Los Corrales invertirá 495.000 euros en su piscina cubierta

La piscina de Los Corrales de Buelna cambiará su original fisonomía en forma de iglú por otra más «práctica».
La piscina de Los Corrales de Buelna cambiará su original fisonomía en forma de iglú por otra más «práctica». / Nacho Cavia
  • Se modificará la estructura actual, en forma de iglú, por una «más práctica» que permitirá ampliar el gimnasio municipal

El Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna ya tiene el proyecto de reconstrucción de la piscina cubierta, cerrada desde diciembre del año pasado por riesgo de derrumbe. Se repondrá toda la cubierta de un edificio que cambiará su original fisonomía en forma de iglú por una «más práctica», según explicó el concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa. María Bustamante, concejal del Gobierno Local, detalló que la inversión será de 495.000 euros y el plazo de ejecución de cinco meses.

El proyecto plantea, en primer lugar, la demolición de la estructura a la vista de la piscina actual, aprovechando la cimentación, forjados e instalaciones del edificio. Se mantendrá la fachada norte, incluido el actual gimnasio de la primera planta. Esa fachada marcará el extremo más alto de la instalación, punto de partida de una cubierta inclinada, a un agua, apoyada en pórticos de madera y acero verticales, perdiendo las curvas del edificio original.

El proyecto es de Sinergia Desarrollos de Ingeniería y, tras la supervisión de los servicios técnicos municipales, saldrá «a la mayor brevedad posible» a licitación, como apuntó Argumosa. «Hemos trabajado mucho para superar todos los inconvenientes que nos hemos ido encontrando y ahora esperamos que sea la solución adecuada para los 2.000 socios de la instalación que aguardan su reapertura cuanto antes, lo mismo que los trabajadores que dependen de la empresa que hasta ahora ha gestionado ese servicio».

Bustamante habló de por qué se ha optado de nuevo por una cubierta de madera, explicando que la elección de este material para el proyecto original no fue la causa de las filtraciones de agua que han afectado a la estructura. Al contrario, señaló que la madera es lo que mejor aguanta la corrosión del vapor de agua y del cloro. Recordó que también se ha decidido mantener en la medida de lo posible la cimentación y los forjados originales lo que impedía poner más peso sobre esa estructura. En cuanto a la elección de paredes verticales, apuntó que se ganará espacio, especialmente en la planta primera, lo que permitirá ampliar el gimnasio. Señaló también que el presupuesto incluye una partida para «imprevistos» a la hora de reabrir el servicio.

Bustamante finalizó explicando que la inversión será asumida por el Ayuntamiento, añadiendo que «es triste que en 13 años los vecinos tengan que pagar dos piscinas». Señaló también que no se ha descartado reclamar las responsabilidades pertinentes a los técnicos que diseñaron el proyecto original.