Racing / El Futuro

La cadena de dimisiones acelera la configuración del nuevo organigrama, con Pitma a la cabeza

Alfredo Pérez y Pedro Ortiz, del Grupo Pitma/Javier Cotera
Alfredo Pérez y Pedro Ortiz, del Grupo Pitma / Javier Cotera

El grupo de profesionales que coincidieron en elRealMurcia, representado por Víctor Alonso y Chuti Molina, puede crecer enel nuevo Racing, en el que Pitma había incluido ya más perfiles de confianza

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Con la dimisión de Manolo Higuera y cuatro de sus directivos, el Racing entra en una situación de interinidad, pero no de vacío de poder. De hecho, su salida acelera los cambios que ya los propios presidentes del Grupo Pitma había adelantado en un encuentro privado con los medios de comunicación. Del mismo modo, Higuera no había ocultado su intención de dejar el cargo, de modo que el final es más abrupto de lo esperado, pero aun así previsto.

Ver más

Los dueños: Alfredo Pérez y Pedro Ortiz Las dos cabezas de una nueva etapa en el Racing

La dimisión de Higuera y su equipo llegó con los accionistas mayoritarios en viaje de negocios. Se espera que Alfredo Pérez regrese hoy de Portugal y será a partir de entonces cuando, si los patrones lo consideran oportuno, podrán comenzar a tomarse decisiones. El todavía presidente ya les había comunicado su intención de dejar el puesto e incluso ya insinuó a quien quiso preguntárselo que en caso de derrota en Zubieta podría dejar el club. La noticia no sorprendió así a los copresidentes del Grupo Pitma, a su vez consejeros del Racing, que eran conscientes de la situación, aunque la derrota en San Sebastián precipitó los acontecimientos.

Dada su forma de gestionar el club y, en general, todas sus empresas, parece muy poco probable que alguno de ellos opte por asumir la presidencia de primera mano -de hacerlo, sería Alfredo Pérez-. Desde su llegada han colocado progresivamente a hombres de su confianza para asegurar la gestión, comenzando por el director general. Una de las últimas incorporaciones al Racing desde su grupo empresarial ha sido Sergio Reigadas, actual responsable de marketing del club.

El director general: Víctor Alonso Reforzado como gestor pese a las críticas del entorno

Pese al cisma abierto con una parte de la afición, parece más que ratificado en el cargo. Ha salido reforzado de la crisis y es una de las cabezas visibles de un nuevo equipo de trabajo que tiene mucho aire murciano. Del Real Murcia procede él mismo y también Chuti Molina, con lo que pese a la buena sintonía que siempre tuvo con la anterior directiva ya se evidenciaba la existencia de dos 'familias' en las tripas del club. Y la primera de ellas, que puede crecer si se confirman algunos de los nombres que ya se han asociado al Racing, tenía cada vez más peso específico. No ha sufrido además el fuerte desgaste al que han estado sometidos Higuera y compañía y evidencian el cambio de roles en otro aspecto fundamental: son ya empleados a sueldo de la sociedad, mientras que el anterior equipo, que además de directivo llegó a ser administrativo, tuvo que trabajar gratis en medio de la economía de guerra verdiblanca. Alonso también ha formado equipo con el jefe de prensa, Enrique Palacio, y el responsable de redes sociales, Daniel Quevedo.

El presidente: Vacante Higuera aún ocupa formalmente el cargo

El Grupo Pitma aún no ha elegido el nombre del presidente. Ya ha intentado convencer por última vez al equipo de Higuera que continúe y se ha encontrado con una nueva negativa, tanto del máximo responsable como de su segundo de a bordo, Víctor Diego. Ambos se han ratificado en su decisión de dejar el puesto ante los máximos accionistas. En consecuencia, ya se sondea el perfil que pueda ocupar el cargo con una función entre lo ejecutivo y lo representativo. Y es que una vez se ha hecho ya con el 61% del capital social el Grupo Pitma ya ha tomado mando en plaza en el Racing.

Alfredo Pérez y Pedro Ortiz siempre han querido mantenerse en segundo plano y pese a ser consejeros no han asumido puestos ejecutivos de forma oficial, pero sí dirigen en la práctica el club en cuanto a lo que a sus decisiones estratégicas respecta. Salvo sorpresa mayúscula, ninguno de los dos accionistas mayoritarios asumirán directamente la presidencia. Lo que no habrá es vacío de poder. De hecho, Manolo Higuera defendió ayer al Racing en la demanda que su exfutbolista Saúl presentó contra el club, el Deportivo y su agente por los perjuicios producidos después de que el futbolista firmara un contrato con el Valladolid y después otro con el club gallego cuando aún era futbolista verdiblanco. La vista ha quedado vista para sentencia y fue el propio Higuera quien se desplazó a Oviedo para representar al club en su calidad de abogado en una sesión judicial que le mantuvo ocupado hasta el principio de la tarde. En caso de estar interesados, sí que tendrían posibilidades de convencer a otros directivos que presentaron su renuncia por coherencia ante el fracaso deportivo y como símbolo de lealtad personal hacia Higuera. Puede ser el caso de Juan José Uriel, que resultó decisivo en la gestión económica en la primera época tras la liberación del club, aunque en los últimos tiempos había perdido mucho peso específico.

El Consejo: Cargo Necesarias novedades en el órgano rector

Cuando se formalicen las dimisiones quedarán seis miembros. Los consejeros se nombran en la junta de accionistas, pero existe otra fórmula: la cooptación. Esta figura permite que el resto de directivos nombren nuevos miembros del Consejo que puedan ejercer como tales, aunque después deban ser ratificados en junta. Por el momento el Racing no tiene siquiera esa necesidad, puesto que lo que hicieron el lunes presidente, vicepresidente y los tres consejeros fue anunciar su dimisión, que no se oficializará hasta una próxima reunión que tendrá lugar ya con la competición oficial terminada. Quedarán seis miembros del Consejo, cuatro de ellos miembros del Grupo Pitma, junto a José Emilio Criado (Auto Gomas) y Francisco Gutiérrez (Artipubli).

El secretario: Cristóbal Palacio Uno de los hombres fuertes del nuevo Racing

Uno de los signos del definitivo desembarco del Grupo Pitma en el Racing fue el relevo en diciembre del secretario del equipo. Alejandro López Tafall abandonó entonces su función de secretario externo del Consejo para dejarlo en manos de Cristóbal Palacio, abogado del Grupo Pitma y a su vez consejero del Racing. Es uno de los hombres fuertes del club y ha establecido una buena relación con el director general, Víctor Alonso, que ha salido reforzado de esta crisis, pero tiene a su vez un cisma abierto con las peñas. Alonso se siente ratificado y confirmado y su destitución sería de nuevo una mayúscula sorpresa. Al contrario, deberá gestionar la cotidianidad de la sociedad.

El entrenador: Pouso, de momento Un partido para completar un ciclo

se da por hecho que Carlos Pouso no continúe como entrenador del Racing. Será ya Chuti Molina quien coordine la búsqueda del nuevo técnico, si finalmente se confirma el relevo en el banquillo. La prueba evidente de la situación, los nombres que ya se han comenzado a asociar con el Racing, entre ellos el de José Manuel Aira, otro de la 'escuela murciana'.

La Fundación: Rodolfo Rodríguez El vicepresidente es el relevo natural

La dimisión de Víctor Diego no es sólo la del vicepresidente, sino también la del presidente de la Fundación Real Racing Club. Su relevo natural es Rodolfo Rodríguez Campos, que en otra ocasión rechazó el puesto. Su compromiso con el equipo ha sido inquebrantable, hasta el extremo de comprometer su patrimonio personal para la compra de acciones y pagos a Hacienda. Por el momento será quien, en su condición de vicepresidente, deba gestionar la fundación ante la ausencia de Diego. Ya con el Grupo Pitma completamente desembarcado en el Racing, deberán ser Pérez y Ortiz quienes le ofrezcan o no -y convencerle, en caso de que así sea- la presidencia.

El presidente honorario Tuto Sañudo Una figura muy útil para el próximo partido

La figura del presidente honorario, Tuto Sañudo, se hace ahora especialmente útil desde el punto de vista de imagen e institucional. Vacía de cualquier responsabilidad ejecutiva, resulta sin embargo muy útil para la representatividad y capear situaciones como la actual. Respetado por el entorno, su figura generó el consenso suficiente para que todas las facciones de la oposición a Harry y Pernía abogaran por él como primer presidente tras la liberación. Nunca tuvo toda la capacidad ejecutiva y a los pocos meses la cedió completamente a David González-Pescador. Así, con la entrada de Higuera como presidente, su paso a presidente honorario fue un movimiento natural. Quiere seguir y todo indica que lo hará.

El director deportivo: Chuti Molina Con el nuevo curso comenzará a ejercer

José Luis 'Chuti' Molina será el nuevo hombre fuerte desde el punto de vista deportivo. Incorporado el 22 de marzo, lo hizo con el imprescindible visto bueno del Grupo Pitma y un mes y medio después de su llegada se ve, como Víctor Alonso, reforzado. Máxime cuando un presidente como Higuera, que participaba en los fichajes, está a punto de dejar el club y con un entrenador que ha quedado desacreditado tras no cumplir -a menos que se produzca un milagro- el objetivo de hacer campeón al equipo o clasificarle al menos para el play off para ascender después a Segunda.

El fútbol base: Próxima vacante Ya hay candidatos a sustituir a Ezequiel Loza

Ezequiel Loza ya anunció hace meses que iba a dejar el equipo. Aunque Higuera trató de convencerle hasta el último momento, Loza quiere entrenar y pese a estar a gusto en el club tiene decidido dejarlo. En consecuencia, Molina deberá buscar un nuevo profesional para el puesto. El nombre de Guillermo Fernández Romo, entrenador del Jumilla, es uno de los perfiles que han llegado incluso a La Albericia. Conoce tanto a Chuti Molina como, especialmente, a Víctor Alonso, y es uno de los técnicos que podrían sustituir al cántabro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos