Rugby

Un ataque de 'primera' en el Senor

Luciano 'Lucho' Leibson, antes de un entrenamiento en San Román./Antonio 'Sane'
Luciano 'Lucho' Leibson, antes de un entrenamiento en San Román. / Antonio 'Sane'

El pilier argentino Luciano Leibson es, con ocho, el inesperado máximo anotador de ensayos entre los verdes en lo que va de temporada

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Pertenece a la estirpe más especial de un equipo de rugby. A esas montañas humanas que chocan en la jugada más característica de este deporte, la melé. Luciano 'Lucho' Leibson (Buenos Aires, 1988) es un primera línea. O, como se les llama cariñosamente en el deporte oval, un 'gordo'. Defensa, placajes, empuje en la melé... Son sus ocupaciones más habituales. Los ensayos suelen ser cosa de otros. Pero la estadística de la División de Honor española apunta a que el 1.83 metros de altura y 114 kilos de peso del 'Lucho' Leibson encierra a otro jugador distinto a un 'primera'. El pilier argentino es, con diez jornadas disputadas, el máximo anotador de ensayos del Senor Independiente, con ocho conseguidos. Sólo Ignacio Contardi, aquel centro argentino de lo más atlético que tuvo el Independiente en la campaña de su estreno en la máxima categoría, la 2013-2014, llevaba más ensayos a estas alturas de curso (9) de los que acumula Leibson, que está igualado con los que lograba un actual compañero suyo, Agustín Schab, en la campaña 2015-2016. En la pequeña historia de los cántabros en la División de Honor, a estas alturas de campeonato Leibson es el único primera línea en liderar a los suyos en materia anotadora.

«Plantando la bandera de los 'gordos'», señala entre risas un Leibson que está de lo más contento por ser el 'tryman', como se dice en su país, del equipo. Pero no puede ser más modesto al hablar de su logro. «Los ensayos son de toda la delantera. Y me ha tocado a mí. También es un poco de suerte». Aunque la facilidad del 'Lucho' para anotar viene de lejos. «En mi club en Argentina, San Luis, también hacía muchos ensayos».

Experiencia internacional

El bonaerense vive su primera temporada en el rugby español. De su San Luis saltó al rugby europeo para jugar tres campañas (de 2012 a 2015) en el Zebre de la ciudad italiana de Parma. Allí tuvo la oportunidad de medirse a lo mejor del deporte oval europeo, ya que los italianos llegaron a jugar en la Heineken Cup, la 'Champions' del rugby. «Jugar contra equipos como Munster, Leicester... Es un rugby diferente». Tras una buena experiencia en Parma, Leibson marchó a Francia para enrolarse en el Massy. «La ciudad estaba a 15 minutos de París, lo que era un lujo; pero en lo deportivo no tuve mucha suerte, porque sufrí una hernia cervical». De Francia, volvió a su casa, San Luis, antes de enrolarse en el Senor esta temporada.

El maul, una de las grandes armas de los verdes «que estamos aprendiendo a utilizar», es lo que está ayudando a que Leibson lleve tal cantidad de ensayos. El análisis de la situación del Senor de alguien con un buen currículum en esto del rugby apunta a que «el equipo está bien, aunque a veces nos falta algo de madurez. Hacemos grandes partidos ante los rivales más fuertes y con equipos pequeños, se nos complica mucho. Pero estamos mejorando en eso». La División de Honor le ha gustado. «Hay mucha variedad de jugadores y los oceánicos que hay le dan nivel a los equipos. Me gusta».

«Es la primera vez que ficho por un equipo en el que se habla español. En Italia y Francia era muy chocante lo del idioma», afirma. Eso, y el gran número de argentinos que hay en la plantilla del Senor ha hecho que la integración del 'Lucho' haya sido inmediata. Que Daniela, su novia, también se haya venido a Santander contribuye a que la distancia con Argentina se lleve mejor. Del resto de la región conoce poco, pero la capital de Cantabria le tiene hechizado. «Es la primera vez que vivo en una ciudad en la costa. Y lo aprovecho, para ir a la playa».

Por mucho que la estadística diga que el 'Lucho' Leibson anota como un centro o un ala, él pertenece «al gremio de 'primeras'. Los más importantes del equipo», añade entre más risas. Esa suerte de comunidad que establece lazos casi de por vida. Esta temporada no es una excepción entre los verdes y la relación es inmejorable entre los Leibson, Ottoño, Altamirano, Gudiño, Domínguez... «Son todos muy buena gente. Y la melé va a mejor. Ya vamos dominando a la de los rivales». Aunque entre melés, placajes y defensa a sus rivales, a Leibson le dé tiempo para plantar esa bandera de los 'gordos' a base de ensayos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos