TENIS

Murray-Djokovic, el no va más por el Masters y el número uno del mundo

Andy Murray, campeón en París-Bercy.
Andy Murray, campeón en París-Bercy. / EFE
  • Quien supere una ronda más que su rival, o el que gane el trofeo, acabará el año en el trono de la ATP

No cabe mayor suspense. Andy Murray y Novak Djokovic afrontan desde este domingo el Masters en Londres, una cita que servirá para coronar al número uno del mundo al final de la temporada 2016. Sólo 405 puntos separan al escocés del serbio en la clasificación de la ATP, y además Murray perderá en las próximas fechas los 275 puntos logrados en 2015 al conquistar la Copa Davis con Gran Bretaña.

Aunque existen diversas posibilidades y combinaciones, el que llegue a una ronda más que su rival, o el que gane el trofeo, será el que festeje las Navidades como mejor tenista del mundo. ¿Será capaz Murray de mantenerse en la cumbre de la jerarquía mundial, a la que llegó el pasado lunes al vencer en el Masters de París? A sus 29 años, el escocés ha vivido su mejor año. Ganador de Wimbledon por segunda vez, se colgó una segunda medalla olímpica en Rio, y ganó los cuatro últimos torneos (Pekín, Shanghái, Viena y París). Además, en febrero el británico se convirtió en padre gracias a la pequeña Sophia.

«Este año fue el mejor sobre las pistas», explicó el viernes el nuevo número uno del mundo. «Fuera de las pistas, fue de lejos el mejor año de mi vida, con un gran cambio. Me encanta ser padre», reconoció. El hombre que puso término a 122 semanas consecutivas de reinado de Djokovic asegura que ahora salta a la pista «con algo más de confianza».

Le hará falta para superar un grupo en el que se encontrará con el suizo Stan Wawrinka (tercer favorito), el japonés Kei Nishikori (quinto) y el croata Marin Cilic (séptimo). Murray sabe lo que es perder recientemente con el japonés (cuartos de final del Open de Estados Unidos) y ante el croata (Masters 1.000 de Concinnati).

Djokovic tendrá un grupo algo más asequible. Se enfrentará al francés Gael Monfils (sexto), al canadiense Milos Raonic (cuarto) y al austríaco Dominic Thiem (noveno), tres rivales contra los que el serbio no ha perdido nunca. Ante el francés cuenta con un balance de 13 victorias y ninguna derrota, 7-0 con Raonic y 3-0 con el joven austríaco. Pero la segunda plaza, que también da acceso a semifinales, estará reñida. Monfils comienza ante un Raonic mermado físicamente por una lesión en el gemelo.

A por el quinto consecutivo

La segunda mitad de año de Djokovic no ha sido buena, especialmente desde su victoria en Roland Garros, que le sirvió para completar su colección de títulos del ‘Grand Slam’. Después de lograr en junio uno de los pocos retos que le quedaban por delante, entró en una época de indecisión.

Superado en tercera ronda de Wimbledon, después en primera ronda en los Juegos de Río, y en la final del Abierto de Estados Unidos (ante Wawrinka), vio además a Murray arrebatarle el número uno del mundo, que ostentaba desde julio de 2014. Pero el serbio asegura que se encuentra en plena forma. Llega al Masters con el objetivo de ganarlo por quinta ocasión consecutiva, salir como número uno del mundo, e igualar el récord de los seis títulos de Roger Federer en esta competición.

Preguntado sobre su estado de forma y su capacidad para volver a ser él mismo, el jugador de Belgrado de 29 años respondió secamente: «¿Qué te hace decir eso? Soy yo mismo siempre. He vivido algunos altibajos, pero decir que no era yo es ir demasiado lejos». «Siempre creo que tengo combustible en el depósito», continuó. «Tuve que buscar en el fondo de mí mismo y tomarme un tiempo para reflexionar (tras Roland Garros), pero en definitiva ha sido un buen año», zanjó. Ahora quiere que se convierta en un año aún mejor recuperando su trono en Londres.