la tecla. Habrá que acostumbrarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos