Racing

«En un vestuario no eres amigo de todo el mundo, pero no ha habido ningún conflicto»

Iván Crespo desea seguir defendiendo la portería racinguista. /Javier Cotera
Iván Crespo desea seguir defendiendo la portería racinguista. / Javier Cotera
Iván Crespo | Portero del Racing

El portero cántabro, cuya intención es seguir en el equipo, reconoce que los futbolistas «somos los mayores culpables de esta decepción»

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Se salvó de la quema en el bochorno frente al Real Unión. La afición premió su temporada dentro del desastre colectivo. Pero Iván Crespo Secunza (Santander, 10 de diciembre de 1984) asume su cuota de responsabilidad de la «decepción» que ha sido la temporada del Racing. Él puede decir que no se ha escondido, ni siquiera en los peores momentos. Su intención es seguir bajo la portería verdiblanca. Está empeñado en volver a Segunda Division con el equipo de su tierra.

-¿Cómo lleva estas vacaciones anticipadas e inesperadas?

-Bueno, pues tranquilo aquí en casa. Yendo por las mañanas a entrenar un poco y disfrutando de la familia y de los amigos.

-¿Mira con envidia a los equipos que están disfrutando el play off de ascenso?

-Pues sí. Llevaba ya unos cuantos años seguidos jugando el play off y este año nos hemos quedado fuera. Es una pena y sobre todo para un equipo del potencial del Racing, que el objetivo era ascender. Es una decepción muy grande.

-Y su exequipo, la Gimnástica, a Segunda División B.

-Han hecho una campaña muy buena. Me alegro de que la Gimnástica esté en Segunda B y el año que viene tendremos derbi.

-Un derbi especial para usted.

-Sí. Allí pasé tres años muy bonitos. Fue el equipo que me dio la oportunidad de jugar en Segunda B con cierta asiduidad. De allí dí el salto a Segunda División. Les estaré eternamente agradecido y la verdad es que tengo ganas de jugar allí.

-Ya en frío, ¿ha encontrado alguna explicación a lo que le pasado al Racing esta temporada?

-No. Desde el principio no hemos sido un equipo fiable. Sí que hemos enganchado alguna racha de partidos sin perder, pero no hemos sido ese equipo que gana la mayoría de los partidos siendo superior. Hemos ganado muchos partidos muy justos. Cuando mejor estábamos, a final de temporada, tras enganchar siete partidos sin perder, sin un juego brillante, pero compitiendo bien, en el partido decisivo, en el que nos jugábamos toda la temporada, no estuvimos a la altura. El rival nos pasó por encima. Fue una decepción porque el día clave ni siquiera competimos.

-¿Ha habido falta de actitud en la plantilla?

-No lo creo. El equipo, de 38 jornadas, ha estado la mayoría entre los cuatro primeros. Analizándolo fríamente, los tres filiales que han quedado por delante, contra nosotros han sido superiores y el único que para mí no ha sido superior ha sido el Mirandés. Para mi gusto no tenían mejor equipo que nosotros, pero sí que han competido mejor, han tirado de oficio y de veteranía y han sacado muchos partidos que nosotros no hemos sido capaces de sacar.

-¿Cómo sentaron las declaraciones de Julen Castañeda antes del partido ante la Real Sociedad B?

-Él no se explicó bien. Se sacó un poco de contexto. Era una semana diferente en cuanto a lo que nos jugábamos. Era realmente la final que teníamos en la liga regular. Nuestro primer partido de play off. La gente estaba un poco más sensible de lo normal. El míster, más que porque viese falta de actitud, quiso apretarnos un poco cuando acabó el entrenamiento, diciendo que había que entrenar mejor. Y Julen cuando salió a rueda de prensa, creo que quiso transmitir lo que había dicho el entrenador. Lo que pasa es que sabíamos que esas declaraciones, si llegaba el partido y pasaba lo que pasó, iban a pasar factura. Yo no creo que sea una falta de actitud. No he visto a nadie que se haya dejado, ni ningún compañero que no quería. Soy racinguista y quiero jugar con el Racing lo más arriba que pueda. Y la gente que vive del fútbol, si juegas un play off, pasas rondas y subes, tu caché sube, esa temporada económicamente vas a cobrar más por primas y al año siguiente vas a tener un abanico más amplio de encontrar un equipo que cumpla las expectativas. No lo achaco ni a falta de actitud ni dejadez. Lo achaco a falta de fútbol y que los rivales han sido mejores.

-¿El ambiente ha sido bueno en el vestuario?

-Sí. Era un vestuario con gente veterana y gente joven. Ha habido buen ambiente. Está claro que en un vestuario no vas a ser amigo de todo el mundo, pero nunca ha habido ningún conflicto ni ningún problema. Ha habido bastante unión entre la gente joven y los veteranos.

-La destitución de Ángel Viadero. ¿Había perdido ya la confianza del vestuario?

-No sabría decirte. La decepción del año pasado fue muy grande. Perder contra el Barcelona B después de tener a toda Cantabria entregada, llenar el estadio, ponerte por delante en la eliminatoria y que te ganen 1-4, al final fue una decepción para todos. Este año ya empezamos con que parecía que había que subir en la jornada 3 y que había que hacer 96 puntos si el año anterior habíamos hecho 86. Y sabíamos que la temporada anterior, en cuanto a puntos, va a ser prácticamente irrepetible para ningún equipo. Ángel ya estaba cuestionado desde la jornada 5. Luego el equipo cogió una racha buena, nos metimos en la parte alta, terminamos la primera vuelta ganando en Irún. La segunda vuelta perdimos en Guecho y volvía a estar cuestionado. Conseguimos ganar en Miranda y al Gernika. Y el partido que teníamos mucha ilusión, contra el Sporting B se nos puso todo cuesta arriba y al final el club tomó la decisión de cambiar. En estos casos el más débil es el entrenador. Al final se vio que no era cuestión del entrenador, porque vino otro con su idea de trabajar, como Carlos Pouso, puso todo su empeño en conseguir el objetivo y el equipo no entró en el play off, que cuando llegó estábamos dentro, y en cuanto a números, el puntaje de un entrenador y de otro fue similar. Cada uno nos tenemos que echar nuestra parte de culpa, pero los que salimos al campo somos los jugadores y somos los mayores culpables de esta decepción.

-Usted ha sido uno de los más destacados de la temporada y la afición así se lo hizo saber en la última jornada de Liga.

-Para mí, como cántabro y racinguista, que la afición valore tu trabajo en una jornada tan difícil y después del disgusto de Zubieta es para estar orgulloso. Estoy agradecido a toda la gente que me ha apoyado. Me siento muy a gusto y querido. A nivel personal, no voy adecir que he estado mal, porque sería un hipócrita, pero esto es un deporte de equipo y soy uno más de este colectivo que no ha logrado el objetivo.

-Además, ha sido uno de los veteranos que ha puesto la cara cuando han venido mal dadas.

-Cuando las cosas no van bien, la gente que llevamos más tiempo en este mundo tenemos que salir a dar la cara e intentar proteger a la gente más joven, que quizá estas situaciones aún no les ha tocado vivirlas. Me lo tomo con naturalidad. Cuando las cosas van bien es todo muy bonito y cuando van mal son un poco más difíciles, pero forma parte del juego.

-Ha reiterado su intención de continuar, ¿el club ha hablado con usted?

-No. No he tenido ninguna noticia. Imagino que según vayan concretando cosas hablarán con nosotros, sobre todo para ver cuándo empieza la pretemporada.

-¿Conoce ya a Iván Ania?

-Tuve la oportunidad de saludarle un día en las Instalaciones.

-A bote pronto, ¿qué le parece la elección?

-Bien. Es un entrenador joven, que ha jugado en la élite, sabrá llevar el vestuario y lo que puede sentir cada jugador en cada momento... Te informas un poco con jugadores que ha tenido y hablan bien de él, que es trabajador, metódico, que busca dotar a sus equipos de identidad propia. Es un entrenador al que le gusta jugar cuando se puede y viene de hacer una muy buena temporada en un equipo humilde como el Villanovense.

-¿Cómo están viviendo este periodo sin cabeza visible en el club tras la salida de Manolo Higuera y el resto de consejeros?

-Yo, personalmente, con tranquilidad. El Racing está en buenas manos. La gente que se ha metido en el club son empresarios muy importantes de Cantabria y a nivel nacional. Son gente seria. Intentarán, cuando puedan reunirse, nombrar un nuevo presidente y despedir a Manolo Higuera y a todo su consejo, que han hecho una gran labor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos