El primer tropiezo del verano

Quique Rivero intenta evitar la tarascada de un rival en el encuentro de ayer en Lasesarre ante el Barakaldo./LOF
Quique Rivero intenta evitar la tarascada de un rival en el encuentro de ayer en Lasesarre ante el Barakaldo. / LOF

El Racing, que se adelantó en el marcador, cae ante el Barakaldo en el segundo amistoso de pretemporada

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Tras la buena imagen del pasado martes ante el Amorebieta (1-3), ayer tocó el primer tropiezo. El campo de Lasesarre vio cómo el Racing hincaba la rodilla en su segundo partido de pretemporada. El Barakaldo, uno de los rivales que se encontrará el equipo de Ángel Viadero en este curso en el grupo II de la Segunda División B, venció por 2-1 a un Racing que se adelantó en el marcador por medio de una de las gratas sorpresas de lo que va de esta temporada. Matías Aquino está emperrado en dejar de ser el hermano de Dani y ayer anotó el único gol verdiblanco, el tercero en su cuenta en esta pretemporada.

El encuentro no pudo comenzar mejor para los intereses de los verdiblancos. En el primer minuto de encuentro en Lasesarre, César Díaz estrellaba un balón en el palo. El Racing, al igual que hizo en Amorebieta el pasado martes, dominaba más a su rival y los primeros minutos eran de dominio visitante. Viorel, un ex del Racing, ganó un mano a mano con Dani Aquino y en el minuto 17, el árbitro anulaba un gol a Pau Miguélez por fuera de juego. Poco después, César Díaz caía dentro del área vizcaína. Pero el colegiado no pitó la pena máxima.

Matías Aquino volvió a ser el goleador del Racing en un encuentro que igualaron los vascos al final de la primera parte y que sentenciaron a un cuarto de hora del final

Los cántabros, a medida que avanzaban los minutos, iban adueñándose del duelo gracias a la labor en la parcela central de sus pivotes y en el 22 marcaron el 0-1. Pau Miguélez combinó con Julen Castañeda por la izquierda y el lateral metió un buen centro raso al primer palo. El buen olfato rematador que Matías Aquino demostró en Amorebieta salió a relucir de nuevo en Barakaldo. El delantero llegó en carrera para empujar el balón dentro de la portería vizcaína. El ariete, que ha llegado este verano al Racing, se ha convertido con tres dianas en dos encuentros en el máximo realizador de la escuadra de Ángel Viadero en estos comienzos de la pretemporada.

Viadero hizo su primer cambio a la media hora de juego. Puras sustituyó a Julen Castañeda. En el minuto 33, Quique Rivero y César Díaz armaron una buena acción por la banda derecha que terminó en córner. Pero los planes del Racing comenzaron a naufragar poco después. En el minuto 41, el Barakaldo empató tras una jugada por la izquierda, que finalizaba con un remate de cabeza de Sergio desde el área pequeña.

Cambios a mansalva

La segunda parte comenzó con el habitual carrusel de cambios en partidos de este tipo. Al de Puras por Castañeda se unió el de todos los demás, a excepción de un Iván Crespo que se mantuvo en la portería durante todo el choque. Hasta Puras vio cómo Bolado le sustituía en el minuto 60. La escuadra racinguista amplió su dominio en los primeros compases de la segunda mitad, aunque la primera llegada fue para los locales –Darío, muy atento, quitó la pelota a Sergio antes de que armara la pierna para rematar–. El Racing creaba peligro por las alas, especialmente por la derecha con un Saúl que se asociaba con Gonzalo Peña y con Mario Soberón. El ariete canterano, poco después de que Borja Granero sacara desde la frontal un potente chut que fue atajado por Viorel, tuvo una buena ocasión al meter la puntera a un pase en profundidad de Bolado, pero el portero local despejó la pelota con apuros.

A pesar del dominio y las llegadas verdiblancas, fue el Barakaldo el que firmó la sentencia del choque. Los vascos aprovecharon una acción a balón parado. Un saque de esquina desde la derecha lo remató Olaortua desde el punto de penalti en el minuto 74.

Durante el tramo final del partido el Racing trató de buscar la igualada. Héber protagonizó una internada que fue cortada por la zaga rival en falta cuando se disponía a llegar al área, mientras que Saúl y Gándara combinaron luego por la derecha, pero su acción terminó en córner. Los vizcaínos también tuvieron una gran ocasión para ampliar la renta. Iván Crespo, muy atento, blocó en dos tiempos el cabezazo de Iru a bocajarro desde el borde del área pequeña.

Hoy domingo, el conjunto cántabro disfrutará de una jornada de descanso para volver a ejercitarse mañana, en las Instalaciones Nando Yosu, a las 9.30 horas. El próximo compromiso amistoso para los pupilos de Ángel Viadero, el tercero de este verano, será ante la Unión Montañesa Escobedo, en el Eusebio Arce, el miércoles 2 de agosto a las 19.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos