Fútbol-Racing

Regalón, adiós a 2017

Paco Regalón./Roberto Ruiz
Paco Regalón. / Roberto Ruiz

Las pruebas confirman que el central estará de baja hasta enero por un esguince de rodilla | El cordobés se suma a la ausencia de Gonzalo por sanción

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Paco Regalón y Gonzalo. O viceversa. Esa era la pareja de centrales estimada como titular para la presente temporada, cuando en el mes de agosto empezaba a rodar la pelota. Para eso llegaron a Santander. Dos hombres veteranos, con experiencia en la categoría y varias temporadas en Segunda División en su currículum. El Racing apostó fuerte por la dupla, dejando la línea de atrás corta de efectivos. Con los canteranos en la recámara para posibles contratiempos. Unos imprevistos que empezaron pronto y aún no han cesado. Por eso, Paco Regalón y Gonzalo, o viceversa, se han convertido en dos centrales fijos discontinuos en la alineación racinguista. El cordobés fue sometido a pruebas este martes para determinar el alcance de su lesión en la rodilla izquierda después del choque que sufrió en la sesión del lunes con el meta canterano Rumenov. Justo en la semana en que se preparaba para volver al once en sustitución del sancionado –por acumulación de tarjetas amarillas– Gonzalo. Al final, ni Paco Regalón ni Gonzalo ni viceversa. Ángel Viadero tendrá que buscar un recambio para el domingo –17.00 horas– ante la Real Sociedad B, porque el andaluz, que sufre un esguince de grado II en su articulación, no volverá a jugar hasta después de las doce campanadas.

El técnico tiene dos opciones principales para cubrir el puesto de central diestro que acompañe a un Borja Granero que, aprovechando las numerosas bajas de los a priori zagueros titulares, se ha reconvertido en defensa y se ha hecho fuerte en el puesto. Tanto, que Regalón, en los últimos partidos, ya recuperado de su lesión muscular, tuvo que ver el juego desde el banquillo. La primera de esas alternativas pasa por devolver la titularidad a un Gándara que ha pasado del tapete a la grada en apenas unas semanas. Central de toda la vida, Viadero vio en él un lateral derecho. Ahí estuvo jugando mientras Córcoles estuvo en el dique seco. Sin embargo, el efecto dominó le ha mandado a la segunda fila. Sergio Ruiz, otro reconvertido, le ha adelantado por la derecha. Así que el último partido que jugó Gándara como titular fue el Mieres, ante el Caudal (0-2). Precisamente, tanto en el Hermanos Antuña como en el choque anterior frente al Burgos, por exigencias del guión actuó como central junto a Borja Granero. La pareja saldó sus comparecencias con dos victorias y cero goles encajados.

Ver más

La otra posibilidad es la de estrenar a Javi Gómez. El torrelaveguense aún no ha debutado esta temporada, aunque el pasado domingo ya viajó a Logroño –se quedó fuera de la convocatoria de 18–. Una intervención quirúrgica ajena al fútbol y problemas en un tobillo le han tenido inédito hasta ahora. Este puede ser su momento, pese a que parte con la desventaja de la falta de minutos con respecto a Gándara. El míster tendrá que decidir. Más remotas son las propuestas de los también canteranos Juan Gutiérrez y Miguel Goñi.

Paco Regalón ha disputado doce de los 17 partidos que van de campeonato. Diez de ellos como titular. En concreto, los diez primeros. El último fue ante el Barakaldo, jornada en la que forzó para jugar con un fuerte problema estomacal y, aún así, anotó el gol del triunfo racinguista. A partir de ahí, empezó su penitencia. El cordobés terminó aquel choque con un importante dolor en su rodilla izquierda –la misma que esta vez–. Las pruebas posteriores determinaron que sufría una rotura del complejo posterolateral de la articulación. Acortó los plazos de baja y un mes después ya entró en convocatoria. Ante Osasuna B y Tudelano, estuvo en el banquillo y disputó algunos minutos. Frente a la Unión Deportiva Logroñés, ni eso. Y el lunes, después del choque con Rumenov, se retiró del terreno de juego con cara de que el asunto tenía mala pinta.

Castigo por cinco amarillas

Menos aún ha jugado su compañero Gonzalo, aunque, por fortuna para él, en esta ocasión la baja no es por motivos físicos. Castigo por cinco tarjetas amarillas. La última la vio el pasado domingo en Las Gaunas. El burgalés ha jugado en total diez partidos –más el de Copa del Rey frente al Leioa–. Todos ellos desde el inicio. Los problemas físicos para el central llegaron en el compromiso copero. Sufrió un fuerte golpe que le provocó un esguince cervical. A pesar de ello, siguió jugando hasta la cuarta jornada, en Gijón, frente al Sporting B. Ahí recibió un pisotón en el pie que le generó una herida y que, sin ser nada grave, le tuvo mes y medio lejos del terreno de juego. No había rotura ni luxación, pero el lugar de la dolencia era crítico para el ejercicio de futbolista. Tanto, que durante un tiempo ni siquiera pudo calzarse la bota para entrenar. Llegó a jugar con intensos dolores e infiltrado, como contra el Barakaldo, hasta que por fin pudo dar por resuelto el asunto.

Pero tal y como salió de la enfermería, volvió a entrar. En Urritxe, el castellano cometió un penalti en el primer tiempo. En esa acción sufrió un golpe en su rodilla derecha. Llegó al descanso, pero en los primeros minutos de la segunda mitad tuvo que ser sustituido por el juvenil Juan Gutiérrez. El diagnóstico: una hiperextensión en la articulación. Otras dos semanas fuera. Siete partidos se ha perdido ya, que serán ocho el domingo a causa de la sanción por cinco tarjetas.

Así, Borja Granero, que partía como central de urgencia, se ha convertido en zaguero de pleno derecho, llegando a adelantar incluso a sus compañeros. El valenciano lleva ya once partidos y medio actuando en esa posición. Y parece que, visto y lo visto, y a tenor de la suerte que están teniendo Paco Regalón y Gonzalo, o viceversa, el capitán verdiblanco seguirá jugando en la retaguardia por bastante tiempo. Lo primero, lo inmediato. Sin el cordobés ni el burgalés, Viadero tendrá que buscar soluciones para acompañar a Borja Granero. Mientras tanto, los dos centrales fijos discontinuos que llegaron a Santander postulados como titulares, pedirán al comer las uvas que el 2018 les dé un poco más de continuidad. Y el Racing quizá busque un central en el mercado para tapar agujeros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos