Rugby

El Senor aguanta hasta los últimos minutos al Quesos Entrepinares

Guido, del Senor (izquierda) salta con Basso en una touche en el encuentro de ayer./Ricardo Otazo
Guido, del Senor (izquierda) salta con Basso en una touche en el encuentro de ayer. / Ricardo Otazo

Los cántabros tuvieron contra las cuerdas al campeón de Liga, al que sólo salvó la gran actuación del argentino Tomás Carrió, la estrella del partido

MARCO G. VIDARTValladolid

Dicen que lo malo no es perder, si no la cara que se te queda. Pero a esa cara de decepción común a toda derrota, ayer los jugadores del Senor Independiente sumaron la de rabia. La de haber desaprovechado una ocasión de oro para haber derrotado a su bestia negra. El Quesos Entrepinares ganó, sí, por 32-21. Pero el campeón estuvo contra las cuerdas. A veinte del final, el marcador era de empate a 18 con un Senor Independiente que venía en remontada. Sólo la actuación de Tomás Carrió, todo un ex de los Pumas, la selección argentina, desniveló la contienda. Él sólo se bastó para sostener al Quesos y evitar así la primera victoria en el Pepe Rojo que haya conseguido un equipo -a excepción de El Salvador- desde el año 2011.

32 Quesos

Pablo César Gutiérrez, Castellote, Blanco, Sthör, Pescador, Gavidi, Paila, Thompson, Morchón, Carrió, De la Lastra, Gimeno, Alejandro Gutiérrez, Castiglioni y Bell. También jugaron: Allen, Miejimolle, Blanco, Basso, Mateu y Ferrández.

21 Senor

Domínguez, Bulacio, Ottoño, Álvarez, Colombo, Guido, Fraser, Schab, Mariano García, Zabalegui, Lualdi, Ducamp, Jackman, Palmieri y Poet. También jugaron: González, Leibson, José García y Guerrero.

Marcador
m.4: 5-0 (Pescador); m.9: 5-3 (Mariano García); m.11: 8-3 (Carrió); m.18: 13-3 (Carrió); m.18: 15-3 (Carrió); m.28: 18-3 (Carrió); m.31: 18-8 (Guido); m.39: 18-13 (Fraser); m.39: 18-15 (Mariano García). Descanso. m.61: 18-18 (Mariano García); m.66: 23-18 (Carrió); m.66: 25-18 (Carrió); m.70: 25-21 (Mariano García); m.80: 30-21 (Carrió); m.80: 32-21 (Carrió).
árbitro
Eki Fanlo (c. vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores del Senor Domínguez y González.
incidencias
Quinta jornada de la División de Honor. Campo de Pepe Rojo (Valladolid).

Y eso que el partido empezó fatal para los cántabros. A 'Tai' Palmieri le placaron en la divisoria y De la Lastra arrancó como una moto para campo cántabro. En el último metro, pasó a Pescador para que este ensayase. Era el 5-0.

Mariano García y el que a la postre sería la estrella del partido, Tomás Carrió, intercambiaban golpes de castigo pasados para el 8-3 en un partido soso y sin un dominador claro. Todo -melés, touches...- estaba bastante igualado y la defensa azul se bastaba por entonces para contener al Senor. Tras una touche en medio campo, Carrió empezó su particular recital. El apertura argentino agarró el oval y comenzó a partir cinturas. Ensayo que él mismo transformó para el 15-3 en el minuto 17. Diez más tarde, Carrió -nadie más anotó por el Quesos en el resto del partido- pasó un golpe de castigo para el 18-3. Parecía que al Senor le tocaba lo de casi siempre. Estacazo y tente tieso en el Pepe Rojo.

Pero los cántabros espabilaron y el Quesos, poco a poco, se fue ablandando para parecer más uno de Burgos que de Valladolid. Apenas dos minutos más tarde, un maul cántabro lo posaba Guido para el 18-8. A dos minutos del final, a 'Carlos' Gavidi se le escurrió un balón cerca de su línea de ensayo y a Josh Fraser le faltó tiempo para rebañarlo y ensayar. Mariano transformó para el 18-15 con el que se llegó al descanso.

Reacción sin premio

Al inicio de la segunda parte, todo seguía igual. El Quesos, 'groggy' e intentando ganar metros con patadas profundas y el Senor lanzado aunque sin crear grandes ocasiones de peligro. Por primera vez en tiempo, el Pepe Rojo estaba mudo. Y más cuando en el minuto 59, Mariano García pasaba un golpe de castigo para el 18-18.

Pero Carrió no quería renunciar a su papel de estrella en el choque de ayer. Tras una touche para el Senor cerca de su línea de ensayo que Fanlo consideró parcial, tras el saque del Quesos se formó un maul. El oval llegó a Carrió, que con una patada alta se autopasó el balón para ensayar bajo palos y llevar el delirio a la grada con el 25-18. Jugadón.

Los cántabros no bajaron la cara y otro golpe de Mariano García subía el 25-21 a diez minutos del final. Un ensayo y el Senor conseguiría la gesta. Los santanderinos aumentaban la presión para intentar jugar en campo local. Y entre las varias melés y golpes de castigo a touche que se intercambiaron, los cántabros tuvieron una melé a favor en en el minuto 80, aunque la jugada murió en medio campo. Tras ella, una touche quesera desembocó en un avance con varias fases para que Carrió ensayara y posteriormente transformara para el 32-21 definitivo. A pesar de esa mala cara por la derrota, el Senor se volvió con la sensación positiva de haber tenido contras la cuerdas al campeón de Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos