VELA

«Las sensaciones son ahora distintas»

Berta Betanzos (derecha) prepara el barco junto a Tamara Echegoyen antes de una regata en los Juegos de Río. /EFE
Berta Betanzos (derecha) prepara el barco junto a Tamara Echegoyen antes de una regata en los Juegos de Río. / EFE

Las vigentes campeonas regresan a la competición tras más de un año desde su última regata y con una preparación «corta pero intensa». La cántabra Berta Betanzos y la gallega Tamara Echegoyen debutan este lunes, 28 de agosto, en el Mundial de FX en Oporto

Marco García Vidart
MARCO GARCÍA VIDARTSantander

Será la primera vez que escuchen una señal de salida desde hace más de un año. Desde aquel 18 de agosto de 2016 en Río de Janeiro, donde la regata más cruel de la vela olímpica en los últimos años las dejó fuera del podio de los Juegos. Berta Betanzos (Santander, 1988) comienza este lunes, 28 de agosto, junto a la gallega Tamara Echegoyen su participación en el Mundial de 49er FX en Oporto. La defensa de un título que lograron el año pasado en aguas de Clearwater (Estados Unidos). Pero aquel 2016, inmersas de lleno en la preparación de los Juegos, es muy distinto a este 2017. Descansos, otros proyectos vitales, Tamara enrolada en el 'Mapfre' de la Volvo... Por eso, el rendimiento del 'ESP 23' será una incógnita incluso para las regatistas que van a bordo.

«Hemos trabajado hasta donde hemos podido», reconoce la santanderina. En los últimos meses -desde mayo- han entrenado en su FX. Pero de una forma muy distinta a la del anterior ciclo olímpico. «Han sido periodos más cortos, más intensos, más efectivos. A ver si funciona». Por eso, llegan al Mundial «con sensaciones que son ahora distintas. El ambiente es más relajado. No ha habido tanta carga de horas».

Ese 'parón' que muchas tripulaciones hacen en un año posolímpico hace que la idea del título mundial sea un objetivo cuanto menos difuso. «Tampoco vienes con idea de ganar», señala Betanzos. «Claro que nos gustaría. Y vamos a ir a por ello, sí. Sabemos que si pega viento fuerte, podemos ir rápido. Pero somos conscientes de que tenemos que hacerlo muy bien y de que nuestras rivales son muy fuertes». El Mundial de Oporto genera en Berta y Tamara una duda, en el aspecto psicológico, que hasta les hace estar expectantes. «Queremos ver si esa falta de presión nos genera ansiedad. Y cómo nos sentimos con esa presión que es distinta a la de otras ocasiones». Para este Mundial, algo bueno ha sido que Berta y Tamara no han guerreado con la báscula como hicieron para ir a Río. «Es que esa guerra desgasta muchísimo», señala entre risas la cántabra. «Aunque el trabajo que hicimos para ir a Río se nota en que con vientos flojos estamos ya más cómodas».

«Queremos ver cómo nos sentimos con esa presión que es distinta a la de otras ocasiones»

Fuera de la bahía

Berta y Tamara han efectuado esa escasa preparación para este Mundial portugués en Santander. «En los campos de regata en Portugal nos vamos a encontrar con mucha ola, así que hemos entrenado fuera de la bahía de Santander», añade Betanzos. Al igual que en sus últimas grandes competiciones, ayuda no les ha faltado para sus entrenamientos. «Nos han echado una mano Víctor Payá y Pablo Turrado», señala la cántabra con agradecimiento a dos campeones mundiales júnior en su momento. «Y también 'Dieguito'», en alusión a un Diego Botín con el que coincidirá desde mañana en las aguas de Oporto.

Una ciudad que no trae precisamente buenos recuerdos a la santanderina. En el Europeo de 2015 se quedaron fuera del grupo oro, en el que navegan los mejores barcos tras los primeros días de regatas clasificatorias. Oporto evoca a los regatistas vientos fuertes, «pero las veces que hemos estado no los hemos tenido», resalta Betanzos. «En ese Europeo hubo poco viento los primeros días y luego no sopló tan fuerte como se esperaba. En estos días que llevamos entrenando aquí, los partes apuntaban a viento más fuerte y luego ha sido más flojito. Es una época de vientos inestables aquí. Y además suele haber mucha niebla, que es algo que no deja saltar el viento».

«Si pega viento fuerte podemos ir rápido, pero tenemos que hacerlo muy bien»

En este año posolímpico, muchas tripulaciones han optado por lo mismo que Berta y Tamara. Danesas, neozelandesas y brasileñas no han seguido una preparación a rajatabla como la que hicieron para Río 2016. «Pero también hay mucha gente nueva, cambios en tripulaciones... Este 2017 es el inicio de un nuevo ciclo y un nuevo escenario».

Tras el Mundial de Oporto, hay un mar de dudas en forma de futuro como equipo y de otro ciclo olímpico camino de Tokio 2020. El inicio de la Volvo Ocean Race en octubre, con Tamara Echegoyen en ella, es otro de los factores que hace «que no sea importante decidir ese futuro ya mismo».

Fotos

Vídeos