Tres años de pasos en círculo

Nacho Dean a su paso por el Volcán Parinacota (entre Bolivia y Chile) durante su vuelta al mundo a pie.

Nacho Dean presenta hoy en Santander su libro 'Libre y salvaje', en el que cuenta su vuelta al mundo a pie | Su nuevo reto, 'Operación Nemo', consistirá en unir los cinco continentes a través de los estrechos que les separan en defensa de la conservación de los océanos

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«¿Y por qué no?». Así de simple. No se lo pensó mucho más. Aquello que empezó como un pensamiento terminó como un modo de «darle sentido a la vida». Para Ignacio Dean Mouliaá (Málaga, 1980) vivir no puede ser «ver la televisión y pagar facturas». Eso no va con él. No se conforma «con una ración del pastel pudiendo tenerlo entero». Sueños de campeonato. Así fue como puso el contador a cero y tres años más tarde lo detuvo después de recorrer 33.000 kilómetros a pie, atravesar 31 países y gastarse en el intento «más de 30.000 euros de presupuesto». Nacho Dean dio la vuelta al mundo entre 2013 y 2016 y lo cuenta en un libro que presenta al público hoy en Oriental Spa (Avenida de Pontejos, 3. Santander) y que lleva por nombre: 'Libre y salvaje'. Sus confesiones más íntimas, su viaje hacia lo desconocido y su visión más aventurera de la vida quedan recogidas en las páginas de un libro que esconde sorpresas y narra en primera persona la lucha por la supervivencia. Al acto le acompañará una charla y un coloquio. Una puesta en común del 'elogio de la locura'.

Ahora bien, a Nacho Dean su vuelta al mundo no ha hecho más que incrementar su hambre de aventura, su deseo de descubrir la Cara B de la vida. En junio comenzará el más difícil todavía: unir los cinco continentes a nado. «Esta vez lo haremos por una causa muy noble, la conservación de los océanos», señala. A Dean no le hace falta mucho para retarse, tan solo un sentimiento: «Me daba rabia cuando al dar la vuelta al mundo andando y al llegar a la playa o a algún puerto tenía que coger un barco para seguir». Con eso basta. Y un año después de concluir su primer viaje y de recluirse «en una casa asturiana, alejada de estrés y prisas, para escribir el libro tranquilamente» surgió la 'Operación Nemo'. A Nacho no le pareció suficiente «escapar de un atentado terrorista en Bangladés, ser perseguido por dos desalmados con machetes en Centroamérica o de contraer una extraña fiebre en México» y su espíritu le pidió algo más.

El 8 de junio se lanzará al agua en Tarifa y nadará de quince a veinte kilómetros hasta África. «Será el primero de los retos y lleva por nombre 'Operación Nemo'. Además, es el día mundial de los océanos. ¿Qué mejor, verdad?», añade. Un mes más tarde cruzará el Bósforo: «Esté es cortito, apenas cinco kilómetros». En agosto aprovechará para intentar el estrecho más complicado, el de Bering, que une Rusia con Alaska. «Son pocos kilómetros, algo más de tres, pero la dificultad radica en la temperatura de las aguas. Son apenas tres grados. Entre las dos islas cruza el meridiano 180». Ya en septiembre se desplazará al Mar Rojo (Áqaba) para nadar desde Egipto (África) a Jordania (Asia). «Son veinte kilómetros y aquí las complicaciones pueden ser el tráfico marítimo que existe en aquella zona y la salinidad de las aguas. También tiene muchísima contaminación debido a los carburantes así que habrá que tener cuidado con lo que tragamos», ironiza el malagueño.

Su periplo terminará con doce kilómetros de travesía entre Indonesia y Oceanía: «Será en el estrecho de Bismarck y allí el miedo serán los tiburones», concluye Dean. A este 'loco' lo que más le cuesta digerir es «la falta de interés por todo lo que no sea fútbol en este país». No importa que «España sea un país de exploradores y aventureros». Sin embargo, no se rinde. Trata de buscar patrocinios para sus viajes y de calmar a su familia y amigos para que «no se asusten cuando les digo lo que voy a hacer». En su página web, www.nachodean.com lo cuenta todo. No hay límites para él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos