El reto de volver a ser grande

La plantilla del Senor Independiente, en un entrenamiento en San Román. La Santboiana, hoy, será el primer rival de los cántabros./Daniel Pedriza
La plantilla del Senor Independiente, en un entrenamiento en San Román. La Santboiana, hoy, será el primer rival de los cántabros. / Daniel Pedriza

Con muchas caras nuevas en la plantilla, los bisontes inician un año ilusionante en el que destaca la incorporación del neozelandés Mark Jackman, un All Black en la selección de seven

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Otra temporada más. La quinta desde que en aquella mañana de mayo de 2013 un partido de rugby en El Sardinero sellase la clasificación para la División de Honor. El Independiente, de la mano de Senor por segundo curso consecutivo ha vencido este domingo al Santboiana (32-35), y afronta su quinta temporada de tacada en la División de Honor. Y lo hace con la clara intención de reverdecer viejos laureles. De volver a ser un equipo que pelee el dominio a los grandes. «Queremos tener la posibilidad de llegar al menos a las semifinales de Liga y Copa del Rey. Ser el cuarto en discordia». La frase es de Macario Fernández-Alonso, el presidente del Senor Independiente. Esfuerzo para ello, al menos, se ha hecho.

Los verdes le han dado una buena vuelta a la plantilla. Hasta 14 caras nuevas han llegado al vestuario de San Román. La mayoría procede del principal vivero que tiene el club: Argentina. «Sus jugadores son muy buenos y es un mercado que se conoce bien», señala Fernández-Alonso. Pero la estrella viene de otro sitio. Del país del rugby. Mark Jackman vistió durante varios años una camiseta negra con un helecho de plata bordado en ella. Equipo de Seven -rugby a siete- de Nueva Zelanda. Pero ese pedigrí no se le ha subido para nada a la cabeza al 'kiwi'. «El pasado domingo estuvo cenando en mi casa. Y me dijo que para nada quería que le tratase de forma diferente. Quiere que se le riña, que se le corrija», señala Tristán 'Chucho' Mozimán, el entrenador del equipo. «Eso le potencia como jugador y le reafirma como líder natural».

El Senor Independiente abre su quinta temporada consecutiva en la élite del rugby español

El 'Chucho' ya se ha deleitado con las habilidades del nuevo 'chico maravilla' del Senor en los entrenamientos. «Tiene todas las destrezas del rugby muy pulidas. El juego a la mano, al pie, desde el suelo... Y luego está su mentalidad ganadora». Jackman será el comodín en ataque de una plantilla que tampoco variará su estilo de juego tradicional en función de él. «Jugaremos de acuerdo al plan que tenemos y que no suele variar de una temporada a otra», añade Mozimán. Fortaleza en defensa y en melé, intensidad... Lo de siempre pero con matices. «Veremos un 'pack' de delanteros muy fuerte. Y tendremos mucha velocidad fuera, en la zona de ataque. Eso nos hará generar mucho peligro. Esa combinación nos va a permitir hacer un juego muy equilibrado».

«Va a ser la División de Honor más fuerte delos últimos cinco años», Tristán Mozimán

La aspiración de casi cualquier entrenador de un deporte de equipo, dos efectivos de garantías por puesto, está bastante cerca de conseguirse. «Ahora tenemos 28 jugadores en la plantilla», comenta el 'Chucho' Mozimán. Una amplitud que permitirá muchas cosas buenas. «Habrá mejores entrenamientos y más competencia interna por un puesto en el equipo titular del domingo. A la vez, tendremos un banquillo más competitivo, podremos hacer rotaciones para dar descanso a la gente y cuando haya jugadores lesionados, tendremos recambios de garantías». Esas ventajas donde más se notarán desde el principio será en la melé. En la pasada temporada, con muchos primeras líneas lesionados, «en los últimos minutos de los partidos los rivales nos arrasaban en melé», reconoce el 'Chucho'. Con lo que ha venido de refuerzo, parece que eso no volverá a ocurrir.

Lo más alto posible

Desde el club verde se prefiere ser cauto. En otras temporadas, estas eran fechas en las que las palabras 'título' o 'Copa' aparecieron para luego, con el transcurrir de los meses, esfumarse. «Lo primero, hay que consolidar el grupo y organizarlo lo antes posible», señala Mozimán. «Y a medio o largo plazo, intentar llegar a lo más alto posible». El reto se antoja hercúleo. Porque en la División de Honor casi nadie ha perdido el tiempo. «Va a ser la Liga más fuerte de los cinco últimos años», vaticina el 'Chucho'. «VRAC y El Salvador siguen mejorando; Santboiana y Barcelona han dado un salto de calidad enorme; Cisneros y Alcobendas están más fuertes, lo mismo que Ordizia y Gernika. Creo que al menos hay 10 equipos con opciones de clasificarse para los playoffs por el título».

«Veremos un ‘pack’ de delanteros muy fuerte y tendremos mucha velocidad por fuera»

En este escenario cargado de optimismo luce, también, alguna interrogación. En la última campaña, con una plantilla masacrada por las lesiones, varios canteranos dieron un paso al frente y cumplieron con nota. Y la ONU en la que se ha convertido ese vestuario amenaza con dejarles sin muchos minutos a los chavales de la casas. «En el equipo de División de Honor no hay tantos cántabros como nos gustaría», reconoce Mozimán. «Pero Peña, Víctor Sánchez o Carpintero siguen en el equipo. El resto de chavales es muy joven y le falta seguir formándose. Para eso está el segundo equipo». La falta de cántabros -o incluso de españoles- en un posible quince titular tampoco quita el sueño al presidente. «En casi todos los equipos de la División de Honor ocurre lo mismo», apunta Fernández-Alonso.

Tras la marcha del andaluz Javier de Juan al combinado nacional que preparará los torneos de Seven y, esporádicamente, al Ciencias de Sevilla de División de Honor B, el brazalete de capitán del Senor Independiente ha recaído en Mariano García. El apertura argentino -aunque ya con nacionalidad española- que se ha convertido en pieza insustituible del equipo en las temporadas que lleva en la casa verde. Otros dos compatriotas, 'Juanpi' Guido y Lucas Latrónico, serán los segundos capitanes del equipo verde.

La Copa del Rey, ese primer trofeo que pudo llegar a las vitrinas del club y que se lo llevó el Quesos en la primera final que disputó el Independiente, y los playoffs de la Liga volverán a ser las miras de los santanderinos. Sin prisa pero sin pausa. Sin objetivos concretos más que uno: volver a ser un equipo temido. Que todos, incluso los grandes de esto como el Quesos, El Salvador o el Alcobendas, teman el partido de turno ante los verdes porque sepan que pueden perderlo. El Senor Independiente quiere volver a ser un grande del rugby español.

Fotos

Vídeos