"¿La crisis? Hemos salido de la UVI y ya estamos en planta"

"¿La crisis? Hemos salido de la UVI y ya estamos en planta"
  • Manuel Pizarro, miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, será el protagonista del Foro Económico de El Diario Montañés que se celebra este martes, a las 9.30 horas

  • El economista, jurista y expolítico cree que Cantabria «va en la buena dirección» para lograr el desarrollo y competir con otras comunidades

Manuel Pizarro (Teruel, 1951) será el protagonista del Foro Económico de El Diario Montañés que se celebrará el próximo martes, 13 de septiembre. Pizarro inaugurará el nuevo ciclo de debates que se retoma después del verano. En su conferencia ‘Más allá de la crisis’, el economista, jurista y expolítico hará un repaso a la situación económica de España, en un escenario poscrisis, teniendo en cuenta la influencia de la economía europea y mundial, enmarcada en una crisis internacional con el ‘Brexit’ y los movimientos migratorios como epicentro. Reacio a hablar de política «porque ya estoy fuera», sí tiene claro que lo que se impone es el diálogo entre las fuerzas políticas para poner fin a la situación de parálisis que vive el país y que se pueda formar un Gobierno estable.

–¿Se puede dar por finalizada la crisis en España?

–La crisis ha pasado, estamos creciendo. Ahora hay que ver cómo hemos salido y qué pasa con algunas cuestiones como el déficit, que no está en su sitio, y los tipos cero. Se puede decir que hemos salido de la UVI y estamos en planta.

–Cuando ya han pasado cuatro años desde la aplicación de la reforma laboral ¿cree que son mayores los beneficios que los inconvenientes que haya podido crear la medida?

–Todo lo que crea empleo y da flexibilidad es bueno. En lo que creo más es en la competitividad. Una economía es competitiva ajustando costes, con la digitalización y la exportación.

–Muchas empresas españolas han conseguido superar la crisis gracias a las ventas en el exterior. ¿Hay que seguir por este camino?

–A la fuerza ahorcan. En el campo del comercio exterior España siempre lo ha hecho muy bien. En estas ocasiones es cuando el país saca lo mejor de sí.

–Un informe reciente del Banco de España señala que de los 51.303 millones que el Estado inyectó a la banca sólo se han recuperado 2.686 millones, el 5,23% del total. ¿Cómo le explicamos esto a un trabajador en paro o que ha visto muy mermados sus ingresos?

–Ese dinero principalmente se ha dedicado a los impositores. A rescatar a la gente que tiene sus cuentas corrientes. Lo que hay que garantizar es que el señor que tiene su libreta en un banco, su depósito, no pierda dinero. Todos los rescates son caros, y lo que hay que juzgar es si se ha hecho mejor o peor, si se podían haber salvado más entidades. En mi caso, como antiguo presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) y del instituto mundial de cajas, me ha dado mucha pena que hayan desaparecido casi todas las cajas. Han quedado cuatro grandes entidades, una de ellas afortunadamente Ibercaja, que es la que yo presidí.Pero de las 45 que había, creo que podían haberse salvado algunas más.

–Ha sido el caso de la emblemática Caja Cantabria.

–Claro, las cajas tienen una sensibilidad especial con los territorios en los que estaban implantadas. Se dedicaban mil millones de euros a obra social y ese hueco ya no se llena. Lo que hacia Caja Cantabria ya no se hace, eso sí que da pena.

–¿Era inevitable ese proceso?

–No, se podía haber hecho de otra manera, más respetuosa. Yo ya lo advertí cuando se montaron los sip (fusión fría), para juntar cajas buenas con malas. Y en esas circunstancias, la mala no se sana y la buena al final se contamina.

–Usted fue presidente de Endesa ¿Cómo ve el sector eléctrico? ¿Qué se puede hacer frente a la elevada factura energética?

–En este caso desearía lo mismo que con el déficit público. El mismo déficit de tarifas pone de manifiesto que se ha gastado por encima de las posibilidades, con lo que había que ajustarlo y eso siempre es doloroso. La cuestión es volver a la normalidad y que las renovables sean rentables por sí mismas y no por las subvenciones. España debe tener un sistema eficiente con energía suficiente y barata para ser competitivos. Echo en falta una política energética europea común que no tenga cuellos de botella.

–Usted estuvo en política (diputado del PP de 2008 a 2010), aunque no demasiado tiempo. ¿Cómo fue su experiencia?

–Tengo la sensación del deber cumplido, se me pidió un esfuerzo, que lo dejara todo y lo hice. Sales con más amigos y con más experiencia, es una sensación agradable.

–¿Qué situación ocupa Cantabria para competir con otras comunidades y despuntar en el desarrollo económico?

–Es una comunidad que va muy bien. Le pasa como a Aragón, tenemos la suerte de que hay vecinos que se empeñan en tener problemas y en crear desconfianza, con lo que al final nos favorecen. Cuando no creas problemas y das confianza, que es el material con el que se hace el futuro, al final se van estableciendo cada vez más empresas y se van de los sitios donde es más complicado estar. Da gusto ir a Cantabria y Santander, que con todo lo que se hizo en el puerto ha quedado una bahía maravillosa. Se han sucedido gobiernos que van en la buena dirección, igual que el alcalde que lo está haciendo muy bien. En Cantabria no hay problemas de ningún tipo, ni exclusiones, ni nacionalismos, la gente cuando va se encuentra a gusto. La clave es una fiscalidad adecuada, que es fundamental, unas infraestructuras que estén bien y luego un bienestar. Son cosas que se están haciendo.