Fútbol

En El Sardinero siempre hay colas

De nuevo este miércoles se repitieron la largas colas frente a las taquillas de El Sardinero / Javier Cotera

Más de 2.000 racinguistas ya tienen su carné de abonado, tras protagonizar otra tarde de espera junto a las taquillas del estadio

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«A las duras y a las maduras». Con estas palabras se justificaba Pedro Antolín, un aficionado racinguista que aprovechó la tarde de ayer para acercarse a las taquillas de El Sardinero y renovar su abono para la temporada que viene. Y como Antolín, otros tantos incondicionales pensaron lo mismo. El racinguismo no descansa. La estampa en los aledaños del estadio santanderino volvió a ser la de tantas jornadas del mes de mayo.Las colas se estiraron tanto que incluso algún turista se extrañó. «¿Qué es eso que pasa ahí? ¿Por qué hay tanta gente?», preguntaba una pareja madrileña a uno de los muchos inquilinos de la fila. Realmente pasar no pasaba nada, pero los aficionados que tienen claro que volverán a estar con el equipo han querido aprovecharse del 15% de descuento reservado para todos aquellos que saquen su carné en los primeros días. Nada que objetar.

«Ahora con el Grupo II, con tanto viaje al País Vasco, todo será más sencillo», aseguraba un socio junto a la taquilla

La temporada pasada 8.357 racinguistas se abonaron y pese al desafortunado desenlace final del equipo en Barcelona hace un mes, su afición va camino de superarse.«Ahora con el Grupo II, con tanto equipo vasco, todo será más fácil. Los viajes serán más cercanos», así justificaba su presencia Manolo Campo, que junto a su señora suma ya seis años consecutivos sin faltar a la cita. «Fui socio hace muchos años y luego me quité, pero ahora he vuelto», añadía. Y como Campo muchos más.Lo del último lustro tiene difícil explicación; después de tantos años en la élite, lejos de acomodarse, el aficionado de a pie se ha motivado. El de ayer fue el tercer día en el que las taquillas del estadio dispensaron los abonos, antes más de quinientos aprovecharon la teconología y se lo sacaron a través de internet.

«La afición siempre está por encima del equipo, del estadio y del club», recordaba envalentonado Luis Miguel Fraile, otro fiel seguidor a quien no le importará este curso cambiar de dirección y en vez de viajar a Galicia hacerlo por el País Vasco. «A mi me da igual; la cosa es que subamos», añadía mientras esperaba su turno. Venía con el carné de dos amigos y con el encargo de renovarles a todos. En el Racing empieza a ser natural por estas fechas acudir a las taquillas ‘a ciegas’, ya que a día de hoy, a una semana de que comience la pretemporada, los seguidores verdiblancos protagonizan un acto de fe en toda regla puesto que Viadero, el entrenador, apenas cuenta con la mitad de una plantilla aún por construir. Su fe es inquebrantable una campaña más. Las taquillas ayer debían cerrar a las 20,00 horas, pero como ya ocurrió el pasado lunes la ventanilla siguió abierta una hora más para satisfacer el esfuerzo de los aficionados que aguardaron «una media de treinta minutos más o menos» de espera. Ver para creer una vez más.

Fotos

Vídeos