Masters 1.000 de Montecarlo

Nadal coge tono y espera a Thiem

Rafa Nadal celebra la victoria sobre Khachanov. /Afp
Rafa Nadal celebra la victoria sobre Khachanov. / Afp

El tenista balear inclina al joven Khachanov (6-3 y 6-2) y se medirá en cuartos de final a su verdugo el año pasado en Roma, quien dejó fuera a Novak Djokovic

MANUEL SÁNCHEZMadrid

La valentía y la potencia de Karen Khachanov no fueron argumentos suficientes para poner en problemas a Rafael Nadal, quien aseguró su presencia en los cuartos de final del Masters 1.000 de Montecarlo tras apartar al ruso (6-3 y 6-2).

Con esta victoria, Nadal ya suma 65 triunfos en tierras monaguescas y continúa con su marcha hacia el undécimo entorchado, con la presión añadida de saber que no puede fallar si no quiere ceder el número uno en favor del suizo Roger Federer, quien renunció a disputar la gira de arcilla.

Ante un rival al que ya avasalló en 2017 en Pekín y en Wimbledon, Nadal sumó una marcha más respecto a su partido contra Aljaz Bedene y se deshizo del ruso en una hora y 20 minutos.

El español no varió su receta de empezar rompiendo y le infligió un 'break' inicial que hizo mella en el joven jugador de 21 años y en su banquillo, donde ya no se sienta el español Galo Blanco, sino que está ocupado por su nuevo técnico Vedran Martic.

A su lado posó también el exjugador y vencedor en Wimbledon Goran Ivanisevic, quien dejó de trabajar con Tomas Berdych el año pasado.

Nadal tuvo la delantera en el marcador y llegó a tocar todos los palos dentro de la pista al subir más a la red, con dos voleas definitivas que desesperaron a Khachanov en el sexto juego, pero que no sirvieron para marcar el segundo 'break' en el marcador

El no concretar ese juego, en el que dispuso de dos bolas de rotura, le costó un pequeño despiste con el que Khachanov entró en juego, volvió a nivelar la balanza y redujo la distancia del 4-1 al 4-3.

Más información

Cuando pareció que se reincorporaba al partido, tres errores no forzados y una doble falta entregaron el octavo juego al balear y con ello el turno para sacar y cerrar el primer parcial.

Nadal puso el 30-0 deslizándose sobre la tierra y colocando un globo, que apareció como respuesta a una dejada, y amarró la manga en blanco con un saque directo.

Khachanov, cohibido por las respuestas liftadas del español comenzó a desatar la tormenta de los palos y, pese a que estuvo a punto de salirle bien en el primer juego, una corrección arbitral cuando el ruso ya celebraba el 30-15 le dio la vuelta al juego y terminó con la rotura de Nadal, que encarriló desde el inicio el set.

Sin variar el juego, Khachanov siguió arriesgando y equivocándose y se desesperó cada vez que el juego se alargó. No en vano, cuando los intercambios se iban más allá de cinco golpes Nadal se quedó con más del 60 % de los puntos.

Sin forzar una tercera rotura, el español abrochó el partido al saque y completó su victoria número 65 en Montecarlo aplacando los ánimos de Khachanov, al que aún le falta para poder medirse de tú a tú con el de Manacor.

En cuartos de final, Nadal se topará con el único hombre capaz de vencerle en tierra batida en 2017, Dominic Thiem, quien además presenció el partido de su rival desde la pista. El austríaco se deshizo del serbio Novak Djokovic en una maratón que dejó en la reserva al balcánico (6-7, 6-2 y 6-3) y pisará los cuartos por primera vez en Montecarlo. Será el octavo enfrentamiento entre ambos y el segundo en tierras monegascas, con cinco victorias para el español y dos para el de Austria. En su único choque en estas pistas, Nadal prevaleció en dos sets. A favor de Thiem juega el hecho de que, en el Masters 1.000 de Roma del año pasado, fue el único capaz de inclinar al español en una gira de tierra batida que se saldó con cuatro títulos (Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roland Garros) para el manacorense.

El otro español que quedaba en el cuadro, el castellonense Roberto Bautista, se despidió del torneo al ceder con el belga David Goffin, quien le superó por 6-4 y 7-5.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos