Primera ronda

Nadal salva el gafe del color rosa ante Lajovic

Nadal golpea la pelota.
Nadal golpea la pelota. / Richard Heathcote (Afp)

El balear remonta un 'break' adverso en el primer set para sumar su victoria 220 en un Grand Slam

MANUEL SÁNCHEZ

Rafael Nadal es uno de los jugadores con más manías del circuito. Desde colocar minuciosamente las botellas en su banquillo hasta no pisar las líneas de la pista tras cada descanso, pasando por los habituales gestos antes de servir. No obstante, el color rosa no entra dentro de ellas. El balear derrotó al serbio Dusan Lajovic por 7-6 (6), 6-2 y 6-2 con una vestimenta que no suele traer buenos recuerdos al aficionado al juego de Nadal. La indumentaria rosa, que vestirá durante este Abierto de los Estados Unidos, es muy parecida a la que ya lució en Roland Garros 2009 (cuando cayó ante pronóstico con Robin Soderling) y en Australia 2015 (perdió con Tomas Berdych). Estos malos precedentes resonaron en la Arthur Ashe durante los primeros compases del partido, cuando un combativo Dusan Lajovic, número 85 del mundo, puso contra las cuerdas al campeón en 2010 y 2013.

Más información

El serbio, que nunca ha ganado un partido en el Grand Slam americano, soltó la adrenalina de jugar ante Nadal, y propuso un juego que se balaceaba entre el ataque y la resistencia desde el fondo. Y lo hizo con maestría. Con un revés a una mano que recordó al mejor Stan Wawrinka y una derecha en suspensión que viajaba a muchas revoluciones, rompió el saque de Nadal (1-2) y mantuvo la ventaja hasta el fatídico décimo juego, donde, como tantas otras veces, la cabeza de Nadal hizo su trabajo. El pupilo del español José Perlas cedió su saque en blanco y se arrodilló ante la incipiente remontada.

El español celebró la rotura y alargó el set hasta el desempate. Pese a tener dos -mini-breaks' de ventaja, Nadal perdió un punto de set al servicio con una doble falta y tuvo que ser sobre el servicio de Lajovic cuando cerró el parcial. Lo festejó con rabia y miró a su palco, donde estuvo su equipo casi al completo (con la salvedad del entrenador Francis Roig). El partido ya había cambiado.

El giro se notó desde el primer punto del segundo set. Nadal llevó la iniciativa y machacó con un ganador cruzado de derecha. Rompió el saque y encaró una racha de tres juegos consecutivos ganados. Solo un lunar con 3-0 a favor, cuando el español perdió un saque al que le ha costado entrar en calor en la lluviosa tarde en Nueva York (jugó con un 60% de primeros servicios). La cabeza de Lajovic sufrió el cortocircuito provocado por un Nadal que ahoga a sus rivales con un juego que va de menos a más, pero que cuando alcanza su nivel medio, es imposible de esquivar.

Con el serbio ya casi sobre la lona, Nadal barrió los retazos que quedaban de lo que fue Lajovic en el primer set y no tardó en conseguir la rotura en el primer juego y aprisionarlo contra el numeroso público de la Arthur Ashe. No falló el zurdo de Manacor hasta el final y sumó su victoria número 220 en Grand Slam y la decimotercera esta temporada ante jugadores con revés a una mano en 2017 (cuatro derrotas). En la siguiente ronda se enfrentará al ganador del choque entre Tommy Paul y Taro Daniel, dos jugadores 'desconocidos' para el manacorense.

Fotos

Vídeos