Tenis

«El tenis en Cantabria está bajo de defensas»

Peter Cano dirige la Federación Cántabra de Tenis/Nacho Cavia
Peter Cano dirige la Federación Cántabra de Tenis / Nacho Cavia

Peter Cano, nuevo presidente de la Federación Cántabra de Tenis afirma que «hay mucho trabajo por hacer, muchas relaciones que restablecer, muchas ilusiones infantiles que recuperar»

Nacho Cavia
NACHO CAVIASantander

Tras recluirse en diversas escuelas municipales de Tenis para alejarse de la vorágine del circuito profesional, Peter Cano ha dado un paso al frente para recuperar el esplendor de la Federación Cántabra de Tenis y dirigir con mano firme su expansión. Una apuesta que ha venido complementada con el galardón recibido dentro de las celebraciones de la XXVIII Semana del Tenis Profesional, otorgado por el Registro Profesional de Tenis a personajes que se han distinguido por su labor en la enseñanza y difusión del tenis a todos los niveles, de la base a la élite. En esta edición, junto a Peter Cano, se reconoció entre otros al entrenador Magnus Norman y Anabel Medina, la capitana de la Copa Federación.

-Empecemos por lo más agradable, el reconocimiento del mundo del tenis a su trayectoria. ¿Qué supone en su largo currículo?

-Completar el círculo que comenzó con otros reconocimientos públicos que he ido recibiendo a lo largo de mis muchos años en el tenis. Un premio compartido con el reconocimiento de grandes hombres de este deporte como Bollettieri, (mejor entrenador de la historia) Emilio Sánchez Vicario, (punto de inflexión entre el antes y el después de la actual grandeza del tenis español), Juan Carlos Ferrero (base y referencia del tenis español) o Luis Mediero (mejor profesor del mundo en el 93 y 97). Pero mi currículo también lo forman la infinidad de personas anónimas que día tras día, a lo largo de 35 años, me han otorgado el honor y la responsabilidad de su confianza.

-¿Qué se siente de nuevo entre la elite del deporte al que ha entregado su vida? ¿Dan ganas de volver al circuito?

-Gratitud, privilegio y felicidad. Para mí es un mundo lleno, mayoritariamente, de personas sinceras, humildes y con unos valores humanos dignos de alabanza. Con respecto a la segunda parte de la pregunta, lo tengo clarísimo. No. Y no porque la vida consta de etapas y de ahora al final del camino mi dedicación es a mi hijo, nieto y señora.

-¿Por qué su apuesta por presidir la Federación Cántabra de Tenis?

-La presidencia no fue, no es, una apuesta. Es un cometido que ha recaído en mí por avatares de la vida y se crea o no, nunca formó parte de mis objetivos o intereses iniciales. Entre otras cosas porque creo que hay personas más cualificadas que yo.

-¿Qué se ha encontrado?

-Trabajo por hacer, relaciones que restablecer, ilusiones infantiles que recuperar, pedagogía que realizar, normativa que aplicar, economía que insuflar, unidad que conseguir. Y no necesariamente en este orden.

-¿Qué cambiar, qué añadir a lo que había hasta ahora?

-Hay varias cosas, pero quizá lo más significativo, y que espero corregir pronto, es la no participación de todos los clubs en los órganos de gestión de la federación.

-Hablemos de tenis. ¿Cuál es la salud de ese deporte en la región?

-La salud del tenis es aceptable, aun cuando hay que reconocer que en estos momentos está bajo de 'defensas'. Pero por fortuna contamos en la RFET con un gran equipo humano de acreditada e incuestionable capacidad para la gestión deportiva. Algo que sin duda facilitará que el proyecto de engrandecer aún más el tenis nacional sea factible. Y eso nos permitirá a las territoriales apoyarnos y crecer a su amparo.

Conoce perfectamente el mundo de las escuelas de tenis, ¿el futuro pasa por ahí? ¿Hay suficientes en la región?

-Sin duda el futuro de un país está en sus escuelas y profesorado y en el tenis ocurre exactamente lo mismo. Nuestra intención es incrementarlas y para ello hemos desarrollado un programa de difusión y captación desde el tenis base al amateur en el que tenemos puestas muchas esperanzas.

-¿Hay base suficiente para ello?

-España es una nación que tiene grandes ventajas, contamos con varias de las mejores academias tenísticas del mundo, así como, un colectivo de técnicos y entrenadores difícilmente superables y una buena climatología por lo general. A lo que cabe añadir, salvo alguna triste excepción, la muy plausible actitud de varios ayuntamientos que han creado y/o colaboran en el desarrollo de escuelas de tenis en sus municipios. Pero también tenemos problemas como una fiscalidad elevada o déficits que hay que erradicar, como el exceso de competición en edades de formación que restan aprendizaje e incrementan las lesiones y el estrés, el ilegal intrusismo pedagógico o pensar que la primera persona del singular puede prescindir del plural.

-¿El tenis sigue siendo un deporte 'de caballeros'?

-Sin ninguna duda es un deporte de caballeros en el que prevalecen los valores por encima de todo, incluyendo el resultado. Obvio es decir que hay excepciones, pero espero conseguir reconducirlos o erradicarlos. A su vez hay que seguir potenciando la singularidad del tenis. El deporte de la educación y los principios. El deporte de la igualdad, en el que hombres y mujeres perciben idéntica remuneración y en el que compiten en el mismo escenario e incluso en el que juegan de forma oficial entre ellos (los mixtos en los Grand Slam y Juegos Olímpicos).

-¿Bajo su mandato volverá el tenis de elite a Cantabria?

-Ante todo me gustaría que no fuese mi mandato sino la gestión de todos los tenistas, árbitros, técnicos y clubs. La elite en Cantabria la tenemos en colectivos como la Real Sociedad del Tenis de la Magdalena, entidad de prestigio nacional e internacional. O en el torneo 'Future', que se celebra en sus instalaciones. La elite también está en el trabajo diario de nuestros técnicos, árbitros y padres. Y por supuesto, esa elite la encontramos en nuestros tenistas a los que se va a potenciar a través de un programa que aúna los medios materiales con el desarrollo personal y deportivo del tenista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos