Borja Lázaro | Racing

«Me he quedado impresionado; la gente que ha venido y cómo aprieta»

Borja Lázaro, ayer en la grada de Anduva. / Daniel Pedriza

Borja Lázaro vio el partido de sus nuevos compañeros en la grada de Anduva para regresar ya a Santander y ponerse a las órdenes de Ángel Viadero

ASER FALAGÁN MIRANDA DE EBRO.

«Claro que estoy contento, cómo no lo voy a estar». Borja Lázaro ya es uno más. El madrileño vio ayer, como estaba previsto, el partido de sus nuevos compañeros desde la grada de Anduva y tuvo tiempo de saludarles, tanto a ellos como al cuerpo técnico y a la directiva, desplazada casi en pleno a Miranda de Ebro, aunque optó por comer a salvo del epicentro verdiblanco, protegida de un entorno favorable, sí, pero que comienza a recelar.

Y si algo le impresionó, como también le ocurrió a su ya compañero Acosta, fue el ambiente que rodea al equipo: «Me he quedado impresionado. Cuánta gente ha venido y cómo aprieta». Satisfecho con todo, con el resultado y con lo que empieza a comprobar que es un equipo institucionalmente con empaque, el madrileño tuvo su primer contacto con el racinguismo en un estadio muy especial para él. En el que ascendió a Primera como futbolista del Leganés. «Ahora mismo firmaba que pudiera tener otro», aventuraba el atacante madrileño, llamado a tener un gran peso específico en el equipo.

El susto de Iván Crespo: «Nada que no se solucione con un par de días de descanso»

«Nada que no se solucione con un par de días de descanso». O al menos eso espera Iván Crespo, que terminó el partido tocado. El portero sufrió durante los últimos cuatro minutos y el largo tiempo añadido molestias en el aductor, aunque confía en no tener problemas para jugar el domingo.En caso de no evolucionar favorablemente, tendrá que someterse esta semana a una prueba. «Tenía molestias ayer –por el sábado– en ese aductor y en una parada se me acalambró un poco esa zona. Nada que con un par de días de descanso no se solucione», afirmó el guardameta al término del partido. Todo ocurrió en el minuto 86, en plena acometida mirandesa en un partido que se prolongó casi hasta el 96. El de Viveda protagonizó una gran estirada ante un disparo de Igor Martínez que se barruntaba gol; la mejor ocasión de los burgaleses. Atajó con seguridad, pero acto seguido se quejó de su pierna por el movimiento, tuvo que ser atendido y terminó el partido con muchas molestias. Algo que no pasó inadvertido a un rival que le puso a prueba siempre que pudo, pero sin éxito. La portería quedó a cero.

El meta valoró la victoria de su equipo:«El resultado era corto y al final te queda la incertidumbre. Han tenido ocasiones a última hora, pero en el resto del partido el Racing ha sido superior. Hemos sido un equipo fiable y no hemos hecho concesiones al rival».

Tras firmar telemáticamente el sábado (el acuerdo se cerró el viernes por la noche, en los intempestivos horarios de los que el fútbol ha hecho su rutina), Lázaro se unió a la expedición, que no a la convocatoria, aún vestido de calle. De hecho, no se le presentara oficialmente hasta esta semana, cuando también entrenará por primera vez en las Instalaciones Nando Yosu de La Albericia.

Lázaro vio el partido desde la moderna grada oeste de Anduva para unirse solo al final del partido a sus compañeros, ya en plena celebración de una victoria muy trabajada. Y lo hizo para regresar ya con ellos a Santander, donde todavía no ha tenido tiempo de instalarse y el delegado del equipo, Delfín Calzada, le ha buscado el primer alojamiento.

No prevén salidas

Pese a la suerpoblación de delanteros que ahora sufre -o disfruta- el Racing, la directiva no prevé, al menos por el momento, dar bajas. Tampoco ninguno de los afectados lo ha pedido. Ni César Díaz, que después de tres semanas consecutivas marcando vuelve a ser importante; ni el canterano Pau Miguélez, que ahora tendrá muchas menos oportunidades; ni Juanjo Expósito, a quien se le plantea una situación muy complicada

El propio club ha confirmado que ninguno ha solicitado ni siquiera sugerido una posible salida. De hacerlo valoraría la situación, puesto que la directiva es consciente de que la situación puede provocar un problema anímico en los futbolistas que salgan peor parados de esta nueva tesitura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos