Fútbol-Racing

El Racing une su futuro a las empresas

Los asistentes atienden una de las alocuciones en el césped de El Sardinero. Al fondo, uno de los nuevos videomarcadores./Celedonio Martínez
Los asistentes atienden una de las alocuciones en el césped de El Sardinero. Al fondo, uno de los nuevos videomarcadores. / Celedonio Martínez

El club verdiblanco quiere convertirse en un espacio de ocio para los empresarios de la región | Los responsables de la entidad y de Pitma presentan una iniciativa que ya funciona en otros clubes, junto a otras destinadas a modernizar el club

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Manolo Higuera no podía reprimir una sorpresa cuando su voz atronaba por toda la megafonía del estadio. Como si los Campos de Sport de El Sardinero quisieran hacer llegar a toda Cantabria que se avecinan nuevos tiempos. Que ese club centenario, aún un poco achacoso y en una categoría que no le corresponde por su historia, tiene la cabeza alta para mirar a lo lejos. Al futuro. ESte jueves, el Racing reunía en lo más sagrado del club, en el ‘prao’ de El Sardinero, a un buen puñado de empresarios para presentarles sus iniciativas de cara a este próximo trienio. La colaboración Racing-Pitma 2017-2020. Y no para que pongan ‘pasta’ de inmediato. La primera intención es que el mundo empresarial de la región se acerque al club para pasarlo bien en él, para participar en iniciativas en uno de los activos de ocio más importantes de Cantabria. A su vez, los representantes de Pitma también anunciaron otras propuestas para modernizar el club. Un museo, un centro de alto rendimiento, una división de deportes electrónicos... Todo con el fin de mejorar la entidad y situarla de lleno en el siglo XXI al menos en cuanto a infraestructuras. Respecto a lo más ansiado, que la dichosa pelotita entre en la portería y lleve al equipo cuanto antes a Primera, también se está en ello. Pero eso es otra historia distinta a la que se contaba ayer.

Higuera era el encargado de abrir el turno de intervenciones. Faltó tiempo para mandar el recado de turno a los responsables de la infame ‘era okupa’ y que dejaron al Racing para el arrastre. «Cuando llegamos esto era un nido de piratas. Ni una empresa se acercaba», afirmaba el presidente racinguista, orgulloso de que ese empresariado cántabro «esté hoy aquí. Eso demuestra que es bueno acercarse al Racing». Con indisimulado orgullo, Higuera dio la señal para que se inaugurasen los flamantes videomarcadores. «Los antiguos eran el reflejo de la demolición del club. Y queremos que estos se conviertan en símbolo de la reconstrucción, la modernidad y el futuro». Por cierto, se ven de lujo.

Tras el presidente, era el turno de Alfredo Pérez, consejero del Racing y uno de los copresidentes de Pitma, que desveló esos proyectos hasta el 2020. La primera intención es que el Racing se convierta en un «polo de atracción para la ciudad». Pérez agradeció la inversión del Ayuntamiento en el exterior de un estadio en el que «volverá a jugar un equipo de Primera División». Los nuevos aires también llegarán al interior del estadio. En una de sus dependencias, se ubicará la división del equipo verdiblanco de algo que cada vez suena con más fuerza: los E-Sports. Las competiciones de videojuegos ganan adeptos y mueven dinero a pasos agigantados y el Racing quiere jugar en esa Liga. «Ese espacio será una realidad en los próximos meses», auguró Pérez. El copresidente de Pitma también incidió en la importancia de la creación del Racing Féminas, para no quedarnos «en fuera de juego en algo tan importante como la igualdad». Iniciativas todas ellas inspiradas en otros clubes de categorías superiores. «Cuando vamos a campos de Primera o Segunda, nos fijamos en qué hacen y cómo lo hacen».

Alfredo Pérez, durante su intervención.
Alfredo Pérez, durante su intervención. / Celedonio Martínez

Los más jóvenes

Pérez no dudó en señalar cuál es «el mayor tesoro» que posee el club. «La cantera, con sus dos vertientes social y económica. Social porque los chicos que la integran son un ejemplo de esfuerzo y dedicación para otros. Y económica porque su gestión es imprescindible para la rentabilidad del Racing». Por eso, otro de los proyectos en este trienio es la creación de un centro de alto rendimiento. Para otros chavales está destinada otra de las iniciativas planeadas desde el club. Una ‘tematización’ de habitaciones de Valdecilla, «para ayudar a niños que estén pasando por momentos duros o también para que los que nazcan, tengan más difícil ser del Madrid o del Barcelona», bromeó.

El último fin de todo lo previsto es que la marca ‘Racing’ sea un sinónimo de «calidad deportiva». Algo que supondrá recuperar la primera categoría del fútbol «lo antes posible», estimó Pérez. El ascenso, en una Segunda B en la que cada vez entran más capitales extranjeros, «está cada día más difícil. Pero hay algo que hace distinto a este club. Esos 8.400 abonados son más que los que tiene algún equipo de Primera. Su empuje nos hará subir a una categoría de la que no debimos bajar nunca».

El primer equipo racinguista siguió atentamente el acto de presentación.
El primer equipo racinguista siguió atentamente el acto de presentación. / Celedonio Martínez

Tras Víctor Diego, vicepresidente de la entidad verdiblanca y presidente de la Fundación Racing, que destacó la buena salud de la Academia, los Campus del Racing, los esfuerzos para concluir el próximo verano la estatua de Nando Yosu o el proyecto ‘Inclusive Football’ para niños con necesidades especiales, llegó el turno de Cristóbal Palacio, consejero del Racing y presidente de algo llamado Real Racing Business Club. Uno de los meollos del asunto y el motivo principal para la presencia de tanto empresario sobre el césped. Algo que no es nuevo, «ya que existe en la mayor parte de equipos». El primer objetivo es ofrecer las instalaciones del Racing a esos empresarios y sus familias. «Que el Racing sea un espacio de ocio, un lugar para encontrarse alejado del corsé de la actividad empresarial». La intención es que esos empresarios se encuentren y se conozcan. «Y que se produzcan negocios», también en actividades que se organizarán –este jueves no se desveló cuáles serían–. A cambio, el Racing no pide dinero. «Sólo os pedimos que juguéis, que os convirtáis en cómplices de esas actividades emocionantes y, algunas, inéditas».

El paso adelante del Racing estuvo refrendado por la presencia de la alcaldesa de Santander, Gema Igual. Una asidua a la hora de respaldar la labor de una directiva «que no para de trabajar por el club. No estoy aquí para deciros lo que tenéis que hacer en vuestras empresas, pero seguro que podéis contribuir en algo. El producto que nos han ofrecido es bueno», concluyó la alcaldesa. Dos años y pico para modernizar en la medida de lo posible un club centenario y situarlo en la vanguardia del siglo XXI, aunque con la gran pretensión de ser fiel a esa historia que dice que el Racing merece estar en Primera.

Fotos

Vídeos