Fútbol | Segunda B

La Segunda B más cara de la historia

La Segunda B más cara de la historia
Javier Cotera

La ayuda al descendido que cobran Mallorca, Elche, UCAM Murcia y Mirandés ha reventado el mercado, al ofrecer a los jugadores contratos inalcanzables para el resto

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

La temporada 2017-2018 en la Segunda B va camino de ser la más cara de la historia. La ayuda al descendido –una partida recogida en los estatutos de la Federación Española– está permitiendo al Mallorca, Elche, Mirandés y UCAM Murcia reventar el mercado y presentar ofertas a los jugadores punteros de la categoría impensables para el resto. El caso más sonoro es el del equipo bermellón, que hace tres semanas se llevaba a Abdón Prats, el jugador más determinante del Racing, gracias a ponerle delante un contrato que triplicaba su ficha en Santander con además cuatro años de duración. Inalcanzable. Lo del delantero es el ejemplo más palmario de las tremendas diferencias entre los clubes en una división con tradición de modesta.

Ante esta tesitura, al Racing, muy mermado económicamente, tan solo le queda esperar a muchos de los futbolistas que no entren en el esquema de estos equipos. El Mirandés, por ejemplo, tan solo tiene seis jugadores en plantilla y algunos de sus descartes –caso de Pedro Martín y Álex Ortiz– han sido ofrecidos a los verdiblancos. La ayuda al descendido se cobra siempre que se pierde la categoría –independientemente de la misma– y en algunos casos supone algo más de un millón de euros que en muchos casos triplica el presupuesto de muchos clubes de la Segunda B. Junto al Mallorca, Elche y Mirandés en estas primeras fechas de verano están accediendo a un nicho de mercado muy superior al que se acerca el Racing, al que tan solo le queda como argumento el atractivo de su nombre.

Los socios podrán retirar sus carnés este próximo lunes

Los aficionados que acudieron a las taquillas de El Sardinero para hacerse socios entre el pasado lunes y el miércoles podrán canjear su resguardo por el carné de abonado a partir del próximo día 17. Desde ayer, los operarios del Racing ya tienen la maquinaria necesaria para dispensar materialmente los documentos. Todos ellos, alrededor de 1.500, tan solo recibieron un bono a la espera de que finalmente llegase el documento final. Ayer, sin embargo, los seguidores no tuvieron ese problema y cumplieron el trámite perfectamente. La campaña de abonados marcha a buen ritmo –desde la directiva incluso se sienten extrañados gratamente de la respuesta– en estos primeros días.

A los cuatro descendidos se suman Hércules, Cartagena y el extraño caso del Real Murcia que con una amenaza firme de Hacienda de liquidar el club en apenas dos meses ha firmado a jugadores como Pedro Orfila, exracinguista, por el doble de lo que podrían ofrecer los responsables de El Sardinero a un delantero que marque la diferencia.

En las oficinas verdiblancas pronostican fichajes de última hora, pese a saber que será tirar piedras contra su tejado. Pachín, en sus apenas dos semanas como director deportivo, ya se ha dado cuenta de que el Racing es el segundo de la fila. Los jugadores aceptarán la oferta verdiblanca después de descartar otras opciones.

El delantero Cristian Herrera, en los planes del Racing

Cristian Herrera (Las Palmas de Gran Canaria, 1991), delantero de 26 años, libre tras desvincularse del Girona –club en el que militó las dos últimas campañas y con el que logró el ascenso a Primera División– es uno de los futbolistas pretendidos por el Racing. Los responsables racinguistas se han interesado por la situación del futbolista, con experiencia pese a su juventud en Primera (Elche). Herrera se encuentra en la actualidad buscando equipo, puesto que no continuará en el conjunto catalán. No obstante, con el canario ocurre lo mismo que con Pedro Martín, el otro de los atacantes en los que Viadero y Pachín han puesto los ojos.Ambos buscan cambiar de aires –en el caso del Martín ha sido declarado transferible por el Mirandés pese a tener contrato en vigor–, pero la supuesta oferta del Racing se presenta como una alternativa si finalmente no logran encontrar acomodo en un equipo de categoría superior.

La secretaría técnica verdiblanca se está encontrando esta temporada con el mismo problema que la pasada pero más agudizado. La falta de recursos económicos impide fichar en el tiempo y en la forma que correspondería a un aspirante al ascenso. Por otro lado, en el club empiezan a dar por perdido a Jagoba Beobide al no tener noticias del futbolista semanas después de presentarle una oferta de renovación. En el Racing preocupa lo justo ya que, precisamente, la demarcación de pivote es la única que se encuentra cubierta a día de hoy en la plantilla con Granero, Sergio Ruiz y Javi Cobo, además de la primera incorporación, el cántabro Quique Rivero. Esta es la situación a tres días de empezar la pretemporada para afrontar la tercera intentona de ascenso.

Fotos

Vídeos