«Nos han temblado las piernas»

Carlos Pouso reconoció que su equipo no jugó un buen partido en Lasesarre. :: javier cotera/
Carlos Pouso reconoció que su equipo no jugó un buen partido en Lasesarre. :: javier cotera

Pouso, para quien «el Barakaldo se adaptó mejor al viento y al campo», aseguró que «el Racing no ha tenido la capacidad de dar tres pases seguidos»

MARCOS MENOCAL BARACALDO.

Cuando a un entrenador le preguntan si el partido que acaba de jugar su equipo ha sido el peor desde que llegó al cargo es que la cosa está mal. «Pues no sé qué decirte», contestó un Carlos Pouso que no puso paños calientes a lo que ayer hizo su equipo en Lasesarre. No lo utilizó de excusa, «porque afectó a los dos», pero recalcó que «el viento y el campo no estaba para jugar mucho, aún así el Barakaldo se adaptó mejor que nosotros». Y es que el conjunto vizcaíno superó a los cántabros «tanto cuando soplaba a favor como cuando lo hizo en contra».

Lo realmente preocupante -así lo destacó el técnico vasco- fue que el Racing fue incapaz: «Nos han temblado las piernas. He visto que nos ha faltado el carácter necesario, que jugábamos con mucho corazón y poca cabeza. Me preocupa esa falta de confianza», insistió.

El vasco suspiraba en la rueda de prensa. «Es muy difícil tratar de jugar al fútbol cuando eres incapaz de dar tres pases seguidos. Hemos jugado a tirones», añadió. No contento con reconocer tantas penalidades, aún fue más allá. «No estamos mentalizados lo suficiente para lo que nos vamos a encontrar».

«La labor del técnico es transmitir confianza a los jugadores. Si no ocurre, la culpa es mía»

Sin duda Pouso estuvo sincero y sin que a él -al menos- le temblara el pulso al admitir los fallos. Pidió sensatez. «Ahora mismo lo de pensar en la primera posición es difícil. Si jugamos en más campos que en el nuestro no lo haremos bien. De qué sirve que los demás pierdan si nosotros no ganamos». El vasco no quiso decir más sobre la derrota del Sporting B y el empate del Mirandés que le ponía en bandeja la jornada. Una vez más el Racing dejó escapar la oportunidad.

«Pido perdón»

Pidió disculpas. «Lo siento por los aficionados que nos siguen y que no podemos darles una alegría. Sólo puedo prometerles que el domingo saldremos a hacerlo mejor». Volvió a reconocer que el equipo se viene abajo al más mínimo revés. «Ya lo hemos hablado, tanta presión... Sin embargo eso es algo que ya sabíamos».

«Tengo cosas más importantes en la cabeza que preocuparme de ser primero»

El entrenador repasó lo sucedido, no sólo ayer en Barakaldo, sino también en el mes que lleva al frente del equipo y pese a que lo más importante es ganar se reafirmó en sus ideas. «A mí no me vale ganar de cualquier manera, el Racing es el Racing. Hay que darle a la gente algo para que cambie los pitos por aplausos y eso es cosa nuestra. Y si eso no ocurre no hay que buscar más culpables que yo. La labor del entrenador es la de transmitir al jugador que lo hace bien, que mejora y si no se consigue el fracaso es mío», indicó.

Leer más

A Pouso no le gustó su equipo. Repitió de inicio el sistema 4-3-3, pero al final del partido decidió cambiarlo en un intento a la desesperada: «No me gustaba lo que veía y lo cambiamos. No nos salía nada bien y algo había que hacer. Pero cuando no estás bien no estás y punto», concluyó.

Cinco partidos y siete puntos no es un bagaje como para calificar de bueno el rumbo del Racing desde que llegó el vasco. Por eso, el propio Pouso adelantó que «seguramente es culpa mía que los jugadores no estén trasmitiendo confianza y no estén haciendo las cosas bien».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos