Vela

La Copa se va al sur

Campeones. El timonel Peter Burling alza la Jarra de las Cien Guineas tras derrotar al 'Oracle' en Bermuda por siete victorias a una/REUTERS
Campeones. El timonel Peter Burling alza la Jarra de las Cien Guineas tras derrotar al 'Oracle' en Bermuda por siete victorias a una / REUTERS

Nueva Zelanda, el país que adora la vela y donde hay un barco por cada ocho personas, celebra el retorno de la Jarra de las Cien Guineas tras vapulear a EE UU

FERNANDO MIÑANA

En Nueva Zelanda tienen dos grandes cicatrices. La primera se produjo cuando siete de sus mejores regatistas se dejaron seducir por la oferta millonaria de Ernesto Bertarelli y traicionaron a su país para fichar por el ‘Alinghi’ suizo que ganó la Copa América en 2003... en aguas de Auckland. La segunda aún se recuerda con más exactitud. Fue el 17 de septiembre de 2013, el día que el ‘Oracle’ culminó en la bahía de San Francisco una de las mayores remontadas de la historia del deporte y derrotó al ‘Team New Zealand’, que dominaba el enfrentamiento por 1-8 (perdió 9-8). Por eso muchos de sus cuatro millones y medio de habitantes gritaron jubilosos cuando su barco, el ‘Aotearoa’, recuperó la Jarra de las Cien Guineas, el trofeo deportivo más antiguo del mundo, para el hemisferio Sur.

La próxima copa

La gran pregunta que se hace el mundo de la vela es si los kiwis elegirán repetir con catamaranes voladores o volver al monocasco.

La ‘auld mug’, la vieja jarra, regresa a un paraíso de la vela, a un país que tiene en la náutica su pasión, el deporte nacional junto al rugby y sus míticos ‘All Blacks’. Muchos niños construyen su primera barca en el jardín de su casa y uno de cada ocho habitantes posee una embarcación.

Los chavales crecen ahora deseando ser algún día como Peter Burling, el joven timonel que en verano se proclamó campeón olímpico en Río y que ahora ha dirigido al ‘Team New Zealand’ a esta victoria en la Copa América ante el ‘Oracle’ del multimillonario Larry Ellison, el séptimo hombre más rico del planeta. El alcalde de Auckland, Phil Goff, ya prepara el recibimiento a los héroes, que llegarán mañana y desfilarán por mar y por tierra ante cientos de miles de aficionados ansiosos por honrarles como hicieron en 1995 –calles abarrotadas, rollos de papel al vuelo– con el equipo de Peter Blake, cuando, con Russell Coutts a la caña del ‘Black Magic’, derrotaron a los estadounidenses en San Diego.

La Jarra vuelve a Auckland, conocida como la ciudad de las velas, y a Nueva Zelanda, el país al que llegaron los maoríes, sus primeros habitantes, navegando con sus canoas desde la Polinesia. El ‘Team New Zealand’ nunca se plegó a los deseos del ‘Oracle’ y se convirtió en el único equipo que no accedió a que se compita cada dos años con catamaranes. Ahora, cuando son ellos los que ponen las condiciones, la duda es si los kiwis deciden volver a la vela tradicional con monocascos, como se rumoreaba antes de la Copa América, o mantienen un formato tan televisivo como el creado por los estadounidenses: regatas de apenas unos 20 minutos con esos catamaranes voladores capaces de superar los 80 km/h. Ben Ainslie, el patrón del desafío británico, considera que la primera opción sería devolver la Copa América «a la Edad Media».

2021

Será muy probablemente la fecha de la 36 Copa América, a celebrar en aguas de Auckland, al norte del país

«Pensar en grande»

Un país entero rezuma orgullo estos días porque ve en la victoria de su sindicato el triunfo de la audacia, la innovación y la inteligencia frente a bolsillos más profundos. Su equipo de diseño construyó un barco que rendía muy bien con un rango de vientos flojos. Y el prestigioso abogado español Luis Sáenz Mariscal logró hace tres años eliminar la palabra ‘manual’ cuando se habla en el reglamento de los sistemas para cargar el sistema hidráulico, que hasta ahora se activaba con los brazos, para sorprender a sus rivales introduciendo unos pedales en su AC50.

«Tener el valor de pensar en grande y asumir riesgos», escribió Dana Johannsen en el ‘New Zealand Herald’, periódico que es un referente en la vela de un país con regatistas legendarios como Peter Blake, Grant Dalton, Russell Coutts, Chris Dickson, Brad Butterworth, Dean Baker, Ross Field... o Laura Dekker, quien dio la vuelta al mundo en solitario con solo 14 años. Y también diseñadores tan prestigiosos como Laurie Davidson, Ron Holland o Bruce Farr. Lo han ganado todo en la vela. Desde la Copa América –tres victorias– hasta la Volvo Ocean Race –con Mike Anderson a la caña del ‘ABN Amro I’ holandés–, pasando por el récord del Trofeo Julio Verne con Sir Peter Blake.

1.000

Millones de dólares –casi 900 millones de euros– espera ganar Nueva Zelanda, en una primera estimación, con la organización de la próxima edición

Ahora todo el mundo espera que la Copa América no regrese hasta 2021 y que se celebre en aguas de Auckland, frente al paseo marítimo de Halsey St. Wharf, donde invertirán entre 80 y 100 millones de dólares. El país, mientras, espera un ‘baby boom’ y una próxima edición que puede dejar en el país mil millones de dólares (casi 900 millones de euros). Hasta entonces Auckland seguirá vaciándose los fines de semana cuando su gente salga religiosamente al mar a navegar.

Temas

Vela

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos