Fútbol | Segunda B

El Racing exigirá contraprestaciones por el concierto de Enrique Iglesias

El Sardinero será el escenario del concierto de Enrique Iglesias previsto para el 15 de julio./Celedonio Martínez
El Sardinero será el escenario del concierto de Enrique Iglesias previsto para el 15 de julio. / Celedonio Martínez

En el club verdiblanco sospechan que el Ejecutivo no cumplirá con el compromiso de firmar el contrato de patrocinio apalabrado

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

El Racing exigirá contraprestaciones por el concierto de Enrique Iglesias en los Campos de Sport. El recital formaba parte del contrato de patrocinio que el Gobierno de Cantabria debía firmar con el Grupo Pitma para subcontratar los espacios publicitarios del club, pero en las oficinas de los Campos de Sport existe la sospecha –el convencimiento, en realidad– de que no se va a firmar, con lo que solicitarán contraprestaciones al promotor.

El Gobierno de Cantabria, por su parte, no ha recibido noticias, y se puede escudar además en el hecho de que es un patrocinador del evento, y no el organizador en sí. De hecho, no ha habido ninguna comunicación entre el club y el Ejecutivo y se valora el modo de ponerse en contacto con los organizadores a menos que la situación dé un giro radical y se firme el contrato de patrocinio con el Gobierno de Cantabria.

Así, mientras en los Campos de Sport ya es evidente el malestar con el Ejecutivo por lo que consideran un incumplimiento de su promesa, en Peña Herbosa la sensación es de tranquilidad. No se tienen noticias de que se vaya a producirse ningún cambio en el recital, uno de los productos estrella de la conmemoración del Año Jubilar y tampoco se tenía ayer –al menos de modo oficial– conocimiento de la rueda de prensa que ofrecerá hoy el presidente del Racing, Manolo Higuera, en la que puede hablar del incierto futuro de la sociedad anónima deportiva que dirige.

Dicho de otro modo, la celebración del concierto no corre peligro, pero el Racing (aunque nunca lo ha expresado de este modo) exigirá que se le pague a cambio de ceder sus instalaciones. Si hasta ahora no lo había hecho era por su confianza en que se firmara el contrato que negocia desde hace ya casi dos años, pero una vez piensa que el Ejecutivo ha faltado a su compromiso –esta es la impresión entre los verdiblancos–, considera que debe recibir una contraprestación en un momento en que se ve abogado de nuevo a la economía de guerra.

El hecho de que no se haya firmado el contrato de patrocinio de cuatro millones en cuatro años, que a su vez activaba el del Grupo Pitma por valor de 8,5, ha significado un grave contratiempo para la continuidad del Racing. Con el compromiso verbal y formal –llegó a pasar por el Consejo de Gobierno– del bipartito, que una y otra vez ha asegurado que se comprometería esta cantidad, el Racing no había explorado otras posibilidades. Pese a los sucesivos retrasos confiaba en que la situación saliera adelante y no tenía un plan B. De hecho, oficialmente sigue sin tenerlo, a menos que la anunciada y crítica rueda de prensa prevista para hoy en los Campos de Sport sirva precisamente para anunciar esta nueva estrategia.

El Gobierno desconoce las posibles intenciones del Racing, dado que el club no le ha comunicado nada

La celebración del concierto no corre peligro, pero el club exigirá un dinero por el uso de las instalaciones

Con una deuda impositiva que a 31 de diciembre de 2016 ascendía a 9,17 millones, los intereses de demora la han incrementado respecto al año pasado. La Agencia Tributaria estrecha cada vez más el cerco a la sociedad, en evidente riesgo de liquidación si la Administración toma las últimas medidas coercitivas.

Sin embargo, con el club en Segunda B, las cuentas embargadas y los ingresos estrangulados –algunas facturas no se han generado en la confianza de poder cobrarlas una vez se levantara el embargo–, existen pocos visos de sacar adelante la sociedad un año más si no recibe algún tipo de inyección externa, ya sea vía patrocinio, préstamo, ampliación de capital, venta o cualquier otra alternativa. De ahí la expectación que ha levantado la convocatoria de hoy, en la que el club puede anunciar cualquier cosa; desde su liquidación, lo que será más que una medida de presión, hasta una nueva hoja de ruta.

Mientras, siguen pendientes de facturarse más de dos millones de euros, una cantidad bloqueada en su momento en la confianza de que a estas alturas del curso se hubiera sufragado la deuda con Hacienda y las cuentas del Racing, como las del resto de clubes, se cierran a fecha de hoy, 30 de junio. Las cuentas y muchos de los ingresos del Racing están embargados, de modo que activar estos pagos no redundaría en ingresos para el club, sino en pago de la deuda. Una estrategia que permitiría aligerar progresivamente el pasivo, pero que no se ha adoptado por un doble motivo. Por una parte, se esperaba haberlo liquidado ya completamente con el contrato de Pitma, y por otro existe una sensación de saco roto, al no estar la sociedad en condiciones de ponerse al día, lo que puede ir reduciendo progresivamente su deuda, pero ver cómo aumenta al mismo tiempo como consecuencia de los intereses de las cantidades que aún resten por sufragar.

Convenio de ElSardinero

Por otra parte, el Ayuntamiento de Santander y el Racing tienen prácticamente finalizado el nuevo convenio que regulará el uso de los Campos de Sport, y que regulará entre otras situaciones precisamente la que ocupa ahora mismo la agenda: la posibilidad de que se celebren o no otro tipo de eventos no deportivos y con potestad de quién.

El documento actual, muy difuso y de escasa utilidad, ha sido objeto de distintas interpretaciones dada su brevedad, vaguedad y escasa utilidad. De hecho, se refiere por defecto a los antiguos Campos de Sport, en el momento de su firma el proyecto consistía en reformarlos y modernizarlos no en construir un nuevo estadio, y no prevé ninguna casuística.

Ahora el Ayuntamiento, en su calidad de propietario, y el Racing, como inquilino exclusivo, están a punto de presentar el nuevo contrato, ya detallado y adecuado a los tiempos actuales, en el que se detallarán los derechos y obligaciones de cada parte. En su momento la construcción del estadio y su cesión al club formaron parte del pago por la venta de las anteriores instalaciones y su solar, como también ha dejado claro el Racing a la hora de redactar el documento.

Fotos

Vídeos