Con un ojo en el retrovisor

Javi Cobo se protege del sol durante el partido del pasado sábado en Tafalla, ante la Peña Sport. /Javier Cotera
Javi Cobo se protege del sol durante el partido del pasado sábado en Tafalla, ante la Peña Sport. / Javier Cotera

La parte alta de la tabla se aprieta y el Racing ya sólo tiene tres puntos de ventaja sobre el quinto clasificado | Los malos resultados de los favoritos han provocado que entre la tercera y la octava plaza se sitúen seis equipos con tan solo cinco puntos de diferencia

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

El sábado, el empate de Tafalla era paupérrimo. El domingo por la noche, al menos, aunque igual de pobre, se había convertido ya en una oportunidad perdida. Porque las derrotas de Mirandés y Sporting B permitieron que el triste botín sirviese para recortar un paso de distancia con los dos primeros clasificados. A siete de la cabeza. El racinguismo lleva tres años con un horrible dolor de cuello de tanto mirar hacia arriba. A la boca del pozo. A los primeros clasificados, en busca de una remontada. Pero la irregularidad verdiblanca -y la de los otros dos favoritos al título liguero- ha servido de invitación viral a la fiesta. Ahora hay que estar con un ojo en el retrovisor. El Racing, que sigue tercero, ya tiene a dos puntos al cuarto (Unión Deportiva Logroñés) y a tres al quinto (Real Sociedad B) que es quien marca la línea entre los puestos de honor y la nada. Porque no ascender sería un fracaso, pero ni siquiera jugar el play off sería ridículo. Nadie se lo plantea, pero ya son seis los equipos apelotonados en sólo cinco puntos de distancia entre el tercer y el octavo puesto.

Los favoritos están haciendo las cosas muy mal últimamente. Se están dejando un carro de puntos por el camino. El Sporting B sólo ha sumado un punto de los seis más recientes en disputa, ante dos rivales a priori asequibles. Sin embargo, la racha anterior de seis triunfos consecutivos permite a los asturianos mantener su colchón de tres puntos con el Mirandés y siete con el Racing.

El conjunto burgalés anda metido en un bache parecido al de los cántabros. Los de Pablo Alfaro no levantan cabeza. Dos de cal y una de arena. Aunque la presión en Anduva es mucho menor a la de los Campos de Sport de El Sardinero. El caso es que el cuadro rojillo acumula un parcial de siete puntos de 21 de posibles.

El Racing no engancha más de dos victorias seguidas desde mediados de noviembre, cuando encadenó cuatro triunfos seguidos. A partir de ahí, la montaña rusa que ha derivado en la destitución de Ángel Viadero y la contratación de Carlos Pouso como entrenador. Eso, en cifras, supone un balance de tan solo trece puntos de treinta posibles. Una cantidad más que insuficiente para un equipo que aspira a meterse en el play off y, más aún para quien desea terminar el campeonato regular en la primera posición.

Así que la zona alta de la clasificación se ha convertido en algo así como el tranvía de Estambul en hora punta. El Sporting B, de momento, se mantiene relativamente cómodo en su asiento. El Mirandés empieza a mirar hacia atrás, por si acaso. No tanto por la ventaja de puntos, que de momento es amplia, con cuatro sobre su máximo perseguidor, el Racing, como por las sensaciones de debilidad que está dejando el equipo de Pablo Alfaro últimamente.

Y el conjunto cántabro, agarrado a uno de los asideros para no perder el equilibrio, y con un pelotón, en fila india, detrás, intentando hacerse sitio en el convoy. Esto es como en la Fórmula 1. Hay que apretar para tratar de alcanzar al que va delante, pero sin descuidar los retrovisores, porque al piloto en cuestión le pueden robar la cartera en el momento más inesperado.

El permisivo rendimiento racinguista ha permitido que el exequipo de Carlos Pouso, la Unión Deportiva Logroñés, se coloque a dos puntos del conjunto cántabro. Ambos aún deben enfrentarse de aquí al final del campeonato y, además, los riojanos tienen por el momento ventaja en la diferencia de goles gracias al triunfo de la primera vuelta en Las Gaunas.

Ver más

El quinto, la Real Sociedad B, el primero que se queda con las ganas de jugar el play off, ya está a tres puntos de distancia. A un solo triunfo. Tiro de piedra. Un descuido puede crear una situación totalmente inesperada a principio de temporada. Un Racing fuera de los puestos de honor tan avanzado el campeonato parecía impensable, pero la posibilidad está más viva que nunca. Madera para la hoguera. Más presión. Los de Carlos Pouso jugarán en Zubieta en la penúltima jornada de la Liga. Lo más probable es que con muchas cosas en juego.

Juez y parte

El Athletic B tiene mucho que decir en esta frenética carrera. No sólo por la defensa de sus propios intereses, sino porque se encuentra ahora mismo pasando por la cordillera del calendario. De momento, ya ha tumbado al Mirandés (2-1) el pasado domingo. Esta semana visitará Mareo para verse las caras con el Sporting B y siete días después será el Racing quien viajará hasta Lezama. El filial rojiblanco es sexto, a cuatro puntos del Racing y a dos de los puestos de play off.

Mientras tanto, Tudelano y Gernika se agarran a la trasera del vagón. Ambos empatan, a cinco puntos del Racing y a cuatro de la cuarta posición. Todo abierto. Los navarros siempre son un equipo peligroso y al Racing aún le queda pasar por Tudelano. Por su parte, los vascos se hacen fuertes en su estadio aunque, en este caso, el conjunto cántabro tiene el golaveraje a su favor.

Restan 39 puntos en juego. Muchos, pero cada semana la cifra va mermando y los aspirantes a objetivos altos no pueden permitirse el lujo de seguir dejando escapar boletos para el ascenso. Para eso ha llegado Carlos Pouso al banquillo verdiblanco, para detener la sangría de puntos y devolver la estabilidad al equipo cántabro.

De momento, el técnico vasco, recién aterrizado, ha sumado su primer punto de los tres puestos en juego. El próximo domingo -17.00 horas-, frente al Izarra en los Campos de Sport, ya con un poco más de tiempo trabajando al equipo, el técnico tendrá que dar las primeras muestras de su capacidad para darle la vuelta a la situación que arrastra el conjunto verdiblanco desde que arrancó la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos